Los Lakers vencen al humo y a los Kings para llegar al 50% de victorias

Por primera vez desde que su primer partido de 2018-19, los se fueron a dormir sin más derrotas que victorias en su haber. El equipo angelino aprovechó su mejor partido defensivo de la temporada para imponerse a los mejorados por 86-101, colocando su balance en un equilibrado 6-6. , con 25 puntos y 7 rebotes, fue el mejor en un duelo en el que Sacramento perdió la frescura de sus últimas semanas.

Pese a la diversión de cualquier partido NBA, el ambiente en el Golden 1 Center de la capital californiana tuvo un aire sombrío. Los aficionados que acudían al encuentro podían ver humo sobrevolando el pabellón, procedente del devastador incendio que está azotando el norte del estado. El conocido como Camp Fire ha asolado ya más de 400 kilómetros cuadrados y provocado 23 muertes en zonas rurales. En la urbana Sacramento, las consecuencias fueron afortunadamente menos tragedia icas.

“Tuve una pequeña jaqueca antes del partido”, explicó LeBron James tras el duelo. “Y no puedo encontrar otra razón de lo que estaba pasando que no fuera el humo. Pero se fue tras el comienzo del partido. Espero ser capaz de descansar de verdad esta noche”. Para el asmático , el problema era peor. “Mi estómago me dolía como si tuviera hambre o algo así, pero era por culpa del humo, seguro”.

Diferencia de energía

Más pareció afectar en el partido la diferencia de descansos entre ambos equipos. Sacramento llegaba tras disputar un partido en el mismo escenario solo 24 horas ante Minnesota. Por su parte, los Lakers jugaban su segundo partido en seis días, con dos de descanso desde su último compromiso, también ante los Timberwolves. Durante gran parte de los 48 minutos de partido, la energía y la frescura estuvieron del lado angelino.

Por primera vez esta temporada, los Lakers recibieron menos de 110 puntos, dejando a Sacramento en solo 86. Los Kings fueron una sombra del equipo alegre y acertado que les mantenía en la zona de Playoffs del Oeste. En estático, el equipo de Dave Joerger fue un desastre, desacertados en el tiro (34,8% en tiros de campo, 24% en triples) y en la distribución de balón (19 pérdidas por 11 asistencias). Pese a algunos destellos al contraataque, a su mala noche se le sumaba una defensa de los Lakers siempre activa.

El efecto Chandler

Y la llegada de está empezando a tener un efecto positivo. Tras su prometedor debut ante Minnesota, el veterano pívot jugó 23 minutos cumpliendo su papel a la perfección, sumando 3 puntos y 12 rebotes, pero sobretodo usando su intimidación para proteger el aro con efectividad. Desde su llegada, la media de puntos recibidos en la pintura por los Lakers es de 36,0 puntos (34 contra los Kings). Previamente, nunca habían bajado de 48 en el resto de partidos esta temporada.

Luke Walton ha olvidado experimentos como poner a Kyle Kuzma o incluso a LeBron James como 5, dejando siempre a JaVale McGee, Tyson Chandler o Ivica Zubac (en minutos basura) como pívot puro. La consecuencia ha sido minimizar uno de los puntos débiles de los Lakers esta temporada como la defensa interior. Esta mejora ha sido clave para contar los dos partidos desde el fichaje de Chandler como victorias.

No todo fue de color de rosa para los Lakers, quienes tampoco enamoraron en su ofensiva. , finalmente presente pese a sus problemas de tobillo, tuvo uno de sus peores partidos de la temporada con solo 4 puntos (incluyendo un 0/6 en triples) y 4 asistencias. A nivel individual, el base angelino volvía a perder la batalla ante De’Aaron Fox, de nuevo el mejor de los Kings con 21 puntos (8/17 en tiros de campo) y 7 rebotes, si bien su imprecisión en el pase (2 asistencias y 4 pérdidas) acabaría lastrando el ataque de su equipo.

Vuelta a casa

Pero LeBron James y un gran trabajo de la segunda unidad, bien liderada por (6 puntos y 7 asistencias), castigaban a ráfagas lo que Sacramento desperdiciaba en ataque. Un mal arranque del último cuarto de los Kings les dejaba con 20 puntos de desventaja, rematado con un triple de (11 puntos, 5 rebotes, 2 asistencias y 2 robos) y dejando el partido sentenciado antes de tiempo.

Los Lakers regresaron rápidamente a casa para enfrentarse este domingo a Atlanta, en otro duelo con un aire trágico en el ambiente. Al igual que Sacramento, la ciudad del sur de California se encuentra cubierta por el humo del cercano incendio conocido como Woolsey Fire que ha causado dos muertos y más de 200,000 evacuaciones al oeste de Los Angeles, justo en una zona que vivió días antes el tiroteo en un bar de Thousand Oaks que causó el fallecimiento de 11 personas.

Un esperado triunfo ante los Hawks (con un 3-9 en lo que llevamos de temporada), dejaría a los Lakers con balance positivo por primera vez en la era LeBron James, devolviendo la calma a la franquicia tras un difícil arranque. Además, la llegada de Tyson Chandler parece haber solucionado gran parte de los problemas defensivos de los Lakers. Algo que celebrar en Los Angeles en una semana negra.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Memphis sigue invicto como local tras imponerse a Philadelphia en la prórroga

Jimmy Butler es traspasado a Philadelphia 76ers

Siguiente