Bravo por los Phoenix Suns


El primer partido oficial del equipo dejó unas sensaciones inmejorables y el indicio de que el verano podría haber ido mejor de lo que parecía

A ver si va a resultar que uno de los equipos que mejor se ha reforzado este pasado verano fueron los Phoenix Suns. Solo les hemos visto un partido y es inútil desenterrar conclusiones a estas alturas, pero por la tímida muestra que tuvimos anoche ante Sacramento, el aprobado que hay que dar a la gerencia de los Suns (CC al general manager James Jones) podría ser alto. Muy alto.

Para empezar, consiguieron exactamente lo que les faltaba para encajar el puzzle y ponerse a jugar en condiciones, con todas las demarcaciones bien pobladas. Llegó Ricky Rubio (16-17 millones al año), un base que pudiera encontrar todos los puntos escondidos en la rotación de Phoenix. Porque haberlos, haylos. A centenares.

“No sabes cuándo va a llegar el pase, así que tienes que seguir moviéndote”, resumía, al final de la victoria ante los Kings, DeAndre Ayton sobre su nuevo compañero y MVP del Mundial. Estaba encantado con el nuevo director, que era justo lo que les hacía falta, un point guard que atemperara el anárquico talento del pasado curso.

No solo al número 1 del Draft 2018 le brillan los ojos con Ricky, todo el mundo en Arizona parece haber adelantado el día de Reyes. “Él hace lo que un buen base tiene que hacer en ataque y es lo que hemos visto esta noche”, decía su entrenador, el renacido Monty Williams.

Y hasta la estrella y jugador franquicia rinde ofrenda verbal a una incorporación del tamaño de la de Rubio. “No se trata solo de su capacidad para pasar, también para liderar. Dice a los chicos los pasos que tienen que dar. Incluso cuando estamos en el banquillo viéndole desde fuera nos dice lo que está ocurriendo. Hay química y vamos a construir sobre ella”, comentaba Devin Booker.

Vamos, que todos están encantados y han comprendido desde el principio que Ricky era lo que necesitaban. De pleno. Su estreno (11 puntos, 11 asistencias, 6 rebotes y 4 robos) ayuda mucho, claro.

Fondo de armario

Pero no solo con Ricky han acertado en Phoenix. La carrocería del equipo se ha visto revestida por una nueva (y mejor) mano de secundarios. El fondo de armario es un poco más holgado gracias a los Aron Baynes, Frank Kaminsky (buen partido anoche) o Dario Saric, todos llegados fuera de temporada. La corteza interior se ha reforzado, entendiendo que por ahí llegaba también otro de los talones de la muerte del equipo.

¿Otra estrella exterior?

Después, Kelly Oubre Jr. está llamado a dar un (buen) salto esta temporada. Sus 16,9 puntos en 40 partidos con los Suns el pasado curso pueden quedarse hasta cortos. El alero permaneció en Arizona a cambio de 15 millones de dólares anuales y tiene muchos boletos para erupcionar a lo largo del curso. Desde luego, se le ha puesto una cara de segundo gran anotador exterior que no puede con ella. Anoche, 21 puntos y un hambre colosal en cada acción. Actitud y talento, justo lo que necesitan en Phoenix.

Porque de hambre también demostraron andar sobrados estos nuevos Suns de Monty Williams. En cada lance afloraron las ganas, intensidad e hiperactividad propia de la juventud de todo el equipo. La media de edad de la plantilla cae hasta los 24,7 años y solo un jugador, Baynes, supera la treintena (Jevon Carter tiene 24, aunque parezca nuestro tío Antonio de Alcalá de Henares).

Devin y el resto

Y a todo lo bien que parece se ha dado el verano, se añade que Devin Booker (23 años) entra en la primera gran etapa de su carrera. Anoche, junto a Ricky, formó la primera pareja exterior titular de Phoenix en la que cada uno aúna dobles dígitos en puntos y asistencias desde el año 2002 (Stephon Marbury y Anfernee Hardaway), según recogió Justin Kubatko, del portal Statsmuse.

También hay que añadir un punto más de cocción en DeAndre Ayton (18, 11 y 4 tapones para él anoche), que ya tiene que aspirar a ser dominante en series consecutivas de partidos. Y que Tyler Johnson juega en su sitio, como lanzador en catch and shoot, y que Mikal Bridges también es un recambio joven de ciertas garantías.

Por todo eso nos ha dado por pensar que a ver si los Suns han hecho mucho mejor verano de lo que parecía. A ver si con el par de retoques muy seleccionados se han convertido en una de las candidaturas a hacer una buena temporada partiendo del anonimato. Desde luego que es pronto para elevar el tono pero la primera piedra dejó muy, muy buenas sensaciones. Nos ha puesto en el camino de que acertaron en verano y de que el proyecto puede dar un nuevo paso adelante. Bravo por estos Suns, que ya les toca.

(Fotografía de portada: Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.