maldicion-4-0-NBA

La maldición del 4-0

Doc Rivers marca escrupulosamente en su agenda un obligado descanso de ocho horas para la recuperación de los durante los Playoffs. Ahora si quieren pueden hasta echarse una siesta de regalo. Los orgullosos verdes son los primeros que asisten como espectadores a la ronda inaugural de las eliminatorias. Su rápida victoria en la serie frente a los les proporcionó este puente vacacional hasta conocer el nombre de su próximo y caliente rival en las semifinales del Este.

No hay más premio detrás del 4-0. En este pisotón aplastante, en ese sentimiento de seguridad absoluta, de aceleración óptima, de velocidad de crucero, de buenas sensaciones debido a un triunfo sin respuesta no reside ningún buen presagio. El 4-0 no te asegura nada. Más bien lo contrario. Desde que la NBA impuso el formato de siete encuentros en la primera ronda de los Playoffs, ningún equipo que ha superado esta serie sin mancharse el uniforme con una derrota, ninguno, ha logrado elevar al cielo el Trofeo Larry O’Brien. La maldición del 4-0 dura desde la temporada 2003-04 y en esta ocasión sólo los Celtics estarían en disposición de romperla.

El año pasado los las pasaron canutas para deshacerse de los Thunder (4-2), resistencia mayor a la que en el anterior alirón les impuso los Jazz (4-1). El propio Big Three de Boston tuvo que llegar al séptimo encuentro (4-3) para desprenderse del acoso de los antes de colgar una nueva bandera de campeón de lo más alto de su pabellón. Los Spurs, en sus tres campeonatos en la primera década del siglo XXI, se dejaron al menos una derrota (no tres como lo hacen ahora con los ) en este primer bocado de playoff: repitieron un 4-1 contra Nuggets en 2007 y 2005 y un 4-2 ante los Suns en el 2003. Los frente a los (4-2) en el 2006 y los Pistons contra los Bucks (4-1) en el 2004 cierran esta lista de campeones con heridas desde el primer paso. Perder en primera ronda es necesario para terminar en fiesta.

Ganar cuatro partidos seguidos, dos fuera de tu pista, no es cosa fácil. Los Celtics lo obraron en el Madison, pero no hay antecedentes de que ningún campeón desde 2003 lo haya logrado. Sin embargo, sí que era una norma bastante estrablecida, casi de obligado cumplimiento, cuando la first round se disputaba al mejor de cinco citas. Con este breve cara a cara, impuesto desde 1984, en 14 de las 19 ocasiones, el posterior campeón pasó por encima de su rival (3-0). Equipos míticos como los Bulls de , los Bad Boys de Detroit o los Lakers del Showtime salieron sin despeinarse de esta ronda inicial con este formato siempre que afianzaron sus dinastías con posteriores triunfos en las Finales.

Anteriormente hubo diferentes maneras de dilucidar el nombre de los finalistas de la NBA. Entre estos cambios de modelo, hubo dos periodos en los que la primera serie se jugaba al mejor de siete encuentros, dato que serviría de referente con el actual sistema de playoff. Concretamente, desde 1975 a 1983 (salvo el corto plazo de 1977-1979 en el que se impuso una primera ronda al mejor de tres partidos), se pasaba directamente a disputar una semifinal de Conferencia. Sólo cuatro campeones (76ers en 1983, Lakers en 1982, Celtics en 1981 y Lakers en 1972) firmaron un rotundo 4-0 para alcanzar el siguiente escalón. De 1958 a 1966, con siete campeonatos consecutivos de los Celtics, se pasaba directamente a la Final de Conferencia, sin que ningún campeón saliese vivo de este primer contacto sin ceder al menos una derrota.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.