Los Lakers cuidarán los minutos de LeBron mirando al futuro

se encuentra en una situación atípica e inquietantemente cómoda. Por primera vez desde sus primeros años de carrera en la NBA, ganar un campeonato no es objetivo único para él y para su equipo. Para un jugador que ha competido en la élite de forma ininterrumpida durante más de una década esto puede ser una sensación extraña. Pero los no esconden que su punto de mira está más a largo plazo.

“Queremos asegurarnos no solo de que jugaremos a nuestro máximo nivel cuando llegue el final de temporada, sino también de que él esté fresco”, explicaba el entrenador un día antes de su debut de temporada regular, refiriéndose a LeBron James. “Ese es el objetivo para nosotros, y es un objetivo que estemos en un viaje y que no sea un viaje de solo un año”. Refiriéndose de forma clara al contrato de James, “tenemos cuatro años” de tiempo.

Una inversión de futuro

En 2017-18, y por primera vez en su carrera, LeBron James disputó los 82 partidos de temporada regular. Y lo hizo liderando a la liga en minutos, a punto de alcanzar los 55.000 totales en su carrera NBA, sin contar sus veranos con la selección de Estados Unidos. Pese a un millaje casi sobrehumano para la mayoría de jugadores, LeBron James se mantiene aparentemente en plena forma a dos meses y medio de cumplir 34 años, siendo capaz de promediar casi 42 minutos por partido en los últimos playoffs.

A la vez, los Lakers invertirán más de 40 millones de dólares en su salario en 2021-22, siempre y cuando el jugador no ejerza su opción para salir al mercado en verano de 2021. Para entonces estará cerca de cumplir 37 años, una edad donde raramente se puede jugar a nivel de MVP o para liderar a un equipo al campeonato.

Es por eso que la franquicia va a mirar más allá de esta campaña respecto a LeBron James. Los aficionados de Lakers aún no le han visto jugar tras el descanso, disputando solo las primeras mitades en sus partidos de pretemporada. Esto cambiará con toda seguridad este jueves en su debut oficial ante Portland, pero la idea de no forzarle más de la cuenta explica de paso algunos movimientos de mercado de la franquicia.

Manteniendo la identidad

Un repaso a la plantilla de los Lakers muestra una cierta falta de profundidad en los puestos de base (solo Alex Caruso ante cualquier problema físico de Rajon Rondo o Lonzo Ball) y especialmente en el puesto de pívot, con JaVale McGee como el único interior de garantías a corto plazo. En medio, una gran versatilidad en los puestos de 2, 3 y 4, con pasadores de buen nivel y rápidos al contraataque. Básicamente, jugadores que pueden mantener el estilo de juego de LeBron James, pero sin LeBron James.

, , o incluso el novato pueden ejercer de parches en minutos prolongados con LeBron James descansando. No es tanto una fórmula para cubrir su producción, algo imposible para la mayoría de mortales, pero sí para mantener una cierta identidad en su ausencia, especialmente cuando Luke Walton ha dejado claro que va a mirar el tiempo de juego de su estrella con lupa.

“Eso cambiará en función de cómo juguemos como equipo, donde estamos en la temporada. Intentaremos mantenerlos en un número razonable”, aseguró sobre los minutos de LeBron James. Su intención de jugar a un ritmo rápido, aumentando el desgaste de todos los jugadores, justifica su apuesta por una rotación más amplia, y de paso aumenta el valor de jugadores capaces de mover el balón y correr en cualquier posición. Aun con limitaciones en otros campos, la plantilla actual de los Lakers asegura al menos eso.

El plan parece claro, pero aún no está claro si está a prueba de realidades. El cargado minutaje de LeBron James en Cleveland estuvo también forzado por la falta de alternativas en su equipo. Y si los Lakers no son capaces de presentar rotaciones competitivas sin él, la necesidad de mantenerle en juego para decidir partidos puede acabar mandando.

La primera prueba llegará en Portland, en la cancha de un equipo que estará presumiblemente en la misma pelea que los Lakers por entrar en playoffs en un puesto tan alto como sea posible. Ganar o perder empezará a contar tras la pretemporada, pero un número casi tan importante estará en los minutos de LeBron James. Bajar de 37, su media en 2017-18, y ganar el partido sería con toda seguridad el mejor escenario posible para los Lakers, tanto a corto como a largo plazo.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Lillard manda un mensaje a quienes dudan de los Blazers

DeMar DeRozan debuta con victoria sobre la Minnesota de Jimmy Butler

Siguiente