Los Angeles Lakers están acostumbrados a sufrir

Nada nuevo, los Lakers son vulnerables

Primero perdían 0-1 y luego iban empatados a dos. Los están ahora 3-2 arriba antes de poder decidir la serie en el Game 6 de esta próxima madrugada en New Orleans y, aún así, todos los medios y algunos seguidores siguen en estado de shock. Y quizá no deberían estarlo tanto.

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Yo el primero. Cuando llegó el momento de las predicciones para estos Playoffs, uno creyó que los Lakers barrerían a los (oops!) en lo que era el primer cruce de caminos destino al tercer anillo consecutivo (todavía posible, por supuesto). Ganar dos anillos en dos años y tener el juego interior más poderoso de la Liga puede hacer creer la falsa impresión de que los Lakers son invulnerables, siempre capaces de anotar las canastas decisivas cuando eso sea requerido.

Pero quien haya prestado atención a las últimas tres post-temporadas de Los Angeles, sabrá que los Lakers son muy, muy vulnerables. Este grupo de jugadores nunca tuvo unos Playoffs en lo que fueran completamente dominantes, algo que, por cierto, sí fueron (al menos una vez) los equipos con los que logró sus anteriores tres 3-Peats.

Estos Lakers perdieron 14 partidos en total en las dos últimas post-temporadas. Catorce. Que son ya más que las que cualquiera de las plantillas 3-Peaters que entrenó Jackson acumulara, en total, en las tres temporadas juntas que acabaron con anillo. Esta comparación no es del todo justa pues no fue hasta la temporada 2002-03 que se instauró la serie de siete partidos también en primera ronda (antes, era de cinco). Desde esa temporada 2002-03, cabe decir, solo los de la 2006-07 han ganado el título perdiendo menos de siete encuentros en los Playoffs. Los Angeles perdió siete encuentros en cada una de las dos últimas post-temporadas, registro que todo parece indicar que se verá superado de llegar los de Phil Jackson de nuevo a la Finales.

Y no es solo que no hayan sido invulnerables. De hecho, han estado a veces demasiado cerca de la eliminación esta dos últimas temporadas. Houston les hizo llegar a los siete partidos en las semifinales de conferencia hace ahora dos años. Y ese mismo año, los Nuggets estuvieron a dos decisivos robos de de forzar el séptimo una ronda después. Y bien recordamos todos el palmeo milagroso de en Oklahoma que evitó forzar el séptimo encuentro en la primera ronda de los pasados Playoffs, o lo que costó no llegar al último partido también ante Phoenix en las pasadas finales de conferencia. Con todo ese compendio de recuerdos, lógicamente, el mito de la invencibilidad crece.

Pero el margen de error para los Lakers es cada vez más pequeño, pues sigue diezmado por molestias/lesiones varias, Pau Gasol está ya en la treintena y reboteando menos que nunca, la defensa en general y el rebote defensivo en particular se están desplomando… y así podríamos seguir un buen rato. Los fans de los Lakers deberían estar molestos de saber que, en los cuatro primeros partidos de la serie, los Hornets anotaron más puntos por posesión que los que anotaron en temporada regular, cuando, además, todos sabemos que las medias de efectividad anotadora suelen descender en las primeras rondas de los Playoffs.

Con todo dicho, los Lakers son mejores que New Orleans, no hay duda. Y con o sin el Kobe Bryant (modo 1997) que vimos en el quinto partido, probablemente superen la eliminatoria. Y todavía pienso que si todos están sanos y algunos de ellos al 100%, estamos hablando del mejor equipo de la NBA y, por tanto, del posible ganador del Larry O’Brien Trophy allá por mediados de junio.

La pregunta es si el pasado nos da indicadores necesarios para catalogar o no de precipitación la frase con la que acaba el anterior parágrafo. A menudo, somos demasiado lentos en darnos cuenta cuando un equipo ganador está ya de capa caída o, al revés, cuando un conjunto joven está dando ya pasos de grandeza. Los paradigmas de estas dos definiciones de equipos pueden fácilmente encontrarse en las próximas finales de la Conferencia Oeste. Pero en lo que se refiere a los Lakers, deberán trabajar muy duro para poder llegar a ellas.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.