columna-de-carles-ortiz

NBA: los premios a mitad de curso (y II)

De 82 a 66 partidos de regular season. Una temporada post-lockout tan corta y compactada requiere de ajustes en todos los sentidos. Desde jugadores a entrenadores, pasando por ejecutivos, árbitros, agentes, analistas y hasta los principales mass media NBA.

Y aunque ha pasado demasiado deprisa, sí, ya estamos a mitad de camino. De hecho, con la visita de New Jersey el pasado sábado al United Center, los Bulls fueron el primer equipo en llegar a los 33 partidos jugados; con muchos de los conjuntos de la competición llegando a esa marca antes del parón por el All-Star de este fin de semana.

Tras haber “entregado” los premios de MVP y mejor entrenador en la primera parte del artículo, es tiempo pues de ver quién se llevaría, a día de hoy, los principales premios que otorga la NBA (segunda y última parte):

Mejor sexto hombre del año: Lou Williams (Philadelphia )

James Harden, Jason Terry, Al Harrington, Mo Williams o Jamal Crawford. Cuesta recordar una temporada con tantos y tan lícitos aspirantes a ser reconocidos con el premio al Mejor Sexto Hombre de la temporada. Pero también cuesta poner a cualquiera de los citados por encima de Lou Williams a estas alturas del curso.

Se puede llegar a pensar que Harden quizá sea una elección más popular entre las masas, dada lo crítica que es su participación en los éxitos de su equipo, así como en unas cifras anotadoras (16,8 puntos por partido, un 46,8% de acierto en tiros de campo y un 37,3% en triples) que simplemente son las mejores de su carrera. Aún así, uno se mantiene firme en la elección de Williams por su, estadísticamente, mejor eficiencia.

Con casi cinco minutos menos en pista (y sin anotadores del nivel de Durant o Westbrook al lado para distraer la atención defensiva de los rivales), Williams tiene un porcentaje de acierto mejor que el de Harden desde más allá de la línea de tres puntos (sin ser un tirador nato), al tiempo que lidera a su equipo en anotación media y es tercero en la NBA en el ratio asistencias por pérdida. De hecho, es también lo más parecido que tiene Philadelphia al jugador que decide los partidos, promediando casi seis puntos en los últimos periodos de los encuentros.

Para la historia quedará la posibilidad todavía real de que, una vez terminada la temporada 2011-12, Lou Williams sea el primer jugador desde que lo consiguiera Dell Curry cuando jugaba para Charlotte en la campaña 1993-94, en liderar a su equipo en anotación (puntos totales) sin haber empezado un partido de titular.

Obviamente, Harden es, en general, mejor jugador que Williams, pero seguro que el segundo es más importante para su franquicia de lo que lo es el primero para la suya. Lo que también es ya Lou Williams es el “capitán” del banquillo más productivo (43,9 puntos por noche) de toda la NBA.

Mejor defensor del año: (Philadelphia 76ers)

De ninguna manera se pueden menospreciar las opciones de de conseguir (de nuevo) el galardón. Incluso estando los situados en la decimotercera posición en la Liga en cuanto a eficiencia defensiva, pues nos equivocaríamos si olvidáramos que Howard, básicamente, está rodeado de jugadores que “no defienden”. Dwight Howard sigue siendo un jugador decisivo en ese lado de la pista, a pesar de lo que, innegablemente, le está afectando al equipo todo el ruido en forma de continuos rumores que hay sobre el futuro de Superman.

Sin embargo, la fatiga que proviene de votar año tras año al mismo jugador por un lado, y la aparición de nuevos valores defensivos hasta ahora escondidos por el tamaño de “factor Howard” por el otro, hacen crecer las posibilidades de que esta temporada tengamos un Mejor Defensor del Año distinto al habitual.

Y la lista de posibles y meritorios sucesores no es precisamente corta, pues incluye nombres como los de Shawn Marion, Tyson Chandler, Luol Deng, Tony Allen, Josh Smith, Serge Ibaka o sí, también LeBron James.

Pero su sobresaliente, constante y muy eficaz defensa es lo que ha llevado por primera vez en su ya dilatada carrera a Andre Iguodala a un Partido de las Estrellas, y es por lo que empieza la segunda parte de la temporada con una ligera ventaja sobre Marion y compañía. No en vano, los Sixers tienen la defensa más eficiente de toda la NBA hasta el momento.

Jugador más mejorado del año: (New York )

Puede que moleste que un jugador sea candidato a este premio con tan solo un puñado de (muy buenos) partidos en su haber. Y se entiende. Pero es que este puñado de partidos han sido de lo más deslumbrantes.

Las comparaciones con son absolutamente prematuras, pero sus movimientos en la pista y, sobretodo, su capacidad de driblar al oponente antes de hacer que algo productivo suceda, no dejan de recordarnos al canadiense.

Su impacto y, lo que se valora en realidad en este galardón, su progresión de un año para el otro, colocan a Lin en el primer lugar de una lista de candidatos incluso más larga que la de los aspirantes a Mejor Entrenador del Año. Greg Monroe, DeMarcus Cousins, Jeff Teague, Kyle Lowry, Nikola Pekovic, Paul George, Al Harrington, Marcin Gortat o Ryan Anderson, son tan solo nueve nombres de jugadores que, sin el hype que ahora rodea a la nueva sensación de la NBA, podrían ser también los finalmente premiados.

Lin ha resucitado la temporada de una franquicia glamurosa que iba directa (e inesperadamente) al desastre, al tiempo que ha salvado la cabeza de su entrenador. No contento con eso, ha desencadenado la histeria internacional en los mass media NBA, consiguiendo que todos nos olvidáramos de debates sobre excesivas lesiones, la locura de un calendario tan apretado o la poca calidad del baloncesto que estábamos viendo en general en la Liga hasta su explosión.

Y todo ello, en el espacio de tan solo un puñado de partidos.

Fuente de datos estadísticos: www.basketball-reference.com


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
  • Gorka

    Y el premio a mejor rookie? sera para Irving pero os habeis olvidado de el jajaj