negociaciones lockout NBA Derek Fisher

Otra reunión crucial

La NBA y el sindicato de jugadores volvieron a reunirse ayer para tratar de acabar con el que tiene la liga paralizada. Este ha sido el segundo encuentro de esta semana y el martes de la semana que viene será el próximo, pero con más miembros involucrados. Entonces se podrá saber si hay progresos para llegar a un acuerdo.

En un principio, la intención era que fueran pocos miembros los que se reunieran, pero tanto el comisionado , como el presidente de la unión y jugador de Los Ángeles , , han considerado que deben asistir más personas implicadas en próximas reuniones.

Fisher defendió esta medida: “Antes de seguir es necesario que haya el mayor número posible de jugadores en las negociaciones, para que conozcan de primera mano los posibles avances, ya que al final serán ellos los que decidan su aprobación”. Stern se mostró algo menos convencido de la ampliación del número de personas en las reuniones: “No sé si es positivo o negativo, lo que sí considero es que ha llegado el momento de que las personas que estén en la sala de reuniones por ambas partes sean conscientes sobre si puede haber un acuerdo o no hay posibilidad de lograrlo”.

Cada una de las partes se reunirán por su lado el jueves de la semana que viene, tras la reunión del martes -y seguramente algún día más- en la que volverán a verse las caras en Nueva York. Los propietarios se reunirán en Dallas y los jugadores en Las Vegas. Ambos tratarán de aclarar las ideas, para estar preparados para las reuniones que decidirán el futuro de la NBA.

Los detalles de estas últimas reuniones no ha sido publicados, aunque la ampliación a más fechas para reunirse se interpreta como algo positivo, tras haber estado más de dos meses sin contactos oficiales. La semana que viene se tratará de definir en qué punto está el conflicto y lo que sí se sabe son algunas de las peticiones concretas de los propietarios a los jugadores. Éstos han solicitado una reducción del 8% en los salarios anuales, un tope salarial inflexible, una reducción de la duración de los contratos y menos años garantizados. De momento, el sindicato no está por la labor de aceptar estas medidas.

Por tanto, parece que al menos las cartas están sobre la mesa. Ambas partes saben lo que quieren y lo que no, pero están dispuestos a esforzarse, reuniéndose y negociando. Ahora solo falta que lleguen a un acuerdo. La semana que viene estaremos muy cerca de saber la solución definitiva.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.