El futuro de los Wolves depende de la decisión que tome Love

Kevin Love: cuando renovar es el camino

Es una suerte para los contar con uno de los mejores cinco power-forwards de la NBA. Pero la suerte es pasajera, y o Minnesota le firma un nuevo y merecido contrato por cinco temporadas y 84M$ antes del día 25 de enero, o se convertirá automáticamente en agente libre restringido este próximo verano, y no restringido en el verano de 2013.

Con tan solo 23 años y tres temporadas de experiencia NBA, Love viene promediando en los primeros 17 partidos con los Wolves esta temporada la muy reseñable cifra de 24.9 puntos y 13.9 rebotes por partido. Nada hace pensar que ni Love ni la dirección de la franquicia de Minneapolis tomen una decisión distinta a la que beneficiaría a ambas partes, pero aquí van algunos motivos para acabar de convencer a ambos de que firmar la extensión de Love con los Timberwolves es sin duda la mejor opción:

Ricky Rubio: Pocos dudan ya de que el rookie de El Masnou vaya a ser una estrella de la NBA en los años que están por venir. Con tan solo 21 años, 17 partidos y siete titularidades, Rubio está revolucionando la Liga. Sus estadísticas medias (10.7 puntos y 8.5 asistencias) rozan el doble-doble, pero no son solo los números los que permiten pronosticar tan brillante futuro. Se trata tan solo de verle jugar. De observar su toma de decisiones, de disfrutar de su comodidad en pista y de comprobar como es capaz, cada noche, de hacer mejores a sus compañeros, Love incluido.

Porque la carrera de Love se puede ver altamente favorecida de juntarla con la de Rubio en las próximas cinco temporadas. Porque con Rubio, todos los jugadores, más aún aquellos más buenos, tienen más y mejores opciones de progreso. Debe estar entre los mayores intereses de Love el no romper este dúo.

: De acierto absoluto se puede considerar la operación de los Wolves por la que dejaron en las manos de Adelman el futuro a corto y medio plazo de la franquicia. Tres años de contrato y opción a una cuarta campaña.

Adelman y Love ya compartían historia común, desde que el jugador y el hijo del entrenador, Pat, jugaron juntos en el high school. De ahí que, desde el primer día, Love se sienta cómodo con Adelman, o lo que es lo mismo, la franquicia se sienta cómoda con el nuevo head coach.

La presencia de Adelman, con su experiencia y saber hacer baloncestístico, deja enfrente de Love la oportunidad de ser el mejor jugador posible en un escenario de progreso continuado.

Ser el jugador-franquicia: Desde que en la noche del Draft de 2008, los Wolves acertaran con su elección, Love lleva jugando para Minnesota toda su carrera profesional. Y a la mayoría de fans les gusta cuando un jugador permanece siempre ligado al mismo equipo, aunque solo sea porque cada vez es más extraño de ver. Kobe Bryant, … la gente valora como se han mantenido fieles a una franquicia durante toda su vida deportiva, aún pasando por momentos muy bajos en ella y estar al borde del traspaso en más de una ocasión.

Los Wolves son el equipo de Kevin Love, aquí no hay debate.

Como lo eran los de , hasta que de un día para otro éste decidió alinearse con otras superestrellas dejando de lado al equipo en el que había estado toda su carrera y perdiendo para siempre la opción de ser la única razón de los posibles éxitos de Toronto. En Minnesota, Love podrá siempre proclamarse como máximo responsable de lo que esté por venir en los Wolves…

En ascenso como equipo: …Y lo que está por venir deportivamente en los Wolves es muy apetecible. Actualmente Minnesota está con un balance de siete victorias y diez derrotas, incluyendo algunos triunfos de impresión y, lo que es más importante, no habiendo sido todavía vapuleados por ningún otro equipo, algo común ahora hace un año.

De hecho, han jugado ya contra las tres franquicias que se prevé que luchen en junio por el anillo (Miami, Chicago y Oklahoma City), perdiendo los tres partidos por un agregado de tan solo 17 puntos (o 5.67 puntos de diferencia media por partido).

Con jugadores como Rubio, , o J.J: Barea, los Wolves han conseguido unir unas muy buenas piezas de las que sacar jugo en los próximos cinco y, quién sabe si diez años.  Añadir una buena dosis de Love a la mezcla significa tener una potencial aspiración a algo verdaderamente grande en un futuro no demasiado lejano.

Y cómo no, dinero: La situación es meridianamente clara: Minnesota Timberwolves puede ofrecer a Kevin Love más dinero que cualquier otra franquicia NBA. Se habla de cinco temporadas a 84M$ y con aumentos anuales del 7,5% de media. Sin duda algo mucho mayor a lo que Love pueda conseguir de querer probar las aguas de la agencia libre.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.