Thunder y Grizzlies, o el triunfo de los pequeños mercados

Pequeños grandes mercados

Fue tan solo el pasado mes de octubre (justo antes de que empezara la temporada regular) cuando el comisionado David Stern puso sobre la mesa la posible contracción del número de franquicias NBA como futura solución a la anticipada disputa por la firma de un nuevo convenio colectivo este próximo verano.

El pánico se instaló de inmediato en algunas ciudades de la Liga con mercados (reales o potenciales) pequeños. En aquellas fechas un analista NBA que escribe para la ESPN publicó (literalmente) “Contracción es ahora una palabra escalofriante para la ciudad de Memphis”.

Tan solo nueve meses después de que la ciudad de Cleveland no fuera lo suficientemente grande como para evitar que LeBron James se llevará sus talentos a South Beach, son algunas de las franquicias con mercados pequeños detrás, las que están haciendo un ruido más considerable en estos apasionantes Playoffs. Algunos Goliats están ya de vacaciones cortesía de algunos Davids. Y por el camino, están también desmontado viejos clichés sobre lo poco que hasta ahora aportaban éstas a los ratings televisivos nacionales con, en global, lo que es ya la primera ronda de unos Playoffs NBA más seguida en televisión en Estados Unidos.

Después de romper todos los pronósticos derrotando de forma inapelable a San Antonio, los se enfrentan ahora en las semifinales de la Conferencia Oeste a Oklahoma City . Con los números en la mano, una auténtica pesadilla para las cadenas nacionales de televisión. Memphis y Oklahoma, a pesar de ser quizá dos de los equipos que un mejor y más divertido baloncesto practican, son tan solo capaces de sumar, juntas, 1,4 millones de hogares en su territorio. O lo que es lo mismo, menos de una quinta parte de los de la ciudad de New York. No en vano, según el ranking de Nielsen sobre los mercados televisivos en EEUU, Memphis y Oklahoma City son, respectivamente, las ciudades nº 45 y 48 en tal clasificación.

Los más importantes ejecutivos de las principales cadenas de TV en Norteamérica son poco amantes del riesgo, así que siempre prefieren emitir a los equipos de las ciudades más grandes. En lo que a la NBA se refiere, podemos recordar (ellos seguro que todavía lo hacen) los bajísimos ratings de audiencia de todas las Finales en las que los San Antonio estaban metidos como clarificador precedente.

La gran mayoría de los expertos en los mass media norteamericanos se congregan en NY o Los Angeles (dos ciudades que, también juntas, contienen uno de cada nueve hogares con TV del país). No es de extrañar que, de esta manera, Spike Lee no sea el único ciudadano de Manhattan que lamentara profundamente la rápida eliminación de los Knicks.

Pero hasta ahora, todo han sido sonrisas para la ESPN, TNT, ABC, MSG o para cualquiera que sea la televisión local que haya emitido partidos en directo en estos Playoffs. El pasado lunes, la Turner Network Televisión (TNT) informó que los 23 partidos de primera ronda de esta temporada han tenido una media de 4,2 millones de telespectadores, un 32% más que hace tan solo un año. Además, según el citado informe de Nielsen (http://nielsen.com/content/corporate/us/en.html), el porcentaje de hogares cuyos ingresos son superiores a 100.000$ al año también ha aumentado, lo cual se nota en el tipo de productos que contiene la mucha publicidad que hay en estas retransmisiones de los partidos de Playoffs de la NBA.

Y eso que no solo ciudades pequeñas y con (muy) poco mercado potencial como Memphis o Oklahoma City siguen adelante. La franquicia de una ciudad como New Orleans, todavía más pequeña que las dos anteriores, llevó a los actuales bicampeones y todopoderosos Lakers hasta el sexto partido, a pesar de que hace unos pocos meses la misma NBA tuvo que salvarla de la quiebra financiera.

Tal como están las cosas, cinco de las diez ciudades más importantes de Estados Unidos (Los Angeles, Chicago, Dallas, Boston y Atlanta) siguen en la lucha por el anillo. La eliminatoria Miami-Boston da para que los ejecutivos de las telecomunicaciones babeen sin freno, por ello esperan que uno u otro se encuentre con los Lakers en las Finales, pues los anuncios de, pongamos, coches de lujo, no se cobran igual que los de, pongamos, comida rápida.

Dicho esto, ver a Memphis o Oklahoma City avanzar en la post-temporada indica que los mercados pequeños pueden también competir y, lo que para las TV es más importante, que la gente los quiere también sintonizar siempre que, como sucede, sepan poner un producto atractivo encima de la pista. Por fin, el viejo proverbio americano que dice que los mercados de “segunda fila” reducen las audiencias televisivas empieza a desfallecer.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.