Lakers 2011: Gasol, Bryant y Bynum

¿La dirección de los Lakers? Ni Kobe Bryant lo sabe

El mercado de la NBA lleva abierto una semana y desde entonces han pasado muchas cosas, pero ninguna buena para Los Angeles . Horas antes del inicio oficial de las operaciones entre equipos, se filtró que Lakers, Hornets y Rockets habían llegado a un acuerdo por el cual Chris Paul recalaba en la histórica franquicia de púrpura y oro mientras que estos se deshacían de (destino Houston) y (Nueva Orleans).

El movimiento no contentaba a todos, pero la gran mayoría de seguidores de los Lakers se mostraban confiados; uno de los mejores bases de la NBA llegaba a su equipo (Chris Paul es, tras y , el tercer jugador con mejor promedio histórico de asistencias en su carrera, 9,9 por partido) y este sólo era el primer paso pues se suponía que el siguiente añadido a la plantilla sería el considerado mejor pívot de la liga, Dwight Howard. Periodistas y aficionados comenzaban a preguntarse como serían estos nuevos Lakers con el Big Three (Bryant, Paul y Howard) más impresionante visto en los últimos años.

Pero todos los planes angelinos se fueron al traste. La NBA paralizó el fichaje de Paul y en ese momento comenzaron los problemas para los Lakers.

[ Relacionado: Comunicado de David Stern acerca de la cancelación del traspaso de Chris Paul y Pau Gasol ]

Tras conocer la fallida operación, Lamar Odom exigió ser traspasado y fue enviado a uno de los máximos rivales, Dallas Mavericks, tan solo a cambio de una ronda del Draft. Pau Gasol ha quedado tocado anímicamente al saber que la dirección de la franquicia no le considera como uno de los mejores jugadores de la competición. Dwight Howard ha sido retirado del mercado y por si fuera poco, Chris Paul ha recalado en Los Angeles Clippers y allí permanecerá, al menos, hasta 2013.

Una serie de acontecimientos que dejan a la plantilla de Lakers muy debilitada (no olvidemos que el núcleo del equipo es el mismo que lleva batallando en la élite de la NBA desde hace cuatro años) y a sus rivales reforzados.

Y comienza a impacientarse. Ante la prensa lo dejó claro: “No sé cual es la maldita dirección del equipo, siendo honesto con vosotros. No sé cuál es” (el futuro del equipo). “De verdad, no lo sé. Es parte del negocio. La directiva trató de hacer un movimiento para conseguir un jugador que liderara el equipo hasta 10 años después de retirarme, pero el resto de propietarios de la NBA no estaban de acuerdo, tan simple como eso.” Quizá cuando Bryant se mostró más dolido fue cuando le cuestionaron acerca de los comentarios de muchos aficionados, los cuales dicen que va a ser más emocionante ver a los que a los Lakers: “Estoy de acuerdo. Definitivamente yo los vería.”

Derek Fisher, el capitán, tampoco estaba muy contento: “No creo que simplemente hayamos perdido a un jugador del calibre de Lamar de forma arbitraria… Lo que se asume con este movimiento es que alguien va a venir a ocupar su lugar.” Pero de momento los únicos fichajes son gregarios, jugadores de segunda o tercera fila que no están al nivel de Odom. Mitch Kupchak ha cerrado las contrataciones de Jason Kapono, Gerald Green y Josh McRoberts, pero ninguna adquisición ha despertado entusiasmo entre sus nuevos compañeros y aficionados. “Esencialmente, estamos empezando de nuevo. Tenemos que trabajar con esa mentalidad” concluyó Fisher.

La situación de los Lakers es tan sorprendente que incluso algunos han comenzado a valorar la posibilidad de que Bryant se plantee abandonar el barco en un futuro próximo, al igual que intentó en el año 2007: “No. La única ocasión en la que realmente estaba decepcionado fue cuando me di cuenta que el equipo sólo estaba recortando costes, teniéndome a mi en pista anotando 40 puntos por noche, generando beneficios y sin pagar a nadie. No creo que ese sea el caso ahora. Han tratado de hacer fichajes. Han tratado de conseguir a Chris Paul. Y se está hablando de traer a Dwight Howard. Simplemente me quitaré de su camino y les dejaré que hagan su trabajo.”

¿Pero hasta cuándo mantendrá Bryant el respeto ante un trabajo que no se está realizando o que en el mejor de los casos se está realizando mal? Siendo los Lakers una franquicia histórica y con peso específico en la NBA, ¿no deberían haberse asegurado conseguir a Chris Paul antes de poner patas arriba el equipo a cambio de nada? El tempo y poder de persuasión no se han manejado bien esta vez en los despachos de El Segundo.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.