Continuidad y veteranía para el nuevo proyecto knickerbocker

Los New York apuestan todo por el todo al presente de la franquicia. El conjunto de la Big Apple ha sacrificado rondas del Draft por la veteranía de  y . De nada sirve pensar en el futuro, allí buscan resultados inmediatos, ya que cuarenta años sin lograr el título de campeón son demasiadas décadas sin saborear la gloria en la Meca del baloncesto.

continúa al frente del proyecto. El segundo de Mike D’Antoni tomó los mandos de la maquinaria neoyorquina cuando el italoamericano decidió dejar su puesto. Y mal no le fue al ex entrenador de los Hawks. El equipo mejoró sensiblemente su trayectoria y consiguió su objetivo, la clasificación para la post-temporada. Más no se le podía pedir a un equipo descompensado y al que las lesiones no le permitieron rendir al cien por cien de sus posibilidades. Quizás una mejor imagen en primera ronda ante Miami Heat.

Llega la hora de la verdad. De respetar las lesiones a una plantilla más que digna, los de Nueva York deberán rearmarse para superar esa maldita primera ronda. Con Woodson al frente, es la hora de hombres como y Amar’e Stoudemire. Se da continuidad a las dos torres de la franquicia. Uno deberá dejar su egoísmo a un lado y hacer que los demás jueguen y el otro deberá centrarse y poner la garra en la pintura. Sus contratos lo exigen y el público de Nueva York también.

Para la campaña 2012-13 llegan hombres veteranos y experimentados. Jason Kidd de 39 primaveras y Marcus Camby, de 38. Junto a ellos se le da la confianza a la sensación de la temporada, , y a hombres importantes de banquillo como JR Smith y . Además, desde Italia llega el dunker  y desde el Caja Laboral aterriza . A falta de alguna sorpresa, tres son las plazas restantes para cerrar el proyecto de la próxima temporada. Se busca un escolta y un interior. Randy Foye, OJ Mayo o Mickael Pietrus para las alas y guerreros como Jared Jeffries o Kenyon Martin para la pintura. Sea como fuere, ¿son un verdadero rival para los actuales campeones? Analicemos el roster puesto por puesto.

Bases: Jeremy Lin, Jason Kidd, Pablo Prigioni. Inteligencia, calma y veteranía. Un buen cocktel para la dirección del equipo. El asiático será el titular y apuntan a que Kidd será el mentor. El segundo será el que se juego los cinco minutos finales. Pese a sus 39 años, Kidd será la clave para un equipo que no destaca por su juego colectivo. Volver a integrar a un Stoudemire algo desaprovechado será una de las principales tareas.

A última hora salta la sorpresa de Prigioni. Un debutante de 35 años en la NBA. Su papel será el de tercer base. Actitud y defensa para la dirección knickerbocker. Curiosidad por verle vestido de corto en la mejor liga del planeta.

Escoltas: JR Smith, . Los Raptors apuestan 30 millones y tres temporadas por Landry Fields. Los Knicks no igualarán la suculenta oferta de los canadienses y por el momento los de Nueva York solo disponen de Smith, ya que Shumpert será baja hasta 2013. Un escolta con un inmenso talento, pero al que su cabeza le juega malas pasadas. Ni que decir que a su favor cuenta que quería seguir con los Knicks. La motivación será su principal virtud. Y la verdad, ha sido una ‘ganga’. 2,8 millones por dos temporadas. Viendo los precios que se gastan en el mercado, el escolta ha sido relativamente barato.

Aleros: Carmelo Anthony, James White. El buque insignia de una franquicia que quizás dio demasiado por el ex jugador de los Nuggets. Fue marcharse D’Antoni y dar al público del Madison Square Garden su mejor versión. Deberá pasar más el balón. Sabe que está marcado de cerca, lo que debería aprovechar para hacer jugar al compañero y crear espacios. Su motivación: sus principales compañeros de Draft ya han sido campeones. ¿A qué espera el de Brooklyn?

Ala-pívots: Amar’e Stoudemire, Steve Novak. Sin duda el peor año de la carrera profesional de Stoudemire. Se quedó fuera del All-Star, se quedó fuera del Team USA y para colmo, la muerte de su hermano le marcó. Sus números fueron en picado y su papel en los playoffs, incluído el numerito con el extintor, fue de lo más sonado en la NBA. Es cierto que está algo desaprovechado con tanta acumulación de balón por parte de Carmelo, pero su falta de compromiso en el rebote es notable. La renovación de Lin y la llegada de Kidd deberían hacerle mejorar y entrar más en juego. Él también tiene que poner de su parte. Pelear, pelear y pelear. Demostrar que es uno de los ‘cuatros’ más talentosos de la NBA.

Novak sorprendió para bien el año pasado. Tras llegar como agente libre supo hacerse un hueco en la rotación a base de exhibiciones desde el triple. En Nueva York ha logrado su tope anotador (25) y su tope en triples convertidos (8). Todo ello ante los Celtics en una de las mayores exhibiciones exteriores que ha vivido el Garden. Su contrato de cuatro años deberá darle la estabilidad que jamás ha tenido en la NBA.

Pívots: Tyson Chandler, Marcus Camby. Poco que echarle en cara al mejor defensor de la pasada campaña. Tras lograr el campeonato en Dallas, muchos creíamos que el jugador iba a bajar los brazos en Nueva York y disfrutar de su lucrativo contrato. Pero lejos de la realidad, Chandler se multiplicó en una pintura complicada. Peleó y peleó para los de New York. Sin duda uno de los mejores jugadores de la pasada temporada.

A su lado tendrá a todo un guerrero como Camby. Pese a sus 38 años, continúa siendo uno de los mejores reboteadores de la competición. Samurai vuelve a Nueva York tras diez años. Compromiso no le va a faltar a un jugador que vive del trabajo y del sacrificio.

Sin duda los Knicks cuentan con algo que no tenían otros años, continuidad, veteranía y buen ambiente con Woodson al frente del banquillo. ¿Será suficiente para superar la maldita primera ronda?  Doce años sin conseguirlo son demasiadas temporadas para una franquicia que siempre aspira a lo máximo.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.