Candidatos al Novato del Año NBA 2019-20

Seguimos con la serie de los posibles jugadores premiados a final de temporada centrándonos ahora en el Novato del Año. Quizás este sea el galardón más complicado de pronosticar. Pese a tener como base lo que han hecho en la universidad o en algún equipo profesional del extranjero, así como el puesto en el que han sido elegidos en el Draft, vaticinar cómo serán cuando se enfrenten al profesionalismo de la NBA es difícil. Aun así, tenemos la suerte de que la clase de 2019 llega con varios chicos cuyo talento debe hacerles destacar desde el primer día. A continuación analizamos los jugadores que podrían llevarse el Novato del Año de la temporada 2019-20 en la NBA.

(Pelicans)

Qué decir de este chico. Para todos ha sido siempre el número 1 del Draft de 2019, y así fue. Los Pelicans lo eligieron con todo el sentido del mundo. Es un jugador cuya potencia ha sido comparada con la de LeBron James, y ya no hablamos de un gran físico –que hay muchos–, sino de que el de ellos puede marcar una diferencia respecto al de los demás. 1,98 metros de altura y 128 kilos para moverse con una velocidad endiablada. Justo por su peso, para algunos excesivo, había y hay dudas sobre su rendimiento y resistencia. Jugar un gran partido o varios es una cosa, y hacerlo 82 noches al ritmo de la Liga otra.

No estamos aquí para adivinar qué ocurrirá, sino para evaluar lo que vemos; y eso, pese a alguna voz discordante, es impresionante. Como decíamos y hemos podido presenciar en los primeros partidos de pretemporada, este chaval formado en Duke ataca el aro como cuchillo en mantequilla. Le das la bola, parece que no va a ocurrir nada, y un pestañeo después te lo encuentras colgado del aro… o metiendo un triple. Porque tiene que mejorar, sobre todo en ese tiro exterior, pero el punto de partida es casi inmejorable.

¿Se llevará el premio al mejor rookie? Dependerá de varios factores. Talento le sobra, pero quizás el escenario no sea el idóneo. New Orleans ha pasado de tener una gran estrella (Anthony Davis) a contar con varios jóvenes que desean demostrar lo buenos que son como Lonzo Ball o Brandon Ingram, a la vez que cuentan con veteranos que absorben bastantes tiros, caso de Jrue Holiday o J.J. Redick. Ese será el escenario en el que Zion deba ganarse su protagonismo para ser el jugador de primer año que más brille en la temporada.

(Grizzlies)

Por ahora seguimos el orden. El número 2 del pasado Draft es otro de esos chicos llamados a marcar una época. Su segundo año en Murray State fue impresionante al firmar un promedio de 24,5 puntos, 10 asistencias y 5,7 rebotes en 36,6 minutos por noche. Por supuesto no hablamos de que deba trasladar tales guarismos a su primer año en la NBA, pero con confianza y las llaves de Memphis en sus manos, podemos apostar por ver muchas grandes actuaciones con su firma.

Respecto al papel que tendrá en la franquicia de Tennessee, ésta ha apostado por una profunda reconstrucción que puede ayudarle a destacar durante el curso. Para empezar no habrá presión alguno por lograr resultados, ya que la idea es ir desarrollando el talento de sus jóvenes para ir creciendo sin prisas. Además, el equipo no cuenta con ninguna estrella que le vaya a restar minutos. En su mano está aprovechar ese gran hueco que le han hecho en Memphis.

(Knicks)

Una nueva esperanza (a lo Star Wars) llega a La Gran Manzana. R.J. Barrett ha aterrizado en los New York Knicks para dar un soplo de aire fresco a un equipo que está bien necesitado de ello. La plantilla ha cambiado casi por completo, por lo que no hay pesos pesados establecidos ni nadie que deba apartarle del quinteto inicial, algo esto último que puede acercarlo y mucho al premio.

Viene de hacer 22,6 puntos con Duke y en New York esperan que ese gran desempeño se refleje más pronto que tarde en el Madison Square Garden. Atléticamente llega sobrado a la NBA. Si debiésemos ponerle un pero, quizás habríamos de mirar a su tiro exterior (30,8% en la universidad) y a los lanzamientos desde la personal (66,5% en la universidad). Más allá de esos datos, los cuales son mejorables con trabajo, se trata de un chico que debe dar muchas alegría a los neoyorquinos. Por último, el hecho de que en el equipo no haya excesiva presión por los resultados, puede ser otro punto a su favor.

(Wizards)

El Mundial ha sido buena muestra de que está listo para competir. Ante jugadores profesionales –algunos de selecciones más potentes que otras–, ha demostrado que está mentalmente preparado para dar el salto a la NBA sin estrellarse. Y es que su paso a la competición norteamericana no se ha dado tras un solo año en la universidad –lo clásico en esta época–, sino tras completar hasta tres temporadas en Gonzaga.

El hecho de que está en Washington tampoco hay que obviarlo. Los Wizards empezarán el año sin John Wall y con una restante plantilla a la que se ve muy de poder luchar por playoffs. Poca competencia, mucho talento y 82 partidos para desplegar todas sus cualidades, que no son pocas. Buen físico y un tiro exterior muy bien trabajado que en la última campaña le llevó hasta el 41,7% en triples. Hachimura lo tiene todo para entrar en la pelea por el ROY desde el primer día.

(Timberwolves)

Minnesota no es mal sitio para iniciar una carrera, y menos aún para ser Novato del Año, y es que en 2015 ese premio fue para Andrew Wiggins y en 2016 para Karl-Anthony Towns. Estadísticas a parte, Jarrett Culver llega a Minnesota para levantar el ánimo de un equipo que no rendido como se esperaba en los últimos cursos. Tiene físico, buen manejo del balón, uno contra uno, capacidad para finalizar cerca del aro… Quizás el triple sea donde flaquee un poco, pero se puede trabajar.

Con tan buenas cualidades, su futuro en esta competición por ser el mejor del Draft de 2019 puede llegar determinado por qué química pueda construir junto a Wiggins y Towns. A nadie escapa que serán estos dos últimos quienes llevarán el peso del juego, pero tras ellos hay bastante margen. Si se le dan bastantes minutos puede sorprender. ¿Su competencia directa? Josh Okogie, Robert Covington… No sería una sorpresa que lo viésemos compartiendo muchos minutos con Wiggins en pista.

De’Andre Hunter (Hawks)

Otro de esos chicos cuyo potencial apunta muy alto. Aunque se hable menos de él de lo que quizás se debería, sus cualidades y ubicación lo convierten en otro candidato al ROY. Un alero capaz de anotar de tres con solvencia –viene de hacer 43,8% en la universidad– y cuyo físico está preparado para contribuir desde el primer minuto en una NBA que no espera a nadie.

¿Es lo que necesita Atlanta? Está por descubrirse. Por supuesto que contar con un joven de su potencial es un gran paso, y si además se trata de un equipo en reconstrucción, pues doble aliciente. Lo cierto es que el funcionamiento de la franquicia de Georgia, que el curso pasado ya dio buenas sensaciones, es una incógnita. Y por cierto, no nos olvidamos de que en esta carrera por ser el mejor debutante de la Liga su primer rival estará en casa. A Cam Reddish, escolta llegado desde Duke, tampoco podemos perderlo de vista, y es que incluso sus compañeros de generación lo han votado como el jugador que tendrá mejor carrera.

(Cavaliers)

Pese a haber sido elegido entre los primeros puestos del Draft, Darius Garland se plan en la NBA con un cierto aire desconocido, ya que solo pudo disputar cinco partidos con la Universidad de Vanderbilt antes de sufrir una lesión de menisco que lo apartó del resto de la temporada. Pese a ello, dejó destellos de la gran clase que atesora firmando incluso un partido de 33 puntos.

Respecto a su juego, hablamos de un base pequeño y liviano con un gran manejo del balón y que tiene en su velocidad una de sus mayores armas. Por si eso fuese poco, en el poco tiempo que jugó atesoró un 47,8% en triples. Talento le sobra, pero otro cosa es que cuente con sitio para desplegarlo. A no pocos sorprendió que Cleveland fuese a por un base cuando ya tenía en plantilla a Collin Sexton, un chico que el curso pasado, el de su debut en la NBA, dejó muy buenas sensaciones hasta concluir con una media de 16,7 puntos. ¿Jugarán juntos? ¿Se entenderán? De esas respuestas dependerá el que pueda competir por ser encumbrado como el mejor de su clase.

Otros candidatos

Aquí podríamos nombrar a bastantes jugadores, ya que el Draft nunca está exento de esos famosos ‘robos’ que de pronto se convierten en estrellas –recordemos a Donovan Mitchell–. En todo caso, no estaría de más echar un ojo a Cam Reddish (Hawks), Coby White (Bulls) o P.J. Washington (Hornets). Otros como Tyler Herro (Heat) o Romeo Langford (Celtics) tendrán más complicado destacar por la competencia en sus equipos. ¿Cuál es vuestro candidato?

Anteriores artículso: Candidatos al Sexto Hombre del Año 2019-20 y candidatos al MVP del Año 2019-20.

(Fotografía de Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Jayson Tatum dice ‘no’ a los tiros de media distancia

Parte del vestuario cree que Marquese Chriss tiene sitio en los Warriors

Siguiente