Alisado de arrugas sin precedentes en los Warriors

Eliminación de arrugas de alto standing la que los Golden State han llevado a cabo desde la conclusión de la pasada temporada. No solo han abandonado el equipo muchos de los jugadores más rodados (Kevin Durant, 31, Andre Iguodala, 35, DeMarcus Cousins, 29, Shaun Livingston, 33, Andrew Bogut, 34, o Jonas Jerebko, 31), sino que para reemplazarles el equipo de la Bahía trasladó el puesto de reclutamiento casi a la salida de una zona juvenil de marcha.

Los nuevos integrantes de la plantilla californiana —siete en total— destacan, sobre todo, por su juventud y la mayoría por su escasez de kilómetros y medallas en batalla. Son D’Angelo Russell (23), Willie Cauley-Stein (25), Glen Robinson III (25), Alec Burks (28) y los novatos Jordan Poole (19), Eric Paschall (22) y Alen Smailagic (18), que tratarán de hacerse hueco en el training camp.

Baste mencionar que el equipo de la Bahía no recopilaba hasta tres debutantes en su plantilla desde la temporada 2013-14, antes de la llegada de Steve Kerr al banquillo.

O sea, que los Warriors mantienen el Big Three de las grandes ocasiones, exceptuando a Durant, más la bendita incógnita de D’Angelo Russell, y después cuentan un carrusel de adquisiciones y continuidades que apenas conquistan los 24-25 años. El cambio y la pérdida de experiencia son mayúsculos.

“Veníamos de tener una de las plantillas más veteranas de la liga y ahora tenemos una de las más jóvenes”, podía compartir el asistente de general manager, Kirk Lacob en ESPN. “De repente miras a Steph (31) y es el jugador más mayor de nuestro equipo. Klay y Draymond (29) son los siguientes más veteranos. Creo que Alfonzo McKinnie (26) puede ser el cuarto jugador que tenemos por edad. Y solo tiene un par de años de experiencia en la NBA”, añadía Lacob.

No es baladí lo que cuenta el ‘familiarísimo’ asistente directivo; los Golden State Warriors han precipitado su media de edad en plantilla por una diferencia crucial, definitiva.

En pasadas temporadas

La media de edad del conjunto 2019-20 es de 24,7 años, teniendo a como jugador con mayor kilometraje en las piernas a sus 31. Pues bien, ese baremo es muy inferior a los 28,9 de la pasada temporada, cuando había seis jugadores por encima de los 30 años (ahora solo uno) y tres por encima de los 33 (Iguodala, Livingston y Bogut).

El éxito de los Warriors en estos años pasados se fundamentó en una generación irrepetible, en experiencia y en la adición posterior de Kevin Durant; y ahora han perdido dos de esas tres facultades.

Curso 2017-18 y 2016-17

En la temporada anterior, 2017-18, la del último título, las cosas también fueron bien diferentes. El promedio de edad en plantilla fue de 28,1, también con seis integrantes habiendo abrazado los 30 y tres más a punto de ello con 29. Después, en el curso 2016-17, más de lo mismo: la media de edad del equipo quedó situada en 26,87 años.

Vamos, que los Warriors han hecho un viaje a la cirugía estética a base de bien desde el pasado mes de junio: tienen la plantilla menos experimentada desde el nacimiento de los Splash Brothers.

“Tuve una conversación con Draymond sobre esto después de la temporada. Él dijo ‘yo no sería el que soy hoy en día si hubiera venido a los Warriors hace tres años’. Decía ‘cuando llegué aquí, éramos un equipo completamente diferente. A mí me dieron una oportunidad y fallé mucho. Lo hice fatal en mi primer año. Mi segundo fue más correcto. Y en mi tercero cogí mi oportunidad. Eso es difícil para los chicos jóvenes a los que no se les ha podido dar esa oportunidad; tenemos muchos chicos que han estado tiempo aquí y se han quedado en roles concretos. No ha habido oportunidad para que crezcan”, decía Kirk Lacob, sobre su conversación con Draymond Green.

Oportunidad a nuevos talentos

Ciertamente, esos jóvenes de los que hablaba la argamasa de Golden State están llamados a dar un paso adelante esta temporada; el propio McKinnie, Russell, Cauley-Stein, Kevon Looney (23), Glen Robinson III o incluso Jacob Evans (22), que en su temporada pasada como novato solo pudo disputar 30 encuentros y 18 minutos en playoffs.

Todos intentarán ser los candidatos que los Warriors buscan como nuevos miembros de la actualizada dinastía, que ya no tiene pinta de continuar como tal, dicho sea de paso. “El año pasado, no hubiéramos puesto a un jugador en un nuevo rol para él, como a Jacob Evans. Puede que se convierta en un buen point guard, puede que no, pero tendrá la oportunidad de intentar crecer, cosa que antes era más difícil”, continuaba Lacob, abriendo la puerta para que alguno de los jóvenes de la plantilla decida tirarla abajo.

Veremos el ejercicio que viene el Golden State más terrenal del último lustro, con Stephen, Draymond y seguramente Russell (si no hay traspaso) como líderes de una camada casi recién alumbrada en los primeros meses. La vuelta de está prevista para enero-febrero y será a partir de entonces cuando el conjunto de Steve Kerr pueda chequear dónde está su calibre real, hasta dónde puede llegar con tanto cambio. Por el momento, ya no son tiranos de una conferencia y de toda la liga. Hasta tienen equipos por encima (Clippers, ¿Rockets, Lakers?) en cuanto a favoritismo de cara al título.

Pero es que antes de aparecer en ninguna quiniela, tendrán mucho que ajustar en todo lo que no son sus primeras espadas. Las arrugas en la NBA, no lo olvidemos, pueden ganar títulos, y no sería extraño que los Warriors se movieran de aquí al inicio de liga para sumar un poco más de experiencia.

(Fotografía de portada: Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Andre Drummond, otro del Team USA que no estará en el Mundial

Patrick Patterson deja OKC con la intención de firmar con Clippers

Siguiente