Indiana Pacers: mucho que celebrar

Año 2004.

Esa fue la última vez que los fans de Indiana Pacers tenían motivos para estar eufóricos con su equipo. Hasta hoy.

Desde entonces, intento tras intento de reconstrucción. Reconstrucción mediante juventud, reconstrucción mediante preponderancia de “pequeños”, reconstrucción en el banquillo, reconstrucción en los despachos… y así sucesivamente.

Finalmente, y tras varias dolorosas temporadas con los Pacers rondando las 35 victorias en regular season, estamos no tan solo ante una temporada con casi el 65% de victorias y, con ella, la tercera posición de la Conferencia Este, sino ante la posibilidad real de acceder a las Semifinales del Eastern vía eliminación de unos (muy) venidos a menos Orlando en primera ronda de los próximos Playoffs.

A pesar de acabar octavos (37-45) el año pasado y caer dignamente ante Chicago a las primeras de cambio de la post-temporada, existen razones objetivas para ser muy optimista con Indiana Pacers llegados estos Playoffs. Larry Bird desde los despachos y desde el banquillo han conseguido por fin cambiar además de la plantilla, la cultura baloncestística de la franquicia del estado cuna del baloncesto en Norteamérica.

En tan solo una temporada, Bird ha convertido a , , , , y , en George Hill, Leandro Barbosa, , , y . Una segunda ronda de Draft por Barbosa y una prmera por Amundson es todo lo que le ha costado a Indiana tal revolución. En tiempos de crisis también en la NBA, gestión óptima.

En tan solo una temporada, han pasado en Indianapolis de cuestinarse si el propio Larry Bird tenía aptitudes para ser su Presidente de Operaciones Baloncestísticas, a pensar que su nombre debería constar al lado del del Mejor Ejecutivo de la Temporada 2011-12. Tal que así.

Pero es que por mucho reconocimiento que Bird merezca, es Frank Vogel quien ha realizado un excelente trabajo en la dirección técnica de este joven, talentoso y ahora ya profundo equipo. Trabajo que, por cierto, le sitúa como uno de los más firmes aspirantes (si no favorito) para ser nombrado Mejor Entrenador del Año.

En la anterior campaña 2010-11, primero bajo las órdenes de Jim O’Brien y después con el propio Vogel como interino, los Pacers dispurieron sobre la pista trece distintos quintetos titulares. Se entiende como clave para el éxito rotundo de este curso en Indiana que esta cifra esté, a día de hoy y en referencia a los 64 partidos que la franquicia ya ha disputado, reducida a tres.

Pero es que no tan solo Vogel ha encontrado un sólido quinteto titular durante toda la vigente temporada, también ha sabido transmitir y convencer a sus jugadores clave cuál es su rol en el equipo. Sirvan los casos de y George Hill como ejemplo. Ambos suplentes habituales, saben ahora que Vogel les meterá en pista ya cuando tan solo falten cinco minutos para terminar el primer cuarto. El año pasado, con Hansbrough sucedía que un día jugaba un buen partido y después apenas contaba para los siguientes diez.

Aquella constante en los equipos de O’Brien según la cual a mediados de temporada los jugadores ya se mostraban abatidos por su constante irregularidad en pista, ha desaparecido. Aquel pesimismo en el equipo llegado el mes de enero se ha esfumado. Aquella complacencia sobre el parqué en los finales de temporada regular se difuminó.

Ahora, con Vogel a los mandos de un roster joven lleno de jugadores apetecibles, los Pacers de Indiana vuelven a ser un equipo divertido de ver jugar.

A pesar de poder pasar por encima de Orlando Magic en la primera ronda de los Playoffs, poco importa la trayectoria que consigan los Pacers esta post-temporada. Ésta campaña 2011-12 del lockout, ha sido para Indiana la del giro definitivo y eso ya es un gran motivo de celebración. Si algún día este equipo puede ser aspirante al anillo ya se verá, pero lo seguro que este ha sido el año uno de un proceso que va por el buen camino.

Un proceso por el que los fans de los Pacers llevaban mucho tiempo esperando.

Era el año 2004.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.