Adiós LeBron: convocadas oposiciones a nuevo campeón en el Este


En los últimos ocho años (cuatro Cleveland y otro tanto Miami), el equipo en el que militó LeBron James alcanzó las Finales de la NBA por el lado Atlántico. La tiranía llegó a tal punto que resultó indiferente si el equipo del ’23’ era el mejor durante la temporada regular o no. De hecho, solo en dos ocasiones (2016 con Cavs y 2013 con Miami) James terminó en lo más alto del Este a mediados de abril; en cualquiera de los casos, todos los años cualquier equipo de su conferencia hincaba la rodilla ante el jugador de Akron y sus fuerzas.

Con su marcha a Los Angeles Lakers se convocan oposiciones para designar nuevo favorito a dominar la marca. Del “quién puede parar a LeBron” de siempre se evoluciona al “qué habrá después de él”. Analizamos a continuación las posibilidades resultantes en la Conferencia Este tras la marcha del recién auto nombrado director del colegio ‘I Promise School’.

Y no es que tras el adiós del ’23’ se haya declarado una revolución, la realidad es que los tres mejores equipos del pasado curso parecen los más preparados para hacerse con su herencia: Boston Celtics (55 victorias en la pasada temporada regular), Philadelphia 76ers (52) y Toronto Raptors (59).

Boston, favorito

No sin interrogantes en cada caso. El orgullo verde tendrá que acotar la vuelta de Gordon Hayward y encontrar un antídoto a las frecuentes lesiones, recordemos que en los pasados playoffs también Kyrie Irving se perdió las citas importantes —aun así estuvieron a un partido de las Finales—. Qué duda cabe que los orgullosos verdes son el conjunto más completo, favorito, del lado Atlántico. Al trébol de estrellas (Irving, Hayward y Al Horford) se solapan jóvenes sobrios en papeles protagonistas como Jayson Tatum, Jaylen Brown, Terry Rozier o Marcus Smart. Si siempre han competido, este año puede llegar su clímax.

Uno de sus grandes avales, la progresiva fiabilidad detrás que llegó con Brad Stevens: el pasado curso fueron líderes en rating defensivo (101,5 puntos).

Cuidado también al caso Kyrie Irving, agente libre en 2019 y quien no tiene asegurada la continuidad a partir del verano que viene. El base nunca dio pie a dudar de su profesionalismo y de hecho está abierto a continuar pero su entrante agencia libre puede ser una distracción. Como mínimo, será agente libre dentro de un año.

Philadelphia, techo por conocer

Sigamos. Philadelphia, por su parte, defiende el tercer mejor lugar de la conferencia y solo puede ir para arriba. “El año pasado ganamos 52 partidos, éste será mucho mejor con Wilson Chandler. Espero que Markelle Fultz vuelva a ser él mismo este año”, comentaba hace pocos días Joel Embiid. Hay quien ha comentado recientemente, de hecho, que si Fultz está a buen nivel podría ser hasta All-Star esta misma campaña. Hipérboles aparte con el joven número 1 del Draft 2017, los 76ers son mejores que el pasado curso y lo más importante, más leídos sin que ninguna de sus estrellas llegue a 25 años. La semifinal de conferencia en 2018 fue aperitivo de lo que vendrá en el futuro. Han ganado rodaje, experiencia y kilómetros de importancia. Cada nuevo curso ha de llegar su techo.

Por cierto, en defensive rating Philadelphia se aplicó sobremanera hasta el tercer mejor registro el pasado curso. Ésa es la estela para hacerlo mejor en el nuevo curso.

Toronto, mejor con Kawhi

Y también hay que contar a Toronto, que se debate entre incógnitas después del traspaso más arriesgado de su historia. Dejar ir a un DeMar DeRozan con tres años más redactados por un Kawhi Leonard que podría ser libre en 2019… Temerario, sin duda, pero levantará unos mejores Raptors si al alero de palmas interminables no se le pelan los circuitos. En líneas generales, un Kawhi centrado situaría a Toronto en posición de pelear por las finales del Este como mínimo.

No hay que vender humo o querer ser demasiado osado para apostar por las sorpresas; lo lógico es que estos tres equipos se llenen la panza en el Este. Pero también hay otros, teóricamente por debajo, con producto renovado para seguir progresando. Si no estuvieran listos para el asalto final, están en el paso intermedio.

Aspirantes

Es el caso de Indiana Pacers, que  ha mantenido todo su bloque y añadido un decodificador renacido como Tyreke Evans, son un equipo más preparado. Doug McDermott y Kyle O’Quinn también aportarán opciones desde el banquillo. Son un grupo joven, con un proyecto prometedor y no pelearán por el primer lugar del Este pero sí seguirán ganando kilómetros para hacerlo dentro de poco. Mimbres muy bien implementados en los Pacers.

Milwauke también aparece como una alternativa a pelear con los tres grandes. Su gran estrella, Antetokounmpo, todavía tiene 23 años y el cielo como equipo todavía está por llegar. El Giannis-sistema no es suficiente para reinar todavía aunque el equipo tiene gregarios de lujo (Eric Bledsoe, Malcolm Brogdon o Brook Lopez) y pizarra actualizada con Mike Budenholzer. Cuidado con los Bucks si viajan hasta un acople táctico rápido con su nuevo técnico.

Qué esperar de Washington Wizards y sus adormilados últimos finales de curso. Cada año son investidos para escalar hasta lo alto del Este pero siempre terminan procrastinando. A lo que había ya el pasado curso, se añaden el nómada Dwight Howard (tres equipos en últimos tres años), Austin Rivers y Jeff Green. Mejores fuerzas que nunca y, bien conocidos sus vaivenes, podrían dar la sorpresa o volver a estar en torno al octavo lugar. Ni ellos saben dónde pelearán.

Detroit Pistons es otro equipo llamado a mejorar sus métricas. Con la llegada de Dwane Casey al banquillo y el indulto de la lesiones, en Michigan hay género para pelear y llegar más alto que el curso pasado. Caso similar al de Milwaukee: tienen mejor timonel y pueden pelear alto.

Cleveland resiste

Y en un peldaño inferior situaríamos a Miami Heat, Charlotte Hornets o Cleveland Cavaliers: seguirán en rango de playoffs pero no les da para muchísimo más.

La Conferencia Este recompone sus tripas ante la abdicación del gran tirano. La pérdida de nivel general sin LeBron es innegable pero también lo es que más equipos que nunca podrían llegar a las Finales. Boston Celtics parte desde la pole para reclamar la corona pero la incógnita de la ecuación es si iniciarán una era ganadora por el encima del resto o habrá guerra civil por el poder durante años.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.