columna-de-carles-ortiz

L.A. Lakers y su problema de base

Un ejercicio de honestidad para empezar: ¿pueden los , con la plantilla actual, llegar a las Finales de la NBA esta temporada? Una sola honesta e inequívoca respuesta a tal pregunta: No.

De hecho, los Lakers tienen más agujeros en su actual roster que los que tiene un trozo de queso suizo. A día de hoy, creer que este equipo puede batir en una serie de Playoffs a equipos más fuertes, más rápidos y con mejores porcentajes de tiro en la Conferencia Oeste tales como Oklahoma City, Portland, Clippers o Denver, es no tener los pies en el suelo.

Si no fuera por algunos buenos rebotes, un par de malos tiros y alguna pérdida absurda del rival, o hasta por actuaciones heroicas en los últimos minutos, los Lakers hubieran regresado a L.A. con un balance 2-4 o 1-5 de sus seis partidos fuera de casa, cortesía de la gala de los Grammy’s recientemente celebrada en el Staples Center.

Valga como ejemplo, la victoria en Toronto ante los del pasado domingo. Ese partido nunca hubiera necesitado caer en las milagrosas manos de en los últimos segundos, pero eso fue exactamente lo sucedido. Con 90-86 abajo para Los Angeles, Bryant anotó un triple, robó un crucial balón antes de asistir a World Peace para canasta y, por si fuera poco, anotó el jumper que dio la victoria con tan solo 4 segundos por jugar. Final del partido: 92-94.

De los equipos con más victorias que derrotas en la clasificación, uno puede afirmar que los Lakers quizá sean el peor. Lentos, poco profundos, con muy bajos porcentajes de tiro, sin consistencia en el rebote y, quizá lo más importante, faltos de dirección de juego alguna.

Ese último, es sin duda el mayor de los problemas. Dicen que Mitch Kupchak (GM de la franquicia angelina) está ya rastreando a fondo el mercado de bases universitarios, pero eso no soluciona la situación de su equipo ahora. La fecha límite para realizar movimientos durante la regular season es el 15 de marzo, pero todo hace indicar que los Lakers moverán ficha cuanto antes. Aflora entonces la gran pregunta: ¿Cuáles son los mejores jugadores disponibles en el mercado sin que la franquicia deba desprenderse de Bynum o Gasol?

Olvidémonos de Dwight Howard. El jugador que debería ocupar el número uno en la lista de objetivos para reforzar a Los Angeles Lakers es español, y justo el pasado domingo estableció su record de anotación en la NBA precisamente ante los Lakers: Jose Calderón. En ese partido, el extremeño anotó 30 puntos y repartió 6 asistencias, con un 13 de 18 en tiros de campo, 4 de 4 en triples y sin pasar por la línea de tiros libres.

Calderón y formarían un sensacional dúo en los Lakers, con Kobe en el shooting guard, Bynum de cinco y cualquiera de los small forwards que tiene la plantilla cerrando el quinteto titular. Desde su llegada a los Raptors en 2005, Calderón promedia un 48% de acierto en sus tiros, incluyendo un más que respetable 38% desde más allá de la línea de tres puntos. Sobra hablar de su habilidad en el pase, con 8,7 asistencias por partido esta temporada (cuarto en la NBA) y, por ejemplo, 8,9 en la temporada anterior.

Desprenderse del salario de Calderón (para este año, 9,7M$, el más alto de su equipo) es un dulce y apetitoso caramelo para una franquicia que busca desesperadamente liberarse de payroll como Toronto Raptors. Los Lakers se lo pueden permitir, así que con una llamada entre Kupchak y  Bryan Colangelo (GM de Toronto) podría bastar.

El único temor es que los Lakers osen desprenderse de Pau Gasol en su desesperado intento de conseguir un (muy) buen base y conseguirlo ya. Gasol no solo es actualmente el mejor pasador del equipo, sino uno de los mejores de la NBA en cuanto a big men se refiere. Además, parece haberse revelado contra sí mismo a través de grandes actuaciones desde que se ha visto fuera de la lista de suplentes para el Partido de las Estrellas.

A día de hoy, los Lakers no son un equipo que aspire a campeón. Pueden hacerlo de conseguir traer un base de gran rendimiento sin desprenderse de ninguno de sus dos hombres grandes. Actuaciones como las más recientes de (38 puntos) o Jose Calderón (30 puntos) ponen definitivamente el punto de mira de las críticas a los Lakers en su posición de pointguard.

Y es que la Liga se ha convertido en un lugar repleto de asombrosos pointguards. Ha llegado la hora para Los Angeles Lakers de hacerse con los servicios de uno de ellos. Eso, o este será un verano demasiado largo para la franquicia.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Jesan

    Todo eso está muy bien.
    Pero todos lo saben: Lakers necesitan desesperadamente un base. Y los equipos que tienen bases buenos canjeables no los van a regalar.
    ¿Qué puede ofrecer LA a cambio de Calderón o de otro? ¿Aceptarían a Peace -o como se llame hoy-, a Barnes, a Murphy, a Fischer, a McRoberts… o exigirán a Gasol o a Bynum?
    Porque quitando a Kobe y a estos dos, no veo mucho que merezca la pena. ¿Goudelock o Morris o Ebanks? Son apuestas de futuro, no realidades. ¿elecciones en el draft? son demasiado bajas para que merezcan la pena. Bueno, la de este año será mejor, a juzgar por cómo va el equipo.
    Pero no veo el negocio hecho.

  • roberto

    con la mid-level exception sino consiguen a Arenas u otro buen base…que hagan un sign-trade o no se puede?

  • Pingback: Anónimo()