Curiosidades NBA: 10 cosas que no sabías sobre Reggie Miller

Datos en la NBA hay incontables para hablar de todos los jugadores que la componen, y más en concreto de las estrellas de la misma. Sin embargo, queremos aprovechar la suspensión de la NBA para indagar en aspectos de estos grandes jugadores que nos acerquen a un lado más personal y curioso de los mismos que quizás desconocías.

Hoy llega el turno de poner el ojo en uno de los mejores tiradores que ha visto la NBA, , quien pasaría toda su carrera en Indiana para disputar las Finales del año 2000 frente a Los Angeles Lakers. Su carrera fue fantástica, pero ahora nos detenemos en otros aspectos de su historia, en esos que a veces han quedado en un segundo plano frente a lo que hacía sobre las pistas de la Liga.

Licenciado en historia. A diferencia de lo que se ha convertido en habitual de cara a iniciar una carrera en la NBA, Reggie Miller concluyó el periodo universitario de cuatro años en UCLA. En ese tiempo el que terminaría siendo estrella de los Indiana Pacers se licenció en Historia. También es cierto que su primer año en la universidad distó bastante del cuarto. En el curso 1983-84 se quedó en 4,6 puntos jugando 13,7 minutos, mientras que en el 1986-87 se iría hasta los 22,3 puntos con 36,4 minutos por noche.

Deformidad de nacimiento. No sé puede hablar de milagro, pero sí de un enorme esfuerzo para acabar siendo el gran jugador que fue. Reggie Miller nació con una deformidad en la cadera que no le permitía andar correctamente. Para corregir tal problema se vio obligado a llevar un aparato metálico cuando era niño. Algunos médicos llegaron a poner en duda que pudiese recuperarse del todo, pero Miller entrenó y mejoró hasta poder caminar bien sin ayuda. A raíz de ese episodio dijo: “Lo recuerdo como lo peor de mi vida y la vez como la mejor experiencia. Me enseñó a superarme, y aunque es verdad que todos se reían de mí, sabía que lo superaría y sería el mejor. Si ganaba a aquello, lo superaría todo. ¿Tienes un sueño? Lucha por ello con uñas y diente, que nada ni nadie te detenga”.

Triples benéficos. Siguiendo esa línea de ayudar a la comunidad que tan extendida está en la NBA, Miller ha colaborado con varias asociaciones. Especialmente recordada es la temporada 2001-02, en la cual decidió donar a asociaciones benéficas 1.000 dólares por cada triple que anotase. Convertiría 206 triples desde que tomó tal decisión para convertirlos en 206.000 dólares para personas necesitadas.

Amante del ciclismo. Aunque ya no esté en activo, Miller se ha mantenido en forma durante los casi 15 años que lleva retirado. Para que así fuese mucho ha aportado que se haya pasado al ciclismo. Natal de Riverside, no es raro verle participando en competiciones de mountain bike por California; algo que comparte constantemente en su cuenta de Instagram. Además, también ha hecho algunos entrenamientos en carretera junto a algunos ciclistas profesionales ya retirados como Phil Gaimon.

Familia de deportistas. Siendo cinco hermanos en la familia, todos menos uno, que es músico, han sido deportistas de éxito. Darrell Miller fue catcher en MLB (liga de béisbol), Tammy Miller realizó una importante carrera como jugadores de voleibol, y Cheryl Miller (la que todos conocemos) forma parte del Hall of Fame del baloncesto habiendo conseguido incluso un oro olímpico. Su hermana mayor fue una de las grandes motivaciones para que Reggie mejorase, ya que durante años jugaron incontables uno contra uno en los que su hermana dominaba.

Protagonista de un documental. La vida de Reggie Miller también ha sido recogida en un documental. ESPN es a productora de Winning Time: Reggie Miller vs. the New York Knicks, trabajo de 2010 dirigido por Dan Klores en el que se repasa su carrera y su especial feeling con la franquicia neoyorquina, a la cual llegó a desquiciar en algunos momentos. El estreno de tal reportaje tendría lugar el 26 de febrero de 2010 en el Conseco Fieldhouse.

Trash talking a Jordan. “Si me cruzara con Michael Jordan… probablemente le daría un puñetazo”. Obviamente estas palabras de hace escasos días dejan claro hasta que punto vio un rival en el ’23’ de los Bulls, alguien a quien por cierto intentó ‘intimidar’ durante un partido de pretemporada en su año de rookie. Empezando el partido con un gran acierto, Miller le dijo: “hay un nuevo chico en la ciudad, ¿sabes?”. Jordan no le contestó hasta el final del partido. La estrella de Chicago superó los 40 puntos y le recalcó: “Ten cuidado. Nunca más hables al Jesús negro de esa manera”.

Elección controvertida en el draft. Quién lo diría conociendo su carrera con los Pacers, pero la realidad es que en Indiana preferían que la franquicia eligiese en el draft de 1987 a otro jugador. Los aficionados apostaban en aquel año por Steve Alford, un base que jugaba en la Universidad de Indiana, que había nacido en Franklin (Indiana) y que acababa de ganar la NCAA promediando 28 puntos en la Final Four para batir a UNLV y Syracuse. Por suerte para ellos la organización desoyó tal consejo. Los Pacer elegían a Miller con el número 11 (cinco veces All-Star) mientras que Alford caía al puesto 26 para ser seleccionado por Dallas Mavericks y retirarse solo cuatro años después.

Rechazó a los Celtics en 2007. Así es. Dos temporadas después de retirarse, y teniendo ya 42 años, Reggie Miller recibió la llamada de Doc Rivers y Danny Ainge para unirse a unos Boston Celtics que habían formado un proyecto campeón firmando a Kevin Garnett y Ray Allen. Miller rechazó tal ofrecimiento aunque se encontraba bien físicamente. El 24 de agosto de 2007, coincidiendo con su cumpleaños, decía: “A nivel físico sé que podría haberlo hecho. Pero a nivel mental, cuando haces algo como esto, tienes que estar dentro o fuera. Yo he llegado a la conclusión de que estoy fuera”.

Apodado The Knick Killer. Este apodo no puede venirle mejor, sobre todo por lo que hizo en el primer partido de las semifinales de la Conferencia Este en 1995. Con el Madison Square Garden como escenario, Reggie Miller anotó ocho puntos en nueve segundos para convertir una desventaja de seis puntos en un impresionante triunfo frente a los Knicks. El escolta acabaría aquella noche que pasó a la historia haciendo 25 de sus 39 puntos en los últimos 12 minutos; una exhibición que bien valía el que le pusieran el sobrenombre de The Knick Killer. Es una de las hazañas más recordadas en la historia de la NBA.

¿Lo sabías todo? ¿Qué es lo que más te ha sorprendido? En las próximas fechas seguiremos con estas entregas personalizadas en algunos de los jugadores de la NBA para conocerlos más allá del enorme talento que muestran sobre las pistas. Historias y características que hacen de ellos personajes aún más únicos.

(Fotografía de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

De Montes a Robinson

LeBron James no quiere ni oír hablar de suspensión de la temporada

Siguiente