Cuando Kobe Bryant se ganó el corazón de Isaiah Thomas


La leyenda de los Lakers ayudo al base ex de Boston durante el tramo más duro de su vida: la muerte de su hermana Chyna

Se había estrenado hacía no mucho la primavera del año 2017. Los Boston Celtics, sin que muchos lo esperaran, agigantaban sus pupilas al ritmo que invocaba Isaiah Thomas (28,9 puntos). El diminuto gigante posibilitó el mejor récord de la Conferencia Este (53-19) y colocó a su equipo en situación idílica para los incipientes playoffs. Podría Boston, quién sabe, hasta ser un hueso duro de roer para la legislatura interminable de LeBron James y sus Cavaliers.

En tal ocasión, con aquel trance deportivo de Isaiah Thomas que duró una temporada completa (fue All-Star y quinto en la votación para MVP), llegó el momento de mayor cercanía entre el antiguo base de Boston y Kobe Bryant.

El menudo jugador había vivido uno de sus pasajes vitales más complicados hacía nada: la muerte de su hermana (Chyna). Ocurrió en pleno amanecer de aquella postemporada, con todo el concurso de los Celtics yéndose al garete por la tragedia familiar que vivió entonces Isaiah.

Thomas no tuvo problema en alternar sesiones de entierro, velatorio y duelo con grandes actuaciones en la pista, donde fue clave para levantar el 0-2 que Chicago había conseguido como renta en la primera ronda.

Fue en aquella ocasión cuando Thomas recibió el consejo y ayuda de Kobe Bryant. Había perdido a una de las personas más importantes de su vida. Y en un episodio tan negro, la empatía de Kobe le llevó a ser como un familiar más con Isaiah. Lo recuerda el base, cortado por los Clippers la semana pasada, en el portal Hoopshype.

“El mejor recuerdo que guardo es cuando Kobe y yo nos poníamos a hablar después de cada partido en mis series con los Chicago Bulls en 2017 (acabó ganando Boston 4-2). Veíamos juntos vídeos de los partidos. Mi gente le enviaba los vídeos y él los analizaba. Luego, nos poníamos el altavoz en el teléfono y me decía todo lo que veía. Me decía cómo hubiera él roto el partido si hubiera jugado aquellas series. Era algo solo de él conmigo. Yo atravesaba uno de los momentos más duros de mi vida debido al fallecimiento de mi hermana y él perdía su tiempo para ayudarme”, podía recordar Isaiah.

Lejos de ser un formalismo fruto de la compasión menos empática, más fría, Bryant invertía una gran cantidad de minutos, horas, en ayudar a Isaiah Thomas. Empezó a convertirse en una actividad habitual durante aquellos playoffs.

“Nos pasábamos al teléfono como una hora y media o dos los días después de mis partidos. Mirando detalles del partido y viendo cómo podía mejorar para el siguiente. Era como muy irreal. No me creía que Kobe Bryant estuviera al teléfono conmigo, ayudándome en situaciones de playoffs. Ese es quizá mi mejor recuerdo de Kobe, perdiendo su tiempo para estar conmigo y ayudarme. Él vio qué tipo de camino yo estaba pasando y vio algo especial en mí. Que me apodara Mighty IT, que me ayudara tanto y que me diera unas zapatillas Player Edition Kobe era como un sueño. Siempre había soñado con algo así y se hizo realidad”, añadía Thomas.

Qué duda cabe que Kobe Bryant echó un cable, y de los gordos, para que Isaiah pudiera colocar la muerte de su hermana en un limbo donde no le destruyera cuando salía a la cancha. Le ayudó a aprender a evadirse del mundo para rendir de la mejor manera y pilotar a sus Celtics hacia las finales de conferencia. Boston pudo levantar el 0-2 inicial ante los Bulls y después sofocó la revolución de los Wizards en las semifinales (4-3).

Isaiah promedió 23,0 y 27,4 puntos en aquellas dos series, alcanzando un nivel irreal contando con el trompazo moral que había sufrido hacía unos días. También pudo dejar una actuación de 53 puntos el día en el que su fallecida hermana hubiera cumplido 23 años.

“Ser Isaiah Thomas”

“Era increíble. Para mí era como un sinsentido. Tener a Kobe tan a mano. Poder llamarle o escribirle siempre que lo necesitase y que estuviera ahí para mí…. Eso significó mucho. Que me echara una mano en el baloncesto o en lo que fuera, cuando estaba luchando contra la pérdida de mi hermana. Significó mucho. Cuando ella murió. Kobe fue uno de los primeros en escribirme y me envió un largo texto en aquella víspera de partido. Me acuerdo que me dijo ‘Si vas a jugar, juega. Juega como Isaiah Thomas, nadie sabe hacer eso mejor que tú”, comentaba Thomas.

Una de las infinitas muestras de que el legado de Kobe Bryant va mucho más lejos del baloncesto, del puro juego. Cantidad de jugadores actuales le consideraron un mesías, una fuente ingente de inspiración sobre la que mirarse para alcanzar sus objetivos, para ser mejores. Y la leyenda de los Lakers también resultó ejemplar cuando algunos de sus feligreses peor lo estaban pasando; como Thomas.

“Él era alguien que estaba muy en mi corazón y (su pérdida) es una tragedia que cambia el mundo. Era increíble tener una relación así con él”, zanjaba Isaiah.

(Fotografía de portada: Patrick Smith/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.