Candidatos al Novato del Año 2018-19

A falta de una semana escasa para que comience de forma oficial la NBA, analizamos la camada de novatos y las posibilidades de los más punteros de llevarse, a final del curso, el galardón a Novato del Año. A continuación, una extensa lista de candidatos a ello.

(Dallas Mavericks)

Para los general manager, Luka Doncic es el candidato número 1 a ser Novato del Año. Con casi un 45 por ciento de los votos (43%), el esloveno arrasa al resto de sus competidores. Esta encuesta es ilustrativa pero, por supuesto, no definitiva ni definitoria. El año pasado, quien la ganaba era Lonzo Ball y el premio terminó en manos de Ben Simmons.

Algunas cosas, no obstante, reman a favor de Doncic como Novato del Año. Sí, al igual que el resto de la camada de rookies, el ex jugador del Real Madrid tendrá en la 2018-19 su primer contacto directo con el día a día de la NBA. Y sin embargo, hay algo que le otorga algo de ventaja con sus competidores, como es el hecho de que ya es profesional, de que ya se ha consagrado en un mercado como es el de la Liga Endesa y el de la Euroliga y en un club como el Real Madrid.

Claro que hay diferencias entre el Viejo Continente y los Estados Unidos, pero Doncic se ha desenvuelto, también con Eslovenia, en situaciones de alta responsabilidad que, generalmente, ha resuelto con gran acierto a pesar de su juventud. Unido a ello, a que solo debe dar el salto a la NBA y no al profesionalismo, aunque igualmente haya que subir un gran escalón, se encuentra el hecho de la carga de partidos. El baloncesto NBA es mucho más físico, Doncic puede sufrir en algunos aspectos como la defensa en los desplazamientos laterales, pero en cuanto a número de minutos, su carga en la 2017-18 se acerca más a la de una Temporada Regular de la NBA que a la de la NCAA. No son pocos los novatos que acusan el cambio que supone pasar de 30-40 partidos en una campaña a 82. Doncic está más acostumbrado a ese ritmo, además de haber caído en un equipo que va a por todas desde ya, que busca volver a los playoffs del Oeste, que ha hecho otras apuestas importantes como DeAndre Jordan y que no se dedicará a construir para el futuro, al menos exclusivamente. Cuanto mejor y más compita Dallas, mejor le irá a Doncic en su carrera por ser Novato del Año.

(Phoenix Suns)

En una NBA donde dicen muchos que no hay sitio para que brillen demasiado los pívots, llegan los Suns y eligen en el número 1 al DeAndre Ayton, quien apunta a ser uno de los interiores dominantes de la liga. En pretemporada, a ritmo de doble-doble, ha demostrado que quiere empezar desde ya mismo a sobresalir. A pesar de que la encuesta realizada a los managers del equipo le colocan en la cuarta posición para ser Novato del Año, a nadie se le escapa que ese 14 por ciento de posibilidades solo es una cifra que no hace justicia a todas las opciones reales que tiene el jugador de llevarse el cetro al mejor rookie del curso.

Porque claro, Ayton es pívot, pero de los de nuevo cuño. Escuela de gente que vive en la pintura pero que si le alejas de la canasta también te hace daño. Los nuevos tiempos, los nuevos pívots. Parte del estilo de juego del producto de la Universidad de Arizona casa muy bien con la renovada era que se ven venir en Phoenix, con una buena batería de tiradores.

No huele a que Phoenix se vaya a convertir en un plantel de tanking en la recién estrenada etapa de Igor Kokoskov. Quizá no dé para llegar a los playoffs del Oeste, pero el hecho de que puedan competir por algo cada noche, que haya un plantel donde Ayton sea de los hombres fuertes, junto con Devin Booker, Trevor Ariza o, por qué no, el tirador Ryan Anderson, hará que el ritmo se mantenga hasta la primavera, que nadie se deje ir. Y eso, de la misma manera que puede suceder en Dallas, siempre es un punto a favor en la carrera por el Rookie del Año. De momento, por mucha pretemporada que sea, lo visto en sus primeros minutos como profesional habla de un Ayton al que no le asusta nada ni nadie. Tiene ganas de dominar.

(Orlando Magic)

Otro novato en el que su franquicia pone parte de la esperanzas de futuro. Los Magic, tan timoratos y desastrosos por momentos en sus gestiones de oficina, han elegido bien en la figura de Mo Bamba. Veloz, atlético, atrevido, en todos los sentidos, sin ningún tipo de cortapisas a la hora de mostrarse, ya ha recibido algún recado de Joel Embiid, que también dio su bienvenida particular a Ayton.

Bamba, capaz de correr en poco más de tres segundos 3/4 de la pista, con una envergadura cercana a los 2,40 metros y una altura de 2,13 metros tiene, sin embargo, un problema, al menos en lo que se refiere a sus opciones de ser Novato del Año. Y ese problema se llama Orlando, sí. Porque los Magic no son un equipo potente, aunque en el futuro busquen serlo y dirijan sus esfuerzos a ello. Raro será que el nuevo proyecto de Steve Clifford supere las 30 victorias en la 2018-19. Todos tendrán que armarse de paciencia y Bamba también.

Clifford ha asegurado durante el training camp que de momento no pretende hacer coincidir en la pista a Nikola Vucevic y a Bamba. Vucevic, quien acaba contrato esta temporada, lo dará todo por sobresalir y conseguir unos suculentos cheques en el futuro. La titularidad parece destinada a él, al menos para el primer tramo de la temporada. Luego, tras el All-Star, ya saben que muchos planteles sin opciones empiezan con las probaturas. Ahí, si no ha saltado la banca antes, puede ser el turno para Bamba. Pero ahí, seguramente sea demasiado tarde para el premio a Novato del Año. Eso sí, una cosa está clara: nos vamos a divertir con él.

Trae Young (Atlanta Hawks)

Se va a inflar a jugar en los Hawks, que desde ya le han dado el timón del equipo. Atlanta no tiene aspiraciones de nada a nivel competitivo a corto plazo. Los veremos en el fondo del Este y la temporada se le puede hacer muy dura a la escuadra de Georgia. En este contexto cae Trae Young, casi la única atracción de un equipo perdedor.

Lo bueno que trae esta dinámica para Young es que no hay presión por ganar, por mucho que sea el deseo de triunfar. Todos salen a la pista dispuestos a vencer y de cómo gestione esa frustración por las derrotas puede ir buena parte del estado anímico del novato. La clara apuesta que hicieron en Atlanta por él, cambiándolo por Luka Doncic en la misma noche del Draft, apunta a un jugador que será uno de los estandartes de los Hawks. Tendrá noches malas y estará, por momentos, ciertamente solo contra todos.

Juega sin temores y, tanto en las competiciones estivales como en la pretemporada, no se le ha encogido la mano a la hora de mirar al aro, por mucho que sus porcentajes hayan sido más bajos de lo esperado. Crecerá durante la 2018-19 y tendrá, a su vera, a Vince Carter, Novato del Año en 1999. Algo le podrá contar de qué hacer y qué no hacer en la carrera por ser el mejor de su camada. Incluso así, con sabios consejos, atrevimiento, buenas prestaciones y minutadas y responsabilidad, se antoja complicado que Young abrace el Rookie of The Year.

(Sacramento Kings)

Otro que se sube al carro de la nueva era de interiores. El ala-pívot nacido en Arizona y que llegó a compartir pista en el instituto con su predecesor en el Draft, DeAndre Ayton, es un ala-pívot atlético, móvil, esforzado y con gran capacidad física y de salto. En su único curso en Duke dejó un doble-doble de promedio, con 21,0 puntos y 11,1 rebotes.

Desde sus 2,11 metros y sus 106 kilos de peso puede convertirse, precisamente por esa capacidad de movimiento, en un hombre a vigilar por las defensas rivales. Su perfil encaja perfectamente en ese tipo de baloncesto moderno que busca el small ball, porque tiene capacidad para anotar desde cualquier punto, incluido un perímetro donde se apaña muy bien (23/58 en triples en Duke).

¿Problemas? Pues que no defiende tan bien como ataca y se le acusa, a veces, de menos esforzado en esta faceta. Por mucho que algunos, interesadamente, digan que en la NBA no se trabaja atrás, no se defiende, Bagley III puede sufrir mucho en la retaguardia y la NBA puede enseñar sus carencias en este apartado. En pretemporada ha sido titular en uno de los primeros cuatro partidos de los Kings y ha dejado patente que sabe anotar y rebotear, con medias encestadoras por encima de los 10 puntos.

Las predicciones en la carrera por el Novato del Año para el jugador de Sacramento son dispares, puesto que mientras los general managers le colocan el segundo, con un 17 por ciento de votos, empatado con Wendell Carter Jr. y solo por detrás de Luka Doncic, el panel de expertos de sitios como ESPN rebaja esas expectativas y el aboca a las profundidades de la candidatura, con un 3 por ciento de posibilidades.

(Memphis Grizzlies)

Tanto que hablamos del futuro, del nuevo tipo de jugador, y puede que lo tengamos delante de nuestras mismas narices. El número 4 del Draft de 2018, por Memphis, es una apuesta clara por el porvenir de los Grizzlies. Si buscamos resultados inmediatos quizá no es correcto colocar a un jugador que tiene mucho trabajo que completar precisamente como los propios Grizzlies, pero que en su único año en Michigan State, donde coincidió con Miles Bridges, demostró tener las cualidades que para un interior demanda el baloncesto moderno: rapidez, buenos movimientos defensivos, desplazamiento lateral notable, capacidad para leer y moverse en los bloqueos, inteligencia…

No es casualidad que ahora apenas cuente en las porras para Novato del Año, aunque le hemos incluido por el hecho de ser Top-5 del Draft, pero es notable que los directivos de las franquicias de la NBA digan que el futuro es suyo. Así, en la misma encuesta de directores generales que hablaba de Doncic como Novato del Año, Jackson no está arriba. Pero si nos vamos a lo que han dicho sobre quién será el mejor dentro de un lustro, el liderato lo tiene Jackson, compartido con Ayton.

Hijo de Jaren Jackson, ganador del anillo con los Spurs en 1999, justo en año de su nacimiento, tendrá que armarse de paciencia para algún día acercarse a los logros de su progenitor. Memphis está a años luz de cotas importantes y todo apunta a una ligera travesía por el desierto. Algo que no le puede venir mal a Jackson, quien desde sus 211 centímetros debe mejorar algunos aspectos del juego, como la capacidad ofensiva, indispensable no para hacer carrera en la NBA, pero sí para ser Novato del Año. Honestamente, sería una gran sorpresa verle con el premio en sus manos.

Collin Sexton (Cleveland Cavaliers)

Una nueva vida se abre en Cleveland, que ha construido un equipo liderado por Kevin Love para empezar a olvidar a LeBron James desde ya. Hay mimbres pasados y nuevos que hacen a los Cavaliers candidatos a los playoffs. En este plantel entra Collin Sexton, número 8 del pasado Draft y por tanto uno de los grandes añadidos del proyecto de Tyronn Lue. El base fue parte de alguna manera del traspaso de Kyrie Irving a los Celtics en agosto de 2017, ya que Boston incluyó una primera ronda de Draft y ese pick se trató finalmente de Sexton.

Es muy difícil que gane el premio a Novato del Año, pero al menos sí merece estar en la lista de posibles. Su única temporada en la Universidad de Alabama la cerró con casi 20 puntos de media por duelo. Eso sí, discreto nivel de asistencias, un debe que tiene que mejorar si quiere ser un base sólido en la competición. De momento, en los inicios de la pretemporada, Lue colocó a George Hill por delante en la rotación de bases, al menos en cuanto a titularidad se refiere. Y lo lógico es que un jugador como Hill, si no hay imprevisto mediante, se amarre a ese rol.

En cuanto a Sexton, ese potencial ofensivo lo base en el dribbling, muchísima capacidad de penetración y también inteligencia para entender los bloqueos. Fuerte, muy atlético y veloz, las transiciones rápidas en ataque pueden ser lo suyo. Cleveland, a priori, es un plantel meridianamente ganador y candidato a la post temporada, por lo que eso remará en favor suyo.

Wendell Carter Jr. (Chicago Bulls)

Compañero de Marvin Bagley III en Duke y compañero del interior de Sacramento en este Draft de 2018. Wendell Carter al igual que Chicago, es un poco incógnita en esta 2018-19. ¿Por qué? En su caso, porque quizá no se vio todo lo que tenía dentro en su único curso en Duke, saldado con 13,5 puntos, 9,1 rebotes y 2,2 tapones, pero en apenas 20 minutos de juego.

El número 7 del Draft tiene mucha competencia por dentro, en las figuras de los titulares Robin Lopez y Jabari Parker y en la del reserva, Bobby Portis, todos susceptibles de quitarle minutos al novato, al que la carencia de centímetros (2,08 metros) puede generar problemas con sus pares. Versátil ofensivamente, a diferencia de por ejemplo Jaren Jackson Jr., Carter Jr. tiene apuros en ciertas facetas defensivas y se le atranca el desplazamiento lateral.

En sus opciones reales para ser Novato del Año de nuevo nos encontramos las disparidades que arrojan las encuestas. Mientras que la de la ESPN le da solamente un 3 por ciento, la de los directores generales le eleva a la segunda plaza y un 17 por ciento de los votos, empatado con precisamente Bagley III. En una camada de novatos con tipos como Doncic, Ayton, Mamba, se nos vislumbra complicado que Carter Jr., rol de suplente de inicio, se acerque ni siquiera al pódium de candidatos para el Rookie of The Year.

¿Los tapados?

Siempre los hay. Los ejemplos más cercanos los tenemos en Donovan Mitchell y en Kyle Kuzma, que hace 365 días no estaban en muchas quinielas para ser Novatos del Año y que realizaron después un curso espectacular.

nunca puede ser un tapado, porque su potencial, y su presente, hablan de cosas maravillosas. Pero el asunto de su espalda le dejó caer hasta el número 14 del Draft. Denver arriesgó su primera ronda con un jugador tocado físicamente pero que, en plenitud de facultades, podría haber sido Top-5 del Draft. Si Porter Jr. logra jugar sano un buen número de encuentros en estas 2018-19 ya tendrá su premio.

Así que citamos como posibles outsiders a Kevin Knox, número 9 por los Knicks, incluso con lo complicado que es todo lo que rodea a la franquicia de New York, y a Miles Bridges, de Charlotte, número 12, y quien  ya en pretemporada está dejando algunas cosas muy sabrosas. La lesión de piezas como Lonnie Walker IV, con problemas en el menisco, le saca de una lista en la que sí lo hubiéramos incluido de estar al 100 por cien, al igual que ha sucedido con perfiles como Zhaire Smith.