Boston Celtics v Detroit Pistons

Paul Pierce podrá vestir de negro, pero seguirá jugando en casa

El traspaso del verano, el que ponía fin a una era en los Boston , adiós a y adiós a . Ambos se marcharon tras dejar un anillo que los verdes añoraban desde hacía demasiado tiempo, ambos dejaron su sello y su sudor marcado sobre el TD Garden antes de salir por la puerta, pero, Pierce dejó algo más, Pierce dejó su casa.

Quince años como ‘celtic’ desde ese draft de 1998 en el que fue seleccionado como número 10. Quince años que empezaron en la sombra y que quizás merecieron más luz, pero que encontraron su recompensa coronada con anillo ante el equipo que le hacía latir en su infancia. Porque Pierce es californiano y hasta pisar suelo verde soñaba con meterlas en el Hollywood de los .

En Inglewood High School le vieron crecer y formarse como jugador, incluso machacar en un concurso de mates con como rival. Eran sus primeros pasos sobre una cancha y no pasaba desapercibido. Menos lo hizo aún en su etapa universitaria. Los Kansas le disfrutaron tres años sobre su parqué; y vestido con su clásico azul, ese color que impregnado con su nombre luce lo alto del Allen Fieldhouse, se ganó un sitio en la NBA.

Llegaba a la liga y le esperaba la franquicia por excelencia, los Boston Celtics, un equipo que recordaba con nostalgia los años en los que sobre las pistas se hablaba en verde. Y cosas del destino, un ‘laker’, su rival por excelencia, era quien estaba llamado a sacarles de su letargo.

Y lo hizo. Debutó con , una época en la que sus esfuerzos y éxitos personales no veían reflejo en victorias, una época que pudo ser la primera y última de su carrera una noche de septiembre del año 2000 cuando, al salir de un local nocturno, recibió 11 puñaladas en cara, cuello y espalda. En 10 días estaba jugando. Su futuro estaba marcado en Massachusetts y era otro.

Con desde el banco llegaron tiempos mejores. La pareja con tomó forma y en Boston volvían a sonreír. Paul Pierce ya no era un ‘novato’, era ‘The Truth’ de los Celtics, tal y como le apodó Shaquille O’Neal un 13 de marzo de 2001 tras ver como anotaba 42 puntos y pasaba por encima de los Lakers; algo que repitió en playoffs ante los 76ers y los Pistons. Era 2002 y Pierce tenía a Boston en una Final de Conferencia tras 14 largos años, pero los New Jersey Nets les apartaron del camino.

Tras el amago de gloria, el vacío. Adiós a Antoine Walker y hola a una nueva odisea en la que Pierce, pese a que los éxitos aún le eran esquivos, no se imaginaba sin luchar en verde. Su único objetivo era dar un anillo a esa franquicia en la nada más llegar preguntó: “¿El 34 está retirado?”, admitiendo no saber mucho de su historia, y en la que ahora estaba dispuesto a hacer lo que hiciese falta para que reinase el trébol.

Apareció Doc Rivers y con él los Celtics campeones. ‘Silverado Pierce’, como le llamaba Andrés Montes, seguía a lo suyo, puntos, rebotes, asistencias y un espíritu de lucha que crecía sobre el Garden con cada partido, con cada entrenamiento. Y así llegó 2007. Kevin Garnett y se unían a la causa y el fruto fue tocar el cielo. Tras 10 años dedicados a una franquicia, Pierce y los Celtics por fin eran campeones en 2008 con el ‘big three’ por bandera y derrotando al eterno rival, los Lakers.

Con el anillo ya colocado en su dedo llegaron más batallas. Otra final ante los angelinos en la que cayeron en el séptimo partido, duros enfrentamientos contra los Miami Heat de , a los que tuvo contra las cuerdas en la 2011/12 al ponerse 3-2 arriba en las Finales de la Conferencia Este; y por supuesto la sensación en cada partido de que el día que dejase los Celtics no se iría un jugador, sino una leyenda.

Una leyenda que devolvió la gloria al trébol tras 22 años siendo nombrado MVP de las Finales. Una leyenda que ha disputado 10 veces el All-Star Game de verde. Una leyenda que se sitúa por encima de en puntos anotados en la historia de los de Boston, siendo únicamente superado por .

Hoy le verán de negro y le verán haciendo lo que mejor sabe, jugar al baloncesto, pero no se confundan, hoy Paul Pierce juega en casa.


Newsletter | Canal Telegram | Apóyanos
nbamaniacs no termina aquí. Suscríbete a nuestra newsletter o síguenos en nuestro canal privado de Telegram en el que contamos cosas que ocurren entre bastidores.
  • Miguel Blanco

    Brutal el articulo.
    Enorme Pierce.

  • MrClutch

    Excelente artículo, no puedo esperar a ver el ambiente del TD Garden esta noche

  • jose

    y el dia llegó y paul marchó. gracias por todo pierce, estaba destinado a llevar la verde..
    11 puñaladas y en 10 días estaba jugando un partido nba… paul pierce

  • abouca

    Me he emocionao! Lagrimita…

  • Jordi Canyé

    Eso es un titular y lo demás son tonterías.

  • Yoymiyo

    Articulazo, titularazo, y jugadorazo.
    La historia de las puñaladas todavía hace que crezca aún más su historia.

  • Garden

    Espero que se lleve una ovacion de las que cortan el aliento.
    Los que tenemos verde en el corazon siempre amaremos a The Truth!!

  • dengo

    Gran articulo sr. Arenillas! Sigue asi!!

  • Kevin Jose Ellena

    Realmente. Un grande

  • SP33

    Qué pedazo de artículo!
    Piel de gallina con el vídeo

  • Javier

    Creo que es el tipo de jugador que todo entrenador quiere en su equipo: Un tio que sabe lo que hace, cómo hacerlo y se lo toma en serio.

  • kilinkis

    muy lindo post :)

  • pablo

    Y mientras tanto ray allen ganando anillos en miami…