Andre Miller no quiere volver a los Denver Nuggets

El idilio entre y los Denver parece que ha llegado a su fin. Una fuente cercana a la franquicia de Colorado ha admitido que el veterano jugador no quiere volver a la disciplina de .

“El ambiente es decepcionante”, admitió la fuente a Yahoo! Sports. “Es una relación rota. No hay reconciliación posible. Está esperando en su casa con la maleta preparada. No quiere volver a Denver bajo ninguna circunstancia”, destacó.

Lo cierto es que el jugador ha mantenido la calma pese a estar apartado de la plantilla, se ha ejercitado por su cuenta y ha presentado una buena voluntad mientras la dirección deportiva le busca acomodo en otra franquicia.

“Andre no ha hablado sobre la situación. Está tranquilo y está actuando de buena voluntad”, explicó.

Miller ha estado trabajando al margen de la plantilla. El base ha estado realizando sesiones privadas lejos de los horarios de sus compañeros, sobre todo por la noche, para no coincidir con Shaw y su equipo técnico.

Esta temporada ha disputado un total de 30 partidos con un promedio de 5,9 puntos, 3,3 asistencias y 2,4 rebotes en 19 minutos de juego.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
  • The Glove

    Puede que seas veterano y eso,pero antes tienes que ser Profesional..

    • TWOLF

      Miller es un profesional como la copa de un pino, no por nada se le conoce como Iron Man. Algo gordo ha tenido que tener con Shaw, y entiendo que a sus años ya no tiene ganas de andar con tonterías, si no le quieren puerta.

      • al68

        Entonces los jugadores que se lesionan son malos profesionales? Es un pésimo profesional y lo lleva demostrando desde la pasada temporada. El problema es que los nuggets no tenían que haber cedido y tenían que haberle sancionado y por cada partido que no quiera jugar se le quita el sueldo.

  • Hiroki

    No es por ser vengativo, pero el sentimiento es retroactivo, él no quiere volver y algunos aficionados no queremos que venga. Para mí estaba siendo una lacra bastante grande, jugaba poco pero resultaba un handicap.