Russell Westbrook. Nuevos pointguards. Que defiendan, sí, pero que sepan atacar

Corren nuevos aires en la NBA

Han sido necesarios 10 años, pero la nueva era de la NBA ha alcanzado ya su cima.

Antes de 2001, los equipos se obsesionaban con llenar la pintura en lo defensivo y aislar ofensivamente a sus mejores jugadores; lo que resultaba a menudo en un escaso movimiento del balón. Pero las normas cambiaron ese año con la principal intención de cambiar el juego de ataque y, una década después, la transformación se puede dar por completada: las habilidades ofensivas han calado ya tan hondo en el baloncesto que jamás encontraremos un aspirante a campeón moldeado solo desde y para la defensa.

Pensemos en ello: ¿Cuándo fue la última vez que encontramos un equipo tan solo defensivo aspirando al anillo? Finales de los ’80, Detroit Pistons. Los Bad Boys.

Spurs y han sido los últimos estandartes de la vieja guardia, pero en los últimos cuatro meses ambos han decidido unirse a la nueva tendencia ofensiva. Resulta evidente que San Antonio está defendiendo menos vigorosamente que en cualquiera de sus cuatro temporadas en las que acabaron campeones, pues el 51–12 que hasta ahora acumulan, se basa en correr lo máximo posible y atacar desde el perímetro. Probablemente a no siempre le guste lo que ve, pero se contenta con la evolución de su equipo simplemente porque funciona a nivel de resultados.

Como en el caso de los tejanos, en Boston, los últimos cuatro años de candidatura continua al anillo se han construido en base a una defensa intimidatoria. Pero cuando los Celtics se dieron cuenta que quizá no serían capaces de renovar a como agente libre no restringido este próximo verano, hicieron algo que un aspirante a campeón no hubiera hecho hace 10 o 15 años: traspasar al especialista defensivo (su center titular y líder del equipo en tapones en este tiempo) en un intercambio que les hace mejores ofensivamente. Evidentemente puede que deba defender a LeBron James en los próximos Playoffs y puede que lo haga bien, pero el hecho que Green les hace mejores en ataque de lo que eran con Perkins no genera dudas. Tanto Green, como o son mejores que Perkins en lo ofensivo, e inferiores a él en lo defensivo.

Hasta 2001, cualquier equipo que quisiera ganar la NBA debía invertir fuertemente en especialistas defensivos. En muchos casos, ante la posible elección, los entrenadores se quedaban con un defensor antes que con un anotador, pues en ataque bastaba con un dos para dos en un lado de la cancha entre los dos mejores anotadores del equipo. Aburrido de ver.

Pero desde entonces, cuando la NBA transformó su libreto de normas permitiendo a los equipos defender en zona, ha sido más difícil para los mismos entrenadores encontrar buenos minutos para perfiles no anotadores. Es por ello que cada año vemos más pointguards anotando grandes cifras, cada noche. Si ya para empezar el base no es una amenaza anotadora, su defensor tenderá a hacer ayudas allá donde se necesiten. Lo mismo sucede con los centers: el porcentaje de tapones por minuto de le haría jugar muchos más minutos de los que hoy en día dispone de jugar en la NBA de hace 15 años, pero actualmente, no puede estar demasiado tiempo en pista puesto que no necesita ser defendido.

De los aspirantes, quizá sean los Mavs los que, bajo la nueva batuta de , más focalicen sus éxitos en la defensa. O quizá los , que rechazaron desde el principio desprenderse de en las conversaciones por la posible incorporación de (aunque hasta un maestro del juego defensivo como estaba predispuesto a traerse a Chicago a un anotador puro como antes del deadline).

No es nada por lo que lamentarse. La defensa seguirá siendo crucial en la post-temporada, pero quizá ya no esa fuerza impresionante que había sido años atrás. Para aquellos que crean que el estilo de juego basado en la alta anotación que propone Mike D’Antoni nunca puede llevarte al anillo, la NBA está cambiando, así que esta posibilidad quizá esté más cerca de lo que alguna vez pensamos.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
  • Pingback: Bitacoras.com()

  • mingu

    si no me equivoco fue el mismo popovich quien acuño la frase “el ataque hace ganar partidos, la defensa campeonatos”, o algo así

    y no creo que se haya avanzado mucho, ya que un equipo sin buenos fundamentos defensivos sigue teniendo los PO fuera de su alcance…

    • Sí, quizá no he expresado bien lo que quería decir.
      No es que la defensa no sea importante, es simplemente que me parece que lo es menos.
      La frase es de Poppovich, sí.
      Un fuerte saludo, compañero!