¿Qué está haciendo Puma en el baloncesto?

Lo nunca visto en la industria de las marcas deportivas. A lo grande es la entrada de en el baloncesto, sin medias tintas. La firma alemana viene planeando desde hace tiempo su regreso al deporte de la canasta y en los últimos días ha hecho públicos sus planes mediante una serie de agresivos movimientos que han dejado descolocados a muchos.

A pesar de que el baloncesto está en uno de sus puntos más bajos en cuanto a ventas e influencia en numerosos mercados, el director mundial de marketing de Puma, Adam Petrick, ha asegurado a ESPN que este circunstancia es algo que querían aprovechar. “Llevábamos tiempo tratando de ver cómo y cuándo entrar al mercado y al estar ahora el baloncesto más bajo lo hemos visto como una oportunidad”, explicó.

Petrick también reconoce que esta incursión en el baloncesto, deporte que en Estados Unidos no sufre tal caída de ventas como sí está ocurriendo en otros países, es con la intención de potenciar a Puma en el país norteamericano tras no lograr influencia con Usain Bolt o acuerdos puntuales en el fútbol americano. “El baloncesto es perfecto por lo que ofrece en cuanto a cultura, música, estilo, juegos y Twitter”, comentó el directivo.

Los embajadores

Para poder hacerse hueco en el panorama baloncestístico Puma ha optado por cerrar acuerdos con diversos personajes relacionados con este deporte. El primero fue con Clyde Frazier, el mítico ex jugador que usó Puma en su carrera —firmó su primer acuerdo con los alemanes en 1973— y que ahora ha rubricado un contrato vitalicio con la marca germana. De hecho Clyde será parte del nombre que lleve la primera zapatilla de baloncesto de Puma del Siglo XXI, la Clyde Court.

¿Siguiente paso? Un hombre con gran poder de influencia en la industria musical y conocido por todos, Jay-Z. El cantante, diseñador y empresario será el director creativo de Puma Baloncesto —inicialmente se dijo que sería presidente— y proporcionará a Puma, además de su punto de vista y consejo, influencia con su presencia en pabellones NBA y redes sociales.

El último pilar, por el momento, consistía en asegurarse que haya jugadores que usen las zapatillas en la NBA. Como no podía ser de otra forma, al entrar a un nuevo mercado lo han hecho con nuevos jugadores. Por ahora Puma ha firmado acuerdos con cuatro novatos y un veterano para que sean ellos los primeros que calcen sus zapatillas en la temporada 2018-19.

, , y Zhaire Smith son los rookies que usarán Puma el próximo curso y todos ellos están incluidos en las previsiones para resultar elegidos entre los 14 primeros en el Draft 2018 que se celebrará esta próxima noche en Brooklyn.

Bagley ha firmado el mayor contrato de patrocinio deportivo por un novato desde Kevin Durant en 2007. El ex de Duke percibirá 60 millones de dólares en los próximos siete años gracias al acuerdo con Puma. Del fichaje de Ayton no se conocen tantos detalles, pero llama la atención que una marca haya apostado tan fuerte por un hombre alto, jugadores que no suelen tener tanto tirón comercial entre el público en comparación con bases, escoltas o aleros.

Además de los novatos también hay espacio para un veterano de la Liga como Rudy Gay, quien cambia Nike por Puma, y Skylar Diggins-Smith, jugadora de la WNBA tres veces All-Star.

La zapatilla

Será la Clyde Court el modelo con el que Puma apueste en este comienzo de su aventura en el baloncesto. La zapatilla fue desvelada este miércoles en un evento en New York al que asistieron Ayton, Bagley III y Porter Jr.

Se espera que la Clyde Court llegue al mercado el próximo 1 de octubre y lo haga con un precio de venta al público en Estados Unidos de 120 dólares. A lo largo de la campaña 2018-19 se comercializarán entre tres y seis versiones diferentes de un modelo “hecho para la calle y construido para la pista” según ejecutivos de Puma.

Habrá que ver en las próximas temporadas como reacciona el público a este movimiento de Puma y si la entrada de un nuevo actor en el mercado del baloncesto tiene influencia en las otras marcas que dominan el panorama. Nike y Jordan controlan la mayor parte de las ventas de baloncesto y calzan con modelos exclusivos a jugadores como LeBron James, Kevin Durant, Kyrie Irving, Russell Westbrook, Paul George y en el futuro a Giannis Antetokounmpo; Under Armour sigue apostando todo a Stephen Curry; y Adidas, tras perder el contrato de uniformes con la NBA, tiene a sus principales valedores en James Harden, Damian Lillard, Kristaps Porzingis, Andrew Wiggins y Derrick Rose además de haber conseguido a Trae Young, otro novato de la camada 2018.