Estado-de-sitio-Conferencia-Este

Conferencia Este: estado de sitio

En la NBA, las cosas pueden cambiar tan solo en unas pocas semanas. Con los metidos en un buen lío, los en “modo ahorro de energías” antes de los Playoffs y los en caída libre, Miami está ahora de nuevo entre los modelos de éxito de la liga. Lo que supone un destacado cambio con respecto a las últimas fechas, cuando el Big Three & Co eran poco más que un cúmulo de lágrimas.

Los Heat vienen controlando su destino últimamente, ganando ocho de sus últimos nueve partidos después de la racha de principios de marzo que llevó a la franquicia al terreno de las amargas derrotas y las serias dudas. Probablemente, sin embargo, la bestia se haya despertado tarde y ya no alcance para atrapar a los intratables . Los de Illinois han conseguido 11 victorias en sus últimos 12 encuentros y, tras la batuta de un más MVP que nunca, parecen un sólido candidato a llevarse el primer puesto de la Conferencia Este. Dicho esto, los Heat son, de repente, un valor seguro ahora que se acerca la hora de la verdad.

Orlando viene jugando mejor y sacando buenos resultados (de sus últimos ocho partidos, siete victorias). Pero, con honestidad, cuesta ver a los en el mismo nivel que Miami. Son un equipo más rodado, sí, incluso más de fiar si lo que se busca es ser un buen equipo. Pero buenos equipos hay muchos y ese adjetivo no alcanza para llegar a las Finales de Conferencia. Los Heat tienen en ese sentido lo que le falta a Orlando: la habilidad para llegar a ser un gran equipo.

Lo que conduce inexorablemente a citar a New York. Demasiado se ha hablado ya del vergonzoso 7-11 (seis derrotas consecutivas) desde la llegada de Carmelo Anthony al lado de la buena racha de su anterior equipo desde su marcha. New York, aquella franquicia que no hace tanto parecía un hueso duro de roer en primera ronda de la post-temporada, está empezando a convertirse en algo más que una perita en dulce para el rival que se los encuentren. Decepción no, lo siguiente.

Igual pintan las cosas en Atlanta. Los Hawks están 4-8 en sus últimos 12 partidos, perdiendo la friolera de seis encuentros en casa durante este mes de marzo. Se hablaba de ellos como de un proyecto sólido a escala de, quizá, los Magic. Los hechos, y no las palabras, han demostrado (una vez más) que su globo empieza subiendo cuando se inicia cada temporada regular, pero siempre termina pinchándose cuando ésta está terminando. Su quinta posición en el Eastern no está puesta en duda. Su eliminación en primera ronda ante Orlando, tampoco.

Si es que hasta los favoritos Celtics parecen, últimamente, un poco desgastados. El pasado viernes sucedió lo inaudito en el TD Banknorth Garden de Boston, cuando los C’s se dejaron remontar 13 puntos en el último cuarto para acabar perdiendo ante los inocentes Bobcats. Cinco derrotas en sus últimos diez encuentros, y lo que es peor, con Rajon Rondo jugando a un nivel muy pobre. Sería muy sencillo apelar a la pérdida de defensa y dureza que el equipo ha sufrido con el traspaso de a los Thunder. Pero más absurdo sería negarlo.

Y todo esto es tan solo lo que sucede en la Conferencia Este. Por eso esta temporada NBA está siendo una de las más emocionantes. ¿En quién apostar a partir de ahora? ¿Quién impondrá su ley cuando pronto llegue mediados de Abril?. ¿Los inexpertos Bulls? ¿Los a veces dinámicos, a veces disfuncionales Heat? ¿Los venidos a menos Hawks?, ¿Los nuevos pero todavía medianos Magic? ¿O los intencionadamente frenados Celtics?… La respuesta, de haberla, parece cambiar a cada semana que pasa. Apasionante.

Pero lo cierto es que, ahora mismo, con los Playoffs a menos de 20 días, son Chicago y Miami quienes están jugando el mejor baloncesto en la Conferencia Este. Celtics, Magic y, por supuesto, Hawks y Knicks necesitan de, según los casos, pequeños o enormes ajustes para poder estar en la pelea definitiva que empieza allá por el mes de Junio. Tan cerca, tan lejos.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.