Paul, decisivo en las dos victorias de los Hornets

Chris Paul abre de nuevo el debate

¿No son estos Playoffs de la NBA algo maravilloso?. En el Eastern, un equipo del que uno lleva todo el año despotricando (Hawks) tiene contra las cuerdas a uno de los eternos aspirantes al anillo (Magic). Los Knicks están a punto de llevarse uno (si no los dos) partidos en Boston, mientras que en New York son humillados para acabar barridos en una serie que prometía muchísimo más de lo que al final ofreció. El mejor equipo de la temporada regular (Bulls) no solo no pasa por encima de los Pacers, sino que sufre para ganar todos los partidos (de las tres, la victoria más holgada, de seis puntos). Philadelphia confirma que su presencia en post-temporada es no solo un premio sino también un honor llevándose (de momento) un encuentro ante los todopoderosos Heat en un último cuarto para recordar.

Y en el Western, los Thunder dominan con comodidad lo que se presumía era una serie muy igualada al tiempo que anuncian allá donde se los quiera escuchar que su potencial candidatura al anillo comienza ya este año. Memphis (recordemos, sin su jugador-franquicia) pasa de no haber ganado nunca en Playoffs en la historia de la franquicia, a ganar tres partidos en siete días, mientras está a punto de torpedear los pronósticos eliminando al dominador absoluto de la regular season durante toda la temporada en el Oeste. Y lo que todos veíamos como un 4-0 fácil para ante , está de momento 2-2 gracias a la aparición de la mejor versión de , otrora el mejor base de la NBA, no hace tanto buscando una salida desesperada de New Orleans.

Paul jugó quizá el partido de su vida el pasado domingo en la victoria de sus Hornets que, inesperadamente, empataban la serie a dos victorias el pasado domingo. El reflejo numérico en forma de triple doble no es sino tan solo parte de su brillante actuación. La energía con la que se quitó de encima la defensa de sirvió también para levantar el pabellón y hacer del partido algo épico (sangre incluida) para una ciudad cuya franquicia NBA pendía de un fino hilo no hace tantas semanas.

Para poner la memorable actuación de Chris Paul en perspectiva, baste tan solo con decir que los 27 puntos, 15 asistencias y 13 rebotes del base de New Orleans en el Game 4 de la serie son números hasta entonces jamás conseguidos en unos Playoffs de la NBA en los últimos 20 años. En realidad, solo han sido igualados en las últimas 18 temporadas completas (incluyendo regular seasons) por los 43 puntos, 15 asistencias y 13 rebotes que consiguió LeBron James contra los Nuggets el 18 de febrero de 2010, todavía con Cleveland.

Ha estado bien, muy divertido”, se limitó a declarar Paul.

Los Lakers tenían que hacer algo con Paul después de que éste destrozara a Derek Fisher en el Game 1. La defensa de Bryant ralentizó a Paul en los Game 2 y Game 3, pero CP3 hizo añicos a Kobe el pasado domingo en el Game 4, teniendo en cuenta, además, que en la primera parte de ese encuentro, Bryant acumuló un 0 de 7 en tiros de campo, además de fallar el único tiro libre que intentó. Algo inédito para Kobe en Playoffs desde 2005, cuyo motivo debe encontrarse no solo en el desgaste defensivo al que Paul le sometió sino que la mentalidad abrasadoramente competitiva de Chris Paul en esos primeros 24 minutos dejó mentalmente fuera del partido a Bryant. “Hubiera golpeado a mi madre también, de haber estado ella en la pista”, añadió al respecto Paul en las declaraciones post-partido para la TNT.

Tuvo tiempo también Paul, ya en la segunda parte, de hacer bailar a Andrew Bynum con un crossover enfermizo terminado con un jumper bombeado de media distancia, para deleite de los propietarios de YouTube y los seguidores de la sección de videos de NBAmaniacs (http://www.nbamaniacs.com/chris-paul-sobre-andrew-bynum/). Fabuloso.

Conociendo a Kobe Bryant, puede que el escolta angelino lo rompa en el Game 5 y busque el contacto permanente con Paul para dejar claro quién manda en la serie, pero seguramente ya será tarde para frenar el imparable debate que se vuelve a abrir ahora en los medios sobre si es o no Chris Paul el mejor base de la Liga; debate del todo lógico por otra parte, al ser por fin un base (Derrick Rose) quien se llevará el premio al MVP de la temporada regular.

La realidad solo es una. Y ésta indica que absolutamente nadie pensaba que las series podían estar empatadas a dos victorias tras los cuatro primeros partidos. Y de seguir viendo al mejor Paul en años o a un Bryant a menos del 100%, puede que pronto leamos titulares hasta la fecha impensables. Para dudas, preguntad en San Antonio.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.