Cuarta derrota seguida de Miami Heat

Crisis en Miami: los problemas son serios

No corren buenos tiempos en South Beach. Los les endosaron anoche su cuarta derrota consecutiva con el agravante que ese resultado que puede ser vital de cara a las posiciones finales de la temporada para saber quienes son los dos equipos que van a tener ventaja en las dos primeras rondas del Este durante los Playoffs.

Miami no encuentra el camino. Miami no es capaz de ganar partidos apretados. “Miami no tiene líder, ¿quién es el líder de ese equipo en los últimos cuartos?”. Las palabras de reflejan el pensamiento de muchos. Ayer nuevamente LeBron primero y Wade fallaron canastas en los segundos finales que les hubiesen dado la victoria ante Chicago.

En lo que va de temporada quedando menos de 10 segundos de partido y marchando tres puntos o menos por debajo, los han lanzado 18 veces a canasta y sólo en una de ellas (LeBron) la bola entró. Aterrador.

Las palabras del Big Three y de su entrenador tras sumar un nuevo tropiezo fueron tremendas.

Erik Spoesltra:

“En el vestuario hay un par de jugadores llorando”

:

“Se lo he dicho a mi equipo y os lo digo a vosotros: no voy a fallar más en los momentos finales”

:

“Estamos en bucle, atascados”

:

“El mundo ya tiene lo que quería: los Heat están perdiendo partidos”

Son muchas derrotas ya. Cinco más que Boston y dos más que Chicago. Y Orlando viene apretando por detrás. Además la estadística contra (0-3), Bulls (0-3), (0-2), Spurs (0-1) y (1-0) es tan negativa que pocos son los que confían en este equipo como candidato al título.

¿Se arrepentirán los miembros del Big Three de este experimento? Sería una barbaridad pensar tan pronto que la decisión de juntarse fue un error, pero por el momento LeBron James juega en un equipo que ha perdido cuatro partidos seguidos y eso no lo había vivido desde hace cinco temporadas, cuando jugaba en unos mediocres Cavaliers.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.