El futuro de Dwight Howard marcará el futuro próximo de la Liga

Lockout: Lo que está en juego (I). Southeast Division

Hablar de la posibilidad de perder una temporada entera parece ridículo, simplemente porque hay demasiadas cosas en juego. Dinero, “el momento”, apoyo de los fans, dinero, lealtad, audiencias, dinero… Si ya cuesta hacerse a la idea de perderse algunos partidos, imaginémonos lo que sería la temporada entera.

Pero puede acabar ocurriendo. Mientras las negociaciones continúan, da la sensación que ni los jugadores ni los propietarios tienen intención alguna de moverse de sus respectivas posiciones. A los equipos les conviene llegar pronto a un acuerdo y no solo por el dinero. Una temporada sin baloncesto y, lo que es incluso más importante, sin operaciones en los despachos, puede afectar en demasía todas y cada una de las franquicias de la NBA. Empecemos con la División Southeast:

ORLANDO MAGIC: La pregunta más importante alrededor de los Magic no tiene nada que ver con victorias o derrotas, o si Gilbert Arenas dejará algún día de twittear. Trata sobre el futuro de Dwight Howard a partir del 1 de Julio de 2012, fecha en la que el center más dominador de la Liga se convertirá en agente libre no restringido. Otis Smith, GM de la franquicia, ha dicho recientemente que no traspasará a Howard, pero eso puede que solo sean habladurías. Howard se ha manifestado en el sentido de querer quedarse en los Magic, pero sin comprometerse. Desechando, de facto, la extensión por tres temporadas de su contrato que el equipo ya le ha presentado.

Pero si las oficinas de la NBA siguen cerradas por mucho tiempo y, con ellas, todas las transacciones paradas, Howard se verá forzado a seguir con los Magic toda la temporada (incluso sin llegar a jugar partidos), con lo que significa de malo para Orlando en el sentido de A) poder demostrar a Howard que está en un equipo lo suficientemente bueno como para ganar y así convencerle para que se quede, o B) en el caso de acabar teniendo que traspasarlo, conseguir un jugador del nivel de Carmelo a cambio, que pueda reaprovisionar de talento a la plantilla, en vez de tener que ver como Howard se marcha sin que nada llegue de regreso. Demasiadas cosas, y muy importantes, en las que pensar si el lockout se extiende hasta 2012.

MIAMI : Simple y muy obvio para Micky Arison, propietario de los Heat: Perder la temporada 2011-12 significa un año menos de , y . Eso es un año menos siendo la atención de todos los medios con el dinero que eso significa que dejaría de llegar a South Beach. También eso es un intento menos de conseguir el ansiado anillo, un año menos de ventas desorbitadas de merchandise y una temporada menos de enormes ingresos fruto de los muy cuantiosos contratos televisivos de la franquicia de Miami. Básicamente, un año menos de todo lo que termine con “$”; un buen motivo pues para Arison para querer regatear a la baja en estas negociaciones post-lockout.

ATLANTA : Los Hawks están en buena forma en este momento. Tras la temporada 2011-12, solo habrá seis jugadores con contrato en vigor, incluyendo a todos sus hombres importantes (Joe Johnson, , Al Horford y mmmm… ).

Un lockout demasiado prolongado en el tiempo puede echar al traste las buenas sensaciones construidas en base al largo recorrido de la franquicia en los pasados Playoffs. Su roster no está todavía del todo perfilado y más pronto que tarde habrá que decidir sobre el futuro de Smith, pues, de decidir traspasarlo, cuanto antes se haga, más se sacará a cambio. Perder esta oportunidad es una mala noticia para los Hawks, incluso si deciden quedarse con Smith.

Tener que pagar un año menos del más que cuantioso contrato de Joe Johnson es la buena noticia para Atlanta de una posible temporada sin baloncesto.

CHARLOTTE : Los Bobcats no van a ninguna parte este año, ni tampoco el que viene. La plantilla necesita de mucho trabajo, más talento, más habilidad y mejor estructura. Al menos Charlotte usó sus dos lottery picks del pasado Draft para elegir a y Kemba Walker, con lo que la primera añadidura de joven talento al roster ya está de camino. Esa es la dirección hacia la que Rich Cho quiere llevar a la franquicia: juventud, rapidez y la posibilidad de construir algo duradero en el tiempo.

Un año sin baloncesto en Charlotte significa un año de desaprovechado crecimiento. Sus jugadores necesitan jugar juntos todos los partidos que puedan. En su caso, incluso perder 60 partidos sería progresar. Con la Liga cerrada, eso es imposible.

Por si no lo sabíais, Michael Jordan fue jugador. Desconocemos si por este hecho estará al lado de los jugadores en este conflicto, aunque seguro que ahora también pondera tener un sistema que le permita hacer una buena caja al tiempo que se reducen las desigualdades entre su franquicia (con uno de los mercados más pequeños) y las demás.

WASHINGTON : La misma historia de Charlotte sirve también para los Wizards. John Wall, la nueva elección , Nick Young y son todos jóvenes y talentosos jugadores que tan solo necesitan jugar juntos para aspirar a crecer.

Lo bueno es que esta temporada le costaría a los Wizards 21,1M€ en lo que a salario de se refiere y esa será una buena cantidad a ahorrarse. Lo que significa que su propietario, Ted Leonsis, que ya pasó en su día por un doloroso lockout en la NHL (de la que tiene también la propiedad de una franquicia), quizá no esté tan preocupado por perder un año de desarrollo como contento por el ahorro monetario que éste podría generar. Washington está en la senda de la prosperidad, pero arriesgarse a perder una temporada no parece que les vaya a disgustar demasiado.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.