Barkley-vs-Ewing

Top-5 de leyendas sin anillo

Empate a dos y lo obvio resulta aquí trascendente: las series de las Finales de la NBA no han terminado todavía. Aunque cuando Miami gana un partido la eliminatoria parece sentenciada y cuando lo hace Dallas nadie se atreve a decir lo mismo, la ventaja de campo sigue siendo para los y, viendo la igualdad y dureza de todos y cada uno de los cuatro partidos disputados hasta ahora, ese puede ser un aspecto muy determinante.

Sea cual sea el desarrollo final de la serie, seguro habrá algún jugador que consiga su primer anillo como resultado. All-Stars como Shawn Marion, Peja Stojakovic, Zydrunas Ilgauskas o Juwan Howard tienen ahora y aquí su mejor oportunidad, así como futuros Hall Of Famers como Jason Kidd, o . Todos ellos con una fantástica carrera en la NBA pero… de entre todas las leyendas sin anillo, ¿qué lugar ocupan en este desagradecido ranking?

5 > LeBron James: La idea de incluir a un jugador de 26 años y que solo lleva en la Liga desde 2003 en esta lista puede hasta resultar irritante. Sobretodo hoy, justo después de su lamentable Game 4 de esta pasada madrugada, su peor actuación personal en unos Playoffs. Pero los logros de James son demasiado significantes como para ser ignorados. Promedios en su carrera que sobrepasan los 28 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias considerando que nunca se ha perdido más de siete partidos en una temporada, le conceden todo el crédito. No habla demasiado bien de sus anteriores entrenadores y dirigentes en Cleveland, pero James tan solo intenta corregir su destino en Miami.

4 > Dirk Nowitzki: El alemán jugó su primer partido en la NBA allá por el mes de enero de 1999 y, a excepción del anillo, puede decir que sus sueños más salvajes son ya una realidad. Sin demasiados precedentes (sí, un poco de Bird por aquí, McAdoo por allá y Schrempf un poco más allá), Nowitzki ha construido él solito un nuevo concepto de juego para la posición de power forward que hasta ahora nunca se había visto. A medida que pasan lo años, Dirk está redefiniendo todos sus instintos, al tiempo que aumenta su eficacia como anotador. Y aunque sus Mavs todavía tienen que ganar un anillo, su impacto sobrepasará de largo la sombra de cualquier bandera que algún día pueda llegar a colgar en el American Airlines Center.

3 > : Ewing tiene un sitio de honor en esta lista de leyendas sin anillo no tanto por su infortunio con los (y, aunque quizá lo hayáis olvidado, también con los Sonics y los Magic), sino porque los fans de la NBA tendemos a no acordarnos del impacto defensivo que causó en la Liga. Siempre favorito en Octubre, jamás fue capaz de conseguir el objetivo en Junio. Y eso que estuvo muy cerca, pero el 2 de 18 de acierto en tiros de campo de John Starks en el decisivo Game 7 de las Finales de 1994 se lo impidió. Ahí se acabó el camino de uno de los mejores pívots de la historia del baloncesto.

2 > Charles Barkley: El camino de Barkley en la NBA fue incluso más desafortunado que el de Ewing. De trágico se puede catalogar, pues tuvo mejores compañeros de equipo que el #33 de New York. La plenitud de su forma fue malgastada por unos Sixers por aquel entonces más que pobres. Y cuando llegó a sus únicas Finales, en 1993 con los , sus compañeros de vestuario estuvieron demasiado nerviosos ante aquella única y enorme oportunidad. Más tarde, en los Playoffs de 1994 y 1995 y con Michael Jordan ya jugando a baseball, su dolorida espalda no le permitió estar a la altura de las circunstancias. Finalmente, ya con los Rockets en 1997, un triple sobre la bocina de dio el pase a los a aquellas Finales. ¿Cómo puede, a pesar de todo esto, Barkley mantener una sonrisa eterna en TV?

1 > y John Stockton: Ganadores predecibles, ¿no?. Claro que sí. Auque las estadísticas digan lo contrario, Stockton y Malone siempre han sido considerados como un solo ser. Aún así, la enorme habilidad de Malone de rebotear y anotar con unos grados de eficiencia superlativos le colocan por encima de Stockton en este dudoso reinado de la mayor leyenda de la NBA sin anillo de campeón. Debemos reconocer, sin embargo, que mucho del mérito de los números de Malone viene de los espacios y las asistencias que Stockton le servía. Durante años, estos dos jugadores fueron los mejores de la NBA cada uno en su posición y, aún así, nunca consiguieron el objetivo último que todo jugador de baloncesto persigue. Es cruel el baloncesto, a veces.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.