Andrew Bynum ya no es intocable en los Lakers

El fracaso de los Lakers de la pasada temporada puede provocar secuelas. Más allá del esperado cambio de entrenador, el nuevo proyecto dirigido por Mike Brown mira al mercado con más ambición que nunca desde la llegada de Pau Gasol a la franquicia californiana. Con Dwight Howard como fichaje más deseado, el primer gran nombre que podría salir de Los Angeles no es otro que Andrew Bynum.

Su talento está fuera de dudas, y más en una liga a la que no le sobran los pívots puros dominadores. Pero su extenso historial de lesiones pese a sus 24 años, y una actitud que le ha jugado malas pasadas como en la pasada serie de Playoffs contra Dallas (su agresión a J.J. Barea le tendrá sancionado durante los cinco primeros partidos de temporada) juegan en su contra.

Según CBS Sports, Bynum ya no es intransferible como en temporadas anteriores. Jim Buss, hijo del propietario Jerry Buss y “hombre fuerte” de la franquicia angelina, ha autorizado el traspaso del pívot siempre que llegue “la oferta adecuada” por él.

Esta “oferta” no es otra que . La posibilidad del aterrizaje de un pívot dominante en Los Angeles desde Orlando, 15 años después de que Shaquille O’Neal tomara el mismo camino, cobra cada vez más fuerza. CBS Sports especula con la posibilidad de que los Bucks ejerzan de “facilitador” para la llegada de “Superman” al Staples Center. Los acogerían a Bynum, y enviarían a Andrew Bogut a Orlando para cubrir la marcha de Dwight Howard.

Si bien los Clippers (con espacio salarial suficiente para acoger un contrato de estrella y Eric Gordon como moneda de cambio más apetecible) y los Nets también están en la lucha por Howard, los juegan con el factor de equipo ganador como gran baza… y con Bynum como catalizador de un traspaso que revolucionaría la NBA (una vez más).


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.