George Karl es la estrella

Ignora los números, si quieres. Pasa por alto las clasificaciones, en las que un equipo se hunde mientras otro se consolida. Olvídate de los nombres. Y, definitivamente, no intentes buscar a una superestrella… porque no la hay.

Este es, sin embargo, el lugar donde vas a encontrar a . El entrenador de los está disfrutando más que nunca de su nuevo rol de líder de su equipo, después de que Denver enviara a y a New York, en lo que muchos consideramos el principio del fin.

El pasado 22 de Febrero, vimos a los como algo así como el País de las Maravillas dentro del mundo de la NBA. New York por fin tenía a “su” jugador, y a los Nuggets llegaban cuatro jugadores en un intercambio a todas luces, para todos, desigual. El pensamiento general era que la franquicia de Denver, sin su superestrella, estaba tan solo destinada a activar el “modo reconstrucción” en su disco duro, si no a sufrir el mismo mal que ahora sufren Cleveland (sin James) o Toronto (sin Bosh). Un equipo sin alma.

Pero Karl nunca lo vio así. Él simplemente vio que ahora sí tenía un equipo. Después de la victoria de esta pasada madrugada ante, nada menos, San Antonio, los Nuggets están 43-29, bien sujetos a la quinta plaza de la Conferencia Oeste. A cuatro partidos de la cuarta plaza (Oklahoma City), pero pensando en grande, a pesar de que la gran mayoría de analistas pensaban que las oportunidades de los Nuggets post-Carmelo eran tantas como ninguna. Pero así es George Karl.

Veamos. Hace justo ahora un año, Karl tuvo que apartarse de la dinámica del equipo al detectársele un cáncer que le afectó el cuello y la garganta (su segunda batalla particular contra la enfermedad, después del que se le diagnosticó de próstata en 2005). Tuvo que someterse a tratamientos de radioterapia, comer a través de un tubo y dormir con la bombona de oxigeno al lado. Recuperarse de todo aquello fue duro, así que, para Karl, enfrentarse ahora al reto de hacer de los Nuggets una franquicia ganadora sin su superestrella es más que bienvenido.

Y hasta este momento, el reto se está consiguiendo. El parcial de Denver desde que Anthony y Billups ya no están en la Mile High es de 11-4, con victorias ante Boston, New Orleans, Atlanta y San Antonio incluídas. En la otra acera del intercambio, sin embargo, los Knicks y su 7-10 no dejan de recibir palos desde todos los lados. Evidentemente, no es que sin Melo y sin Big Shot los Nuggets sean ahora un mejor equipo, no nos engañemos. Pero sí que desde que se marcharon, Karl ahora puede utilizar a su plantilla al completo, involucrando a todos y cada uno de los jugadores que tiene la franquicia (el dato de que en los 15 partidos de los Nuggets desde el intercambio, Denver ha tenido hasta seis máximos anotadores distintos, así lo corrobora). Ya no más jugadores quietos en pista viendo como la superestrella se la juega en un aclarado.

Todo y con eso, Karl dice que la situación de su equipo es un “trabajo en construcción”, aunque ya todos los ojos de la NBA están puestos en los Nuggets por la rapidez y el buen resultado de este nuevo proceso adaptativo. Los , con su nuevo Big Three, empezaron lentamente. Los resultados de New York hablan por sí solos de la dificultad de obtener victorias después de grandes blockbusters. Incluso Boston se muestra dubitativo tras desprenderse de .

Los Nuggets tienen todavía partidos duros antes del final de la temporada regular (Los Angeles, Dallas o Oklahoma, dos veces), pero ya no hay dudas de que el equipo no solo ha superado la pérdida de su jugador-franquicia, sino que se muestra sobradamente preparado para encararlos. A estos rivales, y a los Playoffs que están por venir.

A diferencia de lo que sucede en otras franquicias, no importa como acabe la temporada en Denver, Karl está disfrutando como nunca por el camino. Seguiremos expectantes por ver hasta dónde llega.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.