Agencia libre: lo que queda en el mercado

Tras casi tres semanas de agencia libre y firmados algunos de los contratos más elevados de la historia de la NBA, muchos equipos intentan rebañar de las sobras del mercado para completar su plantilla. Si bien LeBron James sigue técnicamente sin contrato, nadie tiene duda alguna (empezando por el propio jugador) de que su futuro seguirá en Cleveland. Con el MVP de las Finales fuera de alcance, estos son los jugadores por posición más atractivos que quedan todavía a disposición de las franquicias.

Bases

  1. : Dos veces campeón NBA como parte de la rotación de Miami en sus dos primeras temporadas como profesional, la carrera de Norris Cole no ha acabado de explotar desde entonces. Aún así, hoy por hoy quedan pocas opciones más fiables y aún con potencial de mejora para ser al menos el segundo base de un equipo. Su irregular en el tiro es preocupante y su última campaña en New Orleans fue menos que brillante, pero su actividad en la cancha y su experiencia pese a sus 27 años le convierten en el mejor director de juego aún en el mercado.
  2. : Si el ex-base de Nuggets, Rockets y Pacers hubiera sido agente libre hace dos temporadas, hubiera sido uno de los más cotizados de la NBA. A 0,4 asistencias de promediar un doble-doble con Denver, su rapidez en la cancha y su capacidad para desmontar defensas entrando a canasta le convertían en un base cercano a la élite. Varios arrestos por conducir ebrio y un doloroso bajón de rendimiento rompieron el hechizo. Aun así, a sus 28 años todavía queda margen de esperanza para Ty Lawson.
  3. : Con solo 23 años y tras una irregular pero en ocasiones prometedora campaña en Brooklyn, Shane Larkin salió al mercado con ambición de encontrar su estabilidad en la NBA después de jugar en tres equipos diferentes en sus tres años en la NBA. Ya sin plaza para regresar a los Nets, el joven base parece una apuesta de bajo riesgo virtualmente para cualquier franquicia con paciencia para dejarle crecer.

Escoltas

  1. : Titular en el último campeón NBA y con sus peculiaridades fuera de la cancha aparentemente bajo control, J.R. Smith es posiblemente el agente libres más ilusionante que queda en el mercado. El díscolo escolta encajó bien en un equipo de élite siendo un jugador secundario (y, por tanto, menos vigilado) del ataque de los Cavs. Su aparente falta de entendimiento para renovar en Cleveland le convierten en un fascinante riesgo para cualquier otra franquicia con espacio salarial.
  2. : Su crecimiento en defensa al final de la última temporada mostraron una multidimensionalidad en el juego de Dion Waiters no visto hasta entonces. Pero, pese a esta nueva faceta, Dion Waiters no ha encontrado una oferta atractiva. Con los Thunder habiendo completado su puesto con las llegadas de Victor Oladipo y Álex Abrines, las opciones de Waiters de conseguir sacar tajada del aumento del tope salarial pasarán necesariamente por ir a un equipo alejado de las aspiraciones que tuvo en Oklahoma City.
  3. : Su breve paso por Memphis mostraron destellos del jugador pegajoso y efectivo que fue durante varios años en Indiana. Sus decepcionantes etapas en Hornets y Clippers y su complicada personalidad, pero, aún generan dudas alrededor de la NBA. La posibilidad de firmar un contrato a corto plazo en un equipo que le garantice minutos de cara a revitalizar su carrera parece hoy por hoy la mejor opción para Lance Stephenson.

Aleros

  1. Ser agente libre restringido en un equipo que ha invertido casi $145 millones en otros dos jugadores en su misma posición (Evan Turner y Allen Crabbe) está siendo un serio problema para Maurice Harkless. El alero sigue intentando negociar un buen acuerdo con los Blazers, pero rentabilizar su buen final de temporada es todavía un dolor de cabeza para el jugador de origen puertorriqueño. Acogerse a la oferta cualificada de Portland y quedarse un año más para salir al mercado sin restricciones en 2017 parece cada día más probable.
  2. Los agentes libres no restringidos que quedan en la posición de alero se dividen en dos grupos: veteranos alejados de sus mejores años pero aún válidos como mentores en el vestuario (como Tayshaun Prince, Caron Butler o James Jones) o jóvenes aún sin explotar. Como opción experta, la capacidad defensiva que Prince aún conserva de sus años dorados y un tiro desde media distancia aceptable le convierten en lo más atractivo que queda.
  3. : Como aleros aún por llegar a los 30 años, es difícil encontrar nada ilusionante, con jugadores con Chase Budinger o P.J. Hairston en el mercado tras demostrar bastante poco en las últimas temporadas. Por buscar una apuesta con una cierta dosis de intriga, recordar al maravilloso Cleanthony Early de su etapa en Wichita State, olvidando lo visto y vivido como profesional en New York, puede servir para verle completando alguna plantilla.

Ala-pívots

  1. Donatas Motiejunas: Las dudas sobre su estado físico y su condición de agente libre restringido han generado dudas razonables con Donatas Motiejunas, pero a los 25 años sigue siendo claramente un jugador de nivel NBA. Pese a no haber podido desarrollar un tiro exterior fiable, el jugador lituano de 25 años se convirtió en una alternativa eficaz en la pintura tanto en ataque como en defensa en los Rockets antes de que su espalda disminuyera su producción.
  2. : Pese a haber sido campeón en 2015 con Golden State, su declive ha sido doloroso durante las últimas temporadas, de forma especial a nivel defensivo. Eso sí, David Lee sigue siendo un veterano apreciado en el vestuario y su producción ofensiva vista en su final de temporada en Dallas le deberían mantener como un jugador todavía útil desde el banquillo. Difícil encontrar un mejor refuerzo hoy por hoy en su posición por el mínimo salarial.
  3. : La habilidad de Josh Smith para autodestruir su hasta entonces prometedora carrera ha sido espectacular. Su frustrado intento de convertirse en un triplista se ha estrellado ya en demasiados proyectos durante los últimos años. Para mantener la esperanza, aun habiendo perdido parte de su explosividad, Smith puede ser todavía un magnífico especialista defensivo, siempre y cuando decida limitar su producción ofensiva dentro del arco.

Pívots

  1. Amar’e Stoudemire: Claros protagonistas de la agencia libre en los primeros días de mercado, los pívots de calidad consiguieron lucrativos contratos bien pronto. Lo que queda tras la primera oleada de fichajes no es precisamente ilusionante. Amar’e Stoudemire está a años luz del nivel All-Star que alcanzó hace no tantas temporadas, pero aún es un interior valorado para minutos limitados. Incluso en su versión decadente puede ser un jugador más efectivo que algunos pívots que pasarán el próximo año de $10 millones anuales de contrato.
  2. : Agente libre restringido, Tyler Zeller quedó sepultado en la rotación de los Celtics la pasada temporada. Que Boston mantenga su oferta cualificada no parece más que un cierto seguro ante la ausencia de un tercer pívot y las permanentes dudas sobre el físico de Kelly Olynyk. A sus 26 años, Zeller es un jugador aún joven y efectivo en ataque, pero su fragilidad defensiva y su escasa capacidad reboteadora no invitan a gastar más de la cuenta por hacerse con sus servicios.
  3. : Otro jugador aún con futuro, pero con demasiadas oportunidades desperdiciadas. La temporada de Kevin Seraphin en New York fue decepcionante, quedándose en demasiadas ocasiones limitado a jugar los minutos basura de uno de los peores equipos del Este. El jugador francés puede verse seducido a regresar a Europa, pero es difícil dejar escapar a un pívot con la condición atlética de Seraphin con 26 años, aunque sea en un rol secundario.

EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Durant, impresionado con las capacidades de Ingram

Los amistosos de EE.UU. se verán por Facebook

Siguiente