Los Knicks, con todo a favor para retener a Jeremy Lin

La explosión de durante la pasada semana se ha convertido en una bendición para los , no sólo deportivamente (5 victorias consecutivas) sino también mediáticamente. El base ha conseguido hacer olvidar los rumores de traspasos, destituciones y crisis que azotaban a la franquicia día tras día, jaleados por la voraz prensa neoyorkina.

Pero, a día, de hoy, nadie parece preocuparse por la salud laboral de Mike D’Antoni, por los problemas físicos de Carmelo Anthony, o por el bajo rendimiento de Amaré Stoudemire durante esta temporada. El efecto Lin ha calmado la impaciencia de una afición demasiado acostumbrada a ver hundirse lujosos proyectos año tras año.

Nadie, ni siquiera la dirección deportiva de los Knicks que se planteaba hace un par de semanas la posibilidad de cortar a Lin, esperaba que el base se convirtiera de la noche a la mañana en el faro de la franquicia. Y, examinando su situación contractual, tienen motivos sobrados para estar tranquilos.

Por un lado, los Knicks tienen un espacio salarial muy limitado. Los contratos de larga duración de Stoudemire, Anthony y Tyson Chandler no permiten mucho espacio para agentes libres de calidad, pero el actual convenio juega a su favor a la hora de retener a Lin incluso en el caso que su revaloración llegue a niveles de megaestrella.

La clave es la “Arenas Rule”. En 2003, los Warriors se vieron incapaces de retener a Gilbert Arenas, agente libre restringido tras sólo dos años como jugador NBA, tras una oferta de los Wizards. La franquicia capitalina aprovechó que Golden State era incapaz de ofrecer un gran contrato por su falta de espacio salarial para poner sobre la mesa un contrato con un valor inicial de algo más de 8,5 millones de dólares, anulando la posibilidad de que los Warriors igualaran la oferta.

Este “agujero” en el convenio de entonces quedó subsanado en el firmado en 2005, y mantenido en el de 2011, actualmente en vigor. Los jugadores con dos años de experiencia no sólo son agentes libres restringidos al acabar su contrato, sino que además cualquier equipo que se interese por él no puede ofrecer más que el salario medio de la liga, algo menos de 5 millones de dólares, durante el primer año de contrato.

Y ahí es donde los Knicks tienen la carta que les permitirá retener a Lin el próximo verano. Como confirma Howard Beck, de New York Times, en su cuenta de Twitter (@HowardBeckNYT), el equipo neoyorkino puede igualar cualquier oferta que se presente por el base gracias a mantener sin usar su mid-level exception (MLE), que les permitirá el próximo año ofrecer, precisamente, un salario inicial de 5 millones de dólares por cualquier jugador… como el propio Jeremy Lin.

Un perfecto ejemplo en esta caso es el de Wesley Matthews. El escolta (al igual que Lin, no drafteado) se convirtió en agente libre tras su primer año como profesional en los Jazz. Los Blazers ofrecieron lo máximo que podían ofrecer por Matthews, precisamente, su mid-level exception. Utah decidió no igualar la oferta, dejándole libre para marcharse a Portland.

Usar la MLE en Lin tendría algún efecto secundario, como complicar la renovación de otro agente libre restringido como Landry Fields. Pero si el base continúa jugando a nivel All-Star hasta final de temporada, parece bastante claro que la prioridad será renovarle. La única opción por la que Lin podría salir del equipo sin ataduras sería acogerse a la qualifying offer que presentarán los Knicks (valorada en algo más de $1 millón por un año) y ser agente libre no restringido en 2013. Pero, aún en esta improbable opción, todo hace indicar que Lin seguirá siendo un Knickerbocker la próxima temporada.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.