Los errores de Durant condenaron a los Thunder

Kevin Durant: culpable y redentor

Durante el periodo entre el Game 2 y el Game 3 de la serie entre Dallas y Oklahoma City los medios se han cebado con . Pero el fuerte viento ha avivado el fuego, extendiéndose ahora sobre la figura de . A pesar de Westbrook, cuya reputación está estos días más que cuestionada, Durant siempre ha sido el buen chico. Y merecidamente. Humilde, amable, trabajador y talentoso. Si hasta se abrocha el último botón del cuello de la camisa.

Pero resulta que no es otro que Durant el culpable de la derrota de los en el Game 3 del pasado sábado.

Buen chico o no, el 87-93 con el que Dallas se adelanta en las Finales del Western al tiempo que recupera la ventaja de campo en la eliminatoria, es tan solo atribuible a Kevin Durant. Debe atribuirse a alguien, no?. Esta vez no a Westbrook tras sus 30 puntos y cargándose al equipo a sus espaldas cuando éste perdía de 15 puntos entrado ya el último periodo. Tampoco a cualquiera del resto de titulares de Oklahoma City porque la misión de éstos no es anotar, sino defender y, por cierto, lo hicieron bastante bien en ese Game 3. hizo un muy mal partido en lo ofensivo y los Mavs anotaron solo 93 puntos, su peor registro en la serie. La defensa no fue el problema.

El ataque, sí lo fue.

Lo que significa que fue Kevin Durant, que falló 15 de sus 22 intentos a canasta así como sus 8 triples, quien perdió el partido.

Podríamos verlo desde otro punto de vista y ensalzar al defensor de Durant por su buen hacer. La cuestión es que este jugador, simplemente no existe. Durant erró tiro abierto tras tiro abierto. Incluso alguna bandeja sencilla para un jugador como él. Considerando su altura y longitud de brazos (y las facilidades que eso le da a la hora de poder lanzar a canasta con o sin oposición), cuando Kevin Durant tiene una mala noche, nadie se la provoca. Solamente él.

Y el problema para los Thunder es que esto no es solo flor de un partido. KD lleva fallados sus últimos 13 tiros de tres puntos, una racha que dura ya dos partidos de estas Finales de la Conferencia Oeste. Su último triple hay que buscarlo en el último cuarto del Game 1, su único acierto de sus últimos 17 intentos. Asombroso. Kevin Durant, dos veces consecutivas máximo anotador de la NBA y cuyo porcentaje desde la larga distancia en su todavía corta carrera en la Liga no baja del 36%, lleva anotados uno de sus últimos 17 tiros de tres puntos, fallando los últimos 13. ¿La última vez que estuvo sin anotar un triple en dos partidos seguidos? No esta temporada. No sucedía desde marzo de 2010. Rota una racha de 111 partidos en este sentido ahora, en el peor momento.

La conclusión a la que se puede llegar en este punto es bastante esclarecedora: Kevin Durant va a ganar o va a perder para Oklahoma City las Finales de la Conferencia Oeste. No es que dependa mayoritariamente de él. Es que solo depende de él.

Miremos lo que sucedió en el Game 3 del sábado para entenderlo mejor. Su contrapunto en Dallas, Dirk Nowitzki, estuvo horroroso. Anotó 18 puntos necesitando para ello 21 tiros a canasta. Perdió más balones (7), que la suma de rebotes (4), asistencias (1), robos (0) y tapones (0). Estando Nowitzki tan mal, Dallas lideró el partido en el marcador de inicio a fin, incluyendo cómodas ventajas de 23 puntos en el segundo cuarto, de 21 en el tercero y todavía de dobles dígitos en el último. En los Thunder, solo Westbrook estuvo a la altura, con 30 puntos que lideraron el capítulo anotador de cualquier jugador que tomó parte en el partido. Recapitulando, el mejor jugador de los Mavs estuvo horrible, mientras que el claramente segundo mejor jugador de los Thunder anotó más que cualquier otro jugador… y aún así, Oklahoma City nunca tuvo opciones. ¿Cómo es eso?

Pues, sencillamente, porque Durant tuvo un mal partido. Y es que los Thunder pueden soportar muchas cosas (incluido que Westbrook esté sentado en el banquillo todo el último cuarto del Game 2… y ganar), pero no pueden soportar un mal partido de Durant. No ante un equipo como Dallas , con unos jugadores secundarios netamente mejores que los de OKC.

Westbrook hizo bien su papel, pero Durant no. Y tan solo por ello, los Thunder tardaron muy poco en perder la valiosa ventaja de campo que habían conseguido un partido antes. Hemos visto como Russell Westbrook ha respondido en el Game 3 tras muy criticado Game 2. Es hora de ver como, esta próxima madrugada, Durant responde en el Game 4 tras su desastroso Game 3.

Eso, o puede que no haya ni un Game 6.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.