San Antonio mantiene a cero a los Lakers tras una épica prórroga

La primera toma de encuentro de y los ante aspirantes a playoffs en el Oeste se saldó con tres derrotas. San Antonio se impuso por 142-143 en un agónico duelo decidido con un tiro ganador de en la prórroga. El equipo entrenado por se coloca con un 2-1 para evitar apuros de primeras, dejando a los Lakers sin conocer la victoria después de tres partidos disputados.

y cubrían la ausencia de Rajon Rondo y Brandon Ingram, ni siquiera presentes en el edificio por sus respectivas suspensiones de 3 y 4 partidos, respectivamente. Delante, unos inconsistentes hasta la fecha, jugando al ritmo más pausado de la liga, con una defensa aún en construcción y bajas relevantes en su juego exterior. De forma especial, perder a Dejounte Murray les deja sin una ráfaga de energía en defensa que bien ayudó en 2017-18.

San Antonio golpeó primero

Pese a ello, San Antonio empezó dominando, con un parcial de 7-24 lanzado por DeMar DeRozan ante unos Lakers de nuevo estrepitosos de salida desde lejos. Al contrario, la habilidad tejana para anotar en suspensión funcionaba a la perfección, incluso utilizando el casi olvidado e ineficiente tiro de media distancia como mejor arma. Su ritmo dormía además a los Lakers, sin encontrar la fórmula para correr con el balón en su posesión, lo que mejor les funcionó en los dos duelos anteriores.

Los triples de Lonzo Ball, de nuevo cayendo con asiduidad, eran la fórmula más fiable para anotar de los Lakers, con LeBron James ejerciendo de distribuidor ante un mal arranque atacando el aro (0/6 en tiros de campo de salida). Pero San Antonio era una máquina de anotar desde todas partes. El 26-40 del primer cuarto hablaba por sí solo, ayudado por un espectacular 72,7% en tiros de campo y un 5/7 en triples de los Spurs.

El segundo cuarto empezaba con los Lakers moviéndose con más velocidad en la cancha, lo cual también les ayudaba a aumentar su efectividad ofensiva. Eso coincidía con una cierta regresión a la media de los Spurs en su acierto desde lejos. Aun así, San Antonio seguía dominando, ayudado por los fallos de un LeBron James que tardaba casi cuarto y medio en anotar su primera canasta.

Al descanso, la ventaja de los Spurs era de cinco puntos, sin perder la iniciativa en el marcador por ningún momento. Como ante Portland y Houston, los Lakers se acostumbraban a su pesar a ir a remolque de su rival. Fue Kyle Kuzma, crecido en su primera titularidad de la temporada, el que evitaba malos mayores al final del segundo cuarto, sumando 19 puntos de sus 37 totales al descanso. Por los Spurs, DeMar DeRozan se mantenía impecable en ataque. No solo terminaría con 32 puntos y 14 asistencias, su récord personal en la NBA.

La gran noche de Kuzma

El LeBron James de las grandes ocasiones apareció brevemente para abrir la segunda mitad, con 7 rápidos puntos en los primeros 3 minutos. En San Antonio, entraba en juego , aprovechando los problemas de faltas de que llevaban al pívot al banquillo por el bisoño Ivica Zubac. Perdido el hechizo desde lejos, los Spurs conservaban su ventaja asaltando la pintura angelina gracias su ala-pívot estrella.

Con James de nuevo difuminado, la juventud de Kyle Kuzma y mantenía muy vivos a los Lakers. El primero aprovechaba sus minutos extra sustituyendo a Brandon Ingram para firmar uno de sus mejores partidos en la NBA, mientras el segundo reivindicaba una presencia aún mayor en el equipo, cerrándolo con 20 puntos y 10 rebotes. Al final del tercer cuarto, San Antonio seguía por delante, pero solo por un muy ajustado 99-96, encomendados a lo que Aldridge y DeRozan ofrecieran en el último cuarto.

Kyle Kuzma lograba en su 80º partido NBA alcanzar la treintena de puntos por quinta vez en su carrera, algo que solo Elgin Baylor y Magic Johnson habían logrado antes como Laker. Pero las estrellas de San Antonio también llegaban con solvencia a esa cifra, y la doble labor de DeMar DeRozan como distribuidor hacía demasiado daño a la defensa angelina.

LeBron James por fin despegaba, con 14 de sus 32 puntos totales en el último cuarto. De primeras, San Antonio siempre respondía, particularmente gracias a un LaMarcus Aldridge letal en la zona angelina tanto anotando como en el rebote ofensivo. Pero los Lakers acabarían forzando la prórroga gracias a dos triples de su estrella de la noche, Kyle Kuzma, y la que tiene que serlo siempre, LeBron James. Entre ambos forzaban cinco minutos más de partidos terminando los cuatro cuartos reglamentarios con un marcador de 128-128.

Cinco minutos locos

La prórroga se convirtió bien rápido en cinco minutos deliciosamente imprevisibles. JaVale McGee era expulsado, dejando su lugar a un que debutaba oficialmente en la NBA. Y el pívot, recién firmado con contrato dual, aportaba rápidamente 4 puntos y 3 rebotes en el tiempo extra. Dando velocidad a sus jóvenes compañeros de quinteto, LeBron James dirigía con maestría a los Lakers, permitiéndoles colocarse seis arriba a solo 55,6 segundos para el final con un 2+1 de cosecha propia.

Pero San Antonio nunca se rindió, y el esfuerzo dio resultados. Un triple de Rudy Gay a 12,6 segundos para el final les mantenía con vida a falta de un milagro, y éste llegó en forma de tiros libres de LeBron James, su gran talón de Aquiles en finales ajustados. Dos fallos desde la línea permitían una última bala a San Antonio que la pizarra de Gregg Popovich encontró con maestría. Patty Mills no desaprovechó desde media distancia, culminando un parcial de 0-7 para los Spurs, y LeBron James fallaba la última. La tercera derrota seguida de los Lakers era una realidad.

Tras su fallo, LeBron James enfilaba el camino a los vestuarios sin despedirse de nadie, ni siquiera de su admirado Gregg Popovich. La frustración tras retrasar otra vez su primera victoria es evidente, aunque con el horizonte en un partido teóricamente más fácil el próximo martes en Phoenix. Solo en sus dos primeros años en la NBA (2003 y 2004) había arrancado la temporada con un 0-3 y, no casualmente, también son las únicas en las que no entró en playoffs.


Apoya a nbamaniacs y consigue acceso a contenido extra varias veces por semana. Aquí te contamos cómo hacerlo.