marbury-curry

Lockout: Algunos de los culpables

Las semillas de lo que ahora estamos viviendo con el interminable lockout que mantiene cerrada la NBA fueron plantadas hace ya mucho tiempo. Contratos vergonzosos, propietarios incompetentes y jugadores codiciosos dispuestos a “robar” dinero nos han llevado a las puertas de algo inimaginable: la posibilidad real de perdernos toda la temporada 2011-12.

Pero este es, lamentablemente y con todavía la esperanza de que algún día de estos se acabe arreglando, el punto exacto en el que nos encontramos; y estos son algunos de los principales culpables de que hayamos llegado hasta aquí:

Stephon Marbury: ¿Os acordáis de él? Sabes que un jugador es un auténtico sinvergüenza cuando un equipo le paga 21M$ para que se marche. Y eso es, básicamente, lo que hicieron los con Marbury. Y lo peor es que quizá Marbury estaba en lo cierto cuando declaró que lo más dañino de aquella época de New York no fue él sino Isaiah Thomas. Lo que es seguro es que aquel contrato de Marbury (4 años, 76M$) es el ejemplo número 1 de los propietarios contra los jugadores en las negociaciones que hoy se reemprenden en Manhattan.

: De drafteado directamente desde el high school a All-Star, O’Neal fue pieza clave en aquellos prometedores que descarrilaron para siempre tras la histórica pelea de en el Palace de Auburn Hills. A pesar de firmar un suculento megacontrato (7 años, 126M$), O’Neal solo fue productivo en una sola temporada bajo el mismo. Las lesiones iniciaron su declive, pero una pobre actitud y peor ética de trabajo hicieron el resto. Fue un buen jugador, pero cuando pagas tal cantidad de dinero por un jugador que, por méritos propios, acaba sentado en el banquillo, el negocio se convierte en ruinoso. Bien puede ser este el ejemplo número 2 para los propietarios, pues contratos de esta duración raramente funcionan.

Eddy Curry: Curry es como el “anti-Jermaine O’Neal”. Mientras O’Neal fue una vez un buen jugador a quien los Pacers pagaron demasiado dinero demasiado tarde, Curry es el claro ejemplo de joven prometedor… y nada más. Firmó un gran contrato (6 años, 56M$) y fue traspasado a los Knicks. Isaiah Thomas pensó que estaba fichando a un talento puro, el tipo de big man que ancla la línea interior de una franquicia durante años. En cambio, lo único que hizo Curry en sus años en la Gran Manzana fue sentarse en el banquillo al lado de Marbury. Ni sus puntos ni sus rebotes llegaron nunca a crecer, al contrario de lo que lo hizo su cintura. El nombre de Eddy Curry es siempre de los primeros que a los fans de la NBA se les viene a la cabeza cuando piensan en jugadores que “robaron” dinero.

Donald Sterling: Estamos hablando quizá del peor propietario en el deporte profesional americano. Ejemplo número 1 de los jugadores contra los propietarios, Sterling era tan rácano que rechazó sustituir a los jugadores lesionados en su plantilla. Si hasta cuando un jugador tuvo una emergencia dental, los estuvieron a punto de tener que dar por perdido un partido por contar solo con siete jugadores. A Sterling nunca le importó si su equipo ganaba o perdía. Solo quería hacer dinero y alardear de poseer una franquicia NBA. Por sí solo, Sterling da argumentos a los jugadores en las negociaciones durante este lockout.

: Lewis es quizá el jugador más sobrevalorado (sobrepagado) de toda la Liga. No por su culpa y sí por culpa de quien le firmó. O, al menos, eso es lo que Lewis argumenta, no sin razón. ¿Qué se supone que tenía que hacer?, ¿rechazar un contrato de 6 años y 118M$? Decir, “no, págame solo 100M$ que ya está bien”?. Dicho esto, el contrato de Rashard Lewis es seguro uno de los principales focos de discusión en este lockout. Una vez más, un contrato garantizado de enormes cantidades y a muy largo plazo casi nunca funciona, pues es muy difícil de amortizar para la franquicia y a menudo el jugador acaba retrocediendo en su juego mientras sigue cobrando.

Gilbert Arenas: ¿Os acordáis de cuando Arenas era un gran jugador? All-Star, gran anotador y un guard digno de ver cada noche. Por supuesto, ya por entonces también era un carácter egoísta y no el tipo de jugador sobre el que construir un equipo ganador. Pero Washington le firmó por 6 años y 111M$. Desde entonces Arenas se lesionó gravemente la rodilla y trajo consigo pistolas al vestuario. ¿Qué sentido tiene pagarle 20M$ a un jugador en la temporada en que provoca un altercado en el vestuario con armas de por medio?. ¿Cómo puede defender casos así en las negociaciones?

: El contrato de Joe Johnson (6 años, 119M$) es probablemente el ejemplo más reciente de un jugador altamente sobrevalorado. Argumento principal de los propietarios contra los contratos garantizados de larga duración. Johnson es un muy buen jugador, All-Star y de esos que incluso puede hacerte ganar una serie en los Playoffs. Pero esa clase de contratos deben estar reservados para jugadores que puedan hacer ganar anillos, y Johnson no está a ese nivel. Atlanta tenía un equipo más que decente por primera vez en años. ¿Qué debían hacer con Johnson?, ¿dejarle marchar y empezar de nuevo?. Con esa presión, decidieron lo contrario, pagarle a precio de oro para mantenerle en la ciudad. Craso error, pues ahora están sobrepagando por un veterano en los años que estén por venir.

: Isiah, la NBA no estaría donde está ahora sin ti. Y no es un elogio. Thomas provocó más caos en la NBA que nadie mientras estuvo al frente de los Knicks. Contratos como los de James Jones, Stephon Marbury, Eddy Curry o Steve Francis son tan solo algunos ejemplos. Según cifras de la ESPN, Thomas fue el responsable único de unas pérdidas valoradas en 187M$ para la franquicia de New York. Aún con ello, no es excusa para unos jugadores que firmaron esos contratos, mostraron ningún compromiso y jugaron a nada.

Dan Gilbert: El propietario de los Cavs no tiene miedo en gastarse el dinero si esto es lo necesario para ganar, y eso no es malo. Sin embargo, Gilbert financió algunas horribles decisiones en el camino de tratar de construir un equipo ganador alrededor de . El de (5 años, 70M$), quizá sea el contrato que definitivamente impidió progresar adecuadamente a los Cavs. Pero Gilbert no se quedó ahí, y añadió a jugadores como , Shaquille O’Neal o . Cuando todo estaba hecho, James miró a su alrededor y se dio cuenta que ya no había dinero suficiente como para añadir a otro gran jugador, con lo que apostó por Miami. Por supuesto, la manera como lo hizo fue despreciable, pero nadie puede negar que un propietario despilfarrador fue como gasolina para el arranque de The Decision, lo que, en sí mismo, es uno de los principales motivos por los que estamos en este maldito lockout.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.