¿Cómo lo han hecho los equipos en verano? División Suroeste

Continuamos con nuestro análisis por divisiones de cómo han trabajado las franquicias este verano en lo que al mercado se refiere. Tras abordar la Pacífico, donde los Warriors apuntan a otro título más, no nos movemos del Oeste y abordamos la División Suroeste.

Houston: el bloque sigue

Campeones de división en 2018, y líderes del Oeste al término de la Temporada Regular, muchos nos preguntamos qué hubiera sucedido sin con 3-2 a favor en las Finales de Conferencia ante los Warriors Chris Paul no se hubiera lesionado. Los Rockets han estado muy cerca del escenario último de la pelea por el anillo y en esa empresa prosiguen para la 2018-19. Han renovado a Paul y a Clint Capela, han firmado por el mínimo a Carmelo Anthony y siguen teniendo en el líder de los líderes. ¿Problemas? No amarraron a Trevor Ariza y pueden perder fuerza con la marcha de Luc Mbah a Moute, pero su trabajo en el mercado estaba centrado en que los Capela y Paul se quedaran en casa. Y así fue. Además, se han eliminado el contrato de Ryan Anderson enviándolo según expiraba agosto a Phoenix y tienen otros veteranos interesantes como Gerald Green. Notable alto, solo desmejorado porque un sobresaliente habría sido traer a LeBron James.

Obligados por Kawhi

De golpe y plumazo, en apenas mes y medio, los Spurs han visto cómo tres de sus estrellas, de sus iconos, dejaban de pertenecer a la franquicia. Aunque son  historias diferentes, la salida de Kawhi Leonard, de Tony Parker y de ha dejado un poso de nostalgia en los seguidores de la franquicia.

Con Leonard los Spurs no tuvieron más remedio que traspasarlo, porque La Garra no parecía por la labor de seguir en Texas. Aquí aparecía la capacidad de los rectores de San Antonio de rentabilizar bien una situación que podría ser dramática a corto plazo, ya que Leonard tenía opción de jugador para salirse del equipo en junio de 2019. De modo que San Antonio debía conseguir algo a cambio por su estrella, con el riesgo de malvenderlo. La paciencia encontró su premio en el traspaso a los Raptors, junto con Danny Green y a cambio de y de Jakob Poeltl. Bien, ¿no?

Los casos de Ginobili y Parker son diferentes. Veteranos históricos, el argentino colgaba las botas hace unos días mientras que el galo recalaba este verano en los Hornets. Poco se podía hacer al respecto. Luego, rotación en la figura de Dante Cunningham, tiro en la figura de Marco Beliinelli y estabilidad en la continuidad de Rudy Gay, Davis Bertans y Bryn Forbes.

Dallas triunfa con Jordan

Luka Doncic es el nombre por el que suspiran en Dallas unos que triunfaron con la llegada del esloveno. Un movimiento gestado en la noche del Draft y que permitió a los texanos cambiar a su elección con el número 5, Trae Young, por la de Atlanta, que había escogido a Doncic con el número 3.

Se incorpora Doncic como novato pero el premio gordo es la maniobra para firmar a . Agente libre sin restricciones tras renunciar a su curso en los Clippers, el pívot jugará un año a las órdenes de Rick Carlise por 24,1 millones de dólares. Contrato potente que muestra quién es el plato fuerte de los fichajes de la franquicia dirigida por Mark Cuban. Además, vuelve Devin Harris, sigue Salah Mejri, como mentor de Doncic, y no se retira el mito Dirk Nowitzki. Bastante potable, ¿verdad?

En New Orleans DeMarcus Cousins no era imprescindible

Se barruntaba durante toda la segunda mitad del curso 2017-18. Cousins podría ser prescindible en estos Pelicans que echaron el resto para, liderados por Anthony Davis, volver a puestos de playoffs, barrer a los Blazers y caer con dignidad ante los Warriors. Todo eso lo hicieron sin el pívot que acabaría, en julio, precisamente uniéndose a Golden State. NOLA no se volvió loco en el mercado por retenerlo y eso unido a la marcha de Rajon Rondo puede dar la sensación de que salen perdiendo este verano. Pero su apuesta se ve contrarrestada con los interesantes fichajes de Julius Randle, su gran movimiento de estos meses, y la apuesta sin riesgo alguno con Jahil Okafor, al que solo le han garantizado 50.000 dólares. Ian Clark sigue, Elfrid Payton llega para refrescar el puesto de base y el salto delante de Jrue Holiday y la omnipresencia de Davis traen la esperanza.

Memphis: peor no se podría estar

Partir de la nada tiene de bueno que es difícil empeorar lo conseguido. Después de un curso lamentable, que se inició prácticamente con el despido David Fizdale, en Memphis quieren volver a competir y no ser el equipo del bochorno que fue durante buena parte de la 2017-18. Se acabaron los brazos caídos. Eligieron en el Draft, número 4, al prometedor Jaren Jackson Jr.. Además han adquirido a Garret Temple, a Shelvin Mack, renovaron a finales de temporada a MarShon Brooks, y han traído a trabajadores como Briante Weber. Eso, unido a que Marc Gasol y Mike Conley no se han movido de Memphis, a que le han dado el mando al otrora interino J. B. Bickerstaff y a que han sumado sangre joven como , el gran fichaje de Memphis en este 2018, tendría que garantizar al menos un equipo competitivo sin mirar más allá de este curso. El lunar, dentro de un mercado poco atractivo como es Memphis, no poder retener al resurgido Tyreke Evans. Aprobado.