Briante Weber, el hombre de los contratos temporales


Hoy 5 de enero se abre el plazo en la NBA para firmar contratos de 10 días. Y si hay alguien que sabe de este tipo de relaciones laborales, y de las nuevas que han llegado, como los contratos duales, es Briante Weber. A principios de 2018, y en un espacio de algo menos de dos años, Briante Weber había jugado 37 partidos en la NBA con cinco franquicias diferentes. Tres temporadas, desde su debut en marzo de 2016, salpicadas de destinos y oportunidades que llegan pero que no terminan de florecer.

Ahora vive al límite, en el sentido temporal de la palabra, dentro de la disciplina de los Rockets, que le abrieron una puerta el 24 de octubre al firmarle un contrato dual. Y como todo en la vida de Weber, en la vida NBA, es acuerdo marca una frontera en el calendario, pues por normativa, este nuevo tipo de régimen laboral sólo permite a los jugadores que compiten bajo él un máximo de 45 días en la NBA. El resto del curso lo deben pasar en la G League. Para el caso de Weber, en los Río Grande Valley Vipers, el afiliado de Houston en la liga de desarrollo.

Antes de este nuevo contrato, Weber ya había explorado todas las posibilidades del mundo de los acuerdos de 10 días. Con un contrato de estos debutó en la NBA, camiseta de los Grizzlies. Y firmó sus mejores marcas anotadoras en la liga. Luego le llegaron llamadas de los Heat, con quienes llegó a pisar los playoffs de 2016, y ya en 2017 de los Warriors y de los Hornets. Estos dos últimos telefonazos, cómo no, recogían ofertas para 10 días. En ambos casos, Weber apuró el límite de dos contratos de 10 días que cada franquicia puede extender a un jugador por curso. Con los Hornets fue más allá, ya que en Charlotte le querían retener y la normativa es clara: o renovación extensa multianual o dejarle libre.

Eso sí, luego en verano de 2017, Charlotte lo despidió, los Lakers le firmaron por 1,4 millones y un curso, el mínimo para alguien de su experiencia, pero sólo 50.000 garantizados. Esta la cantidad que percibió cuando los Lakers le echaron durante la pretemporada. Y vuelta a empezar.

G League, coto dominado

La G League la conoce bien el de Virginia, toda vez que fue parte del Quinteto Defensivo de la 2016-17 e integrante del Segundo Quinteto Ideal de la liga. Básicamente, lo que estaba haciendo el base de la Universidad de Virginia Commonwealth era aplicar sus dotes defensivas, las mismas que le habían hecho quedarse a 11 robos de igualar el récord histórico de la NCAA, desde que se toman datos veraces de estas estadísticas (1985-86). Weber no lo consiguió porque en ese curso de 2014-15, una lesión en la recta final de la campaña le sacó de la pista. Incluso así, sigue siendo el segundo jugador que más robos ha firmado en toda la historia de la NCAA (374), a 11 del líder total, John Linehan, quien dejó la marca en 385, entre 1998 y 2002 con la Universidad de Providence. Además, Weber es el octavo en promedio histórico de robos por partido.

Fondo de armario ante la lesión de Paul… y de Harden

Chris Paul cayó lesionado en el primer partido de la 2017-18, que también era su estreno con los Rockets. Isaiah Canaan, con contrato estándar pero no garantizado, y Briante Weber, con two way contract, fueron las soluciones de los Rockets ante ese problema. Canaan duró un partido y cuatro días antes de ser despedido; Weber tardaría en debutar casi un mes. Y en esa espera, formó parte de la disciplina de los Vipers, donde asumió un volumen de minutos casi siempre superior a la media hora. Consolidada pieza en la G League, su primer periplo en la NBA con los Rockets se redujo a cuatro encuentros entre los últimos días de noviembre y los primeros de diciembre. Y siempre jugaba en partidos sentenciados.

Su segunda racha de noches llegó en las Navidades de 2017, dentro de una presencia más importante en la rotación, con minutos de cierta calidad y con su contrato dual cerca de ser garantizado (el día 20 de enero). La lesión de James Harden por dos semanas se tornó en una nueva llave para las oportunidades.

Ahora Weber es un ejemplo de la utilidad de los two-way contracts, pero alguien acostumbrado a la temporalidad de su trabajo sabe perfectamente que la situación puede variar de un minuto a otro. Él, temporero, día aquí y día allí, se ha consolidado de alguna manera en La Asociación. Cualquier manera es válida con tal de permanecer.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.