Quizá ésta sea la mayor decepción en la carrera de James

Tras las Finales, 5 preguntas sobre Miami

La realidad es que han estado a solo dos partidos de proclamarse campeones, pero tal como han ido estas Finales, los pueden culparse a ellos mismos de haber desperdiciado tan grande oportunidad. Los Mavs han sido mejor equipo y merecidos campeones, sin duda. Pero Miami se dejó perder un partido (Game 2) que ganaba de 15 en el último periodo, y otro (Game 4) que tenían agarrado con las dos manos antes de volver a flaquear en los momentos más decisivos.

Así que no estamos ante una franquicia con mucho camino por recorrer para llegar a la cima. Los Heat están en las puertas de ella. Solo les falta aprender a cruzarlas. Aquí van cinco cuestiones que se deberían preguntar en Miami una vez terminada la temporada:

5 > ¿Qué les falta?: De las muchas que se tambalean, la pata más inestable del equipo está en la posición de point guard. Los Heat lo han probado esta temporada con , y, eventualmente, Mike Bibby, antes de volver a la opción Chalmers en el Game 6 de las Finales. A la postre, y han asumido durante muchos minutos las responsabilidades de un base, reduciendo así las opciones de hacer lo que, cada uno, mejor sabe hacer.

Gran parte de las razones por las que los Heat se han venido abajo en ataque en los momentos más calientes recaen en la evidente falta de química y cohesión en la pista. Esto puede ser remediado con la presencia de un base sólido al lado de Wade y Bron que, además de defender intensamente, permita a las dos estrellas de Miami brillar donde les corresponde. Chalmers no es que sea una mala opción, pero su irregularidad (a veces decisivo, a veces desastroso) es un factor clave que no conviene desestimar.

4 > ¿Es el entrenador adecuado?: En mi opinión, sí. No veo motivo por el que prescindir de Spoelstra simplemente por el desarrollo de las Finales en sí. Todos necesitamos una razón que explique el descalabro de los Heat, y si bien Spoelstra tiene las manos manchadas de sangre, si LeBron no hubiera desaparecido, hoy estaríamos hablando de la Champions Parade por las calles de Miami.

Spoelstra todavía es uno de los entrenadores más jóvenes de la Liga y, considerando todo lo que ha tenido que pasar durante la temporada, se puede decir que ha hecho un trabajo más que bueno. Demasiada distracción exterior, demasiado drama. Tal como todos estaremos de acuerdo en que los Mavs han ganado como un equipo, los Heat han perdido también como un equipo, de arriba abajo. La continuidad es buena y echarle toda la culpa a Spoelstra, simplemente injusto.

3 > Estructuralmente, ¿hay algo mal en la plantilla?: Por supuesto. Y no en términos de Wade y James desencajando, sino en términos de visión. Pat Riley, con todo el excelente trabajo de despachos que hizo el verano pasado consiguiendo reunir a este compendio de tres grandes jugadores, pecó de temeroso al renunciar a su plan inicial de rodear al Big Three de joven talento que creciera al lado de James, Wade y . En vez de eso, prefirió veteranos con contratos bajos. Echemos un vistazo al fondo del banquillo: , , Zydrunas Ilgauskas, , Mike Bibby o . Parece más bien la alineación de un equipo de veteranos que la de un campeón de la NBA. Y son la mitad del roster de los Heat.

Riley necesita volver al plan inicial y encontrar en el mercado a jóvenes jugadores que sepan/puedan adaptarse al sistema y mejorar los unos con los otros. Ya hay un buen elenco de bonitas piezas en la plantilla como Bosh, Wade, James, Miller, o hasta . Se requiere talento y piernas y no jugadores en la busca desesperada de la última opción en sus largas carreras para ser campeones. Además, para eso está también el Big Three, para poder aguantar al equipo mientras los nuevos se ajustan a las demandas del equipo.

2 > ¿Cuál es el plan para este verano?: Por lo pronto, despedir a todos los que terminen contrato. Decir adiós a Bibby, Ilgauskas (que se retirará, igualmente), Magloire, Howard, Dampier y hasta a Chalmers. House y James Jones, ambos con opción de renovación, es de esperar que se mantengan.

Pero entre los seis mejores jugadores de Miami hay 67M$ ya comprometidos; así que tratar de rellenar exitosamente una plantilla alrededor de ellos no va a ser tarea fácil. Sin olvidar que mucho del futuro de la plantilla de los Heat (como el del resto de franquicias) depende, en gran medida, de lo que ocurra en las negociaciones entre la NBA y los jugadores por el nuevo Convenio Colectivo. Asumiendo que todo acaba más o menos como está, un par de veteranos con contratos mínimos y algunos más jóvenes con proyección no serían mala cosa. Tampoco Miami necesita de toneladas de profundidad en el banquillo. El único punto crítico de esta situación es que los Heat necesitan un (buen) base y este tipo de jugadores no salen precisamente baratos. Pero, como hizo el año pasado, ahí está el reto para Riley de volver a ganarse el sueldo.

1 > ¿Serán los favoritos en el Este el año que viene?: Con los Bulls, absolutamente. Será de nuevo una carrera entre Chicago, Miami y Boston. Cierto es que Orlando fácilmente puede mejorar lo conseguido esta temporada, mientras Atlanta soñará con repetir lo de estos Playoffs. Hasta los Knicks pueden tratar de amenazar a los “cuatro grandes” con la primera temporada completa de Amar’e y Melo juntos.

Pero ningún equipo del Eastern tiene el talento que tienen los Heat. Hay cosas a resolver en el roster (y grandes), pero esto mismo indica la relevancia de jugadores como Wade, Bron y Bosh. Han sido capaces de ganar 58 partidos en temporada regular y después llevar a su equipo hasta las Finales, a pesar de estas grandes debilidades. Necesitan un poco más de ayuda y un poco más de estructura táctica en pista, pero no hay razón alguna por la que Miami Heat no esté el año próximo, de nuevo, luchando por el anhelado anillo.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.