D-League: Courtney Fells, otra vez en la carretera

“No importa dónde estés. Sé tú”. Si alguien sabe de lugares, de moverse de aquí para allá constantemente, de aeropuertos, de cambios horarios, de Europa, de Asia, de Sudamérica, esa persona es (Misisipi, Estados Unidos, 1986). Un trotamundos en el completo sentido de la palabra, un tipo que va allí donde exista un contrato. Hace unos días, en Icon salía publicada una entrevista al actor Christopher Walken, quien explicaba que había hecho tantas películas porque no tenía aficiones, “sólo trabajo”.

Por cómo habla de su profesión, Fells es uno de esos tipos que disfrutan con lo que hacen, con con los réditos que le proporciona un empleo que, a la vez, es una afición. Quizá como Walken dejaba entrever, el trabajo es un hobby para el base.

De otra forma, ¿cómo podría resistir Fells tanto trasiego? Licenciado en 2009 por North Carolina State, desde su primer curso de profesional el base estadounidense ha jugado en ocho países diferentes, sin incluir los Estados Unidos, donde acaba de concluir su etapa en los de la . Fells fue cortado el pasado domingo, sin que hayan trascendido las razones. Pero de esa operación y dado el contexto se puede extraer que con unos Knicks sin nada en juego, Fells haya pedido su salida para emprender un nuevo camino.

Como el exjugador Levon Kendall canta en su pieza Destined for the road, Fells es de esos tipos destinados a estar siempre en el camino, aquí y allí. “Ha sido un mes, ha sido un año, he estado aquí y allí, pero siempre puedo dejar mi casa, sin miedo”.

Chipre, Israel, República Dominicana, Turquía, Argentina, Italia, Filipinas y Venezuela tienen el sello profesional de Fells, que en algún momento de su trayecto ha pasado por esos países.  Más de quince equipos si añadimos su trabajo en Estados Unidos, donde además de en los Westchester Knicks de la D-League, también jugó para los y para los Texas Legends. Con los Spurs estuvo en la 2013/14 y firmó su tope anotador en un partido de la competición, con 44 puntos ante los Rio Valley Vipers. Con los Legends empezó este curso para ser traspasado en diciembre a los propios Knicks, donde ha rendido a su mejor nivel. Cierra su campaña 2016/17 con 11,3 puntos y 2,7 asistencias. Su mejor semana, la que tuvo lugar dentro del D-League Showcase, el pasado mes de enero.

También buscó la NBA

En un currículum tan extenso, no podían faltar algunos ligeros acercamientos a la NBA. Pero Fells nunca consiguió entrar en ella. Después de no salir elegido en el Draft de 2009, buscó su futuro con los Magic en la Liga de Verano de Orlando 2009 para, cuatro años después, repetir experiencia estival, esta vez con los Celtics y llegar a jugar tres partidos de pretemporada con los Spurs, que lo cortaron justo antes del comienzo de la 2013/14. Su último intento de estar entre los mejores sucedió 2014, con los Pelicans, con los que firmó una buena Liga de Verano de las Vegas. Entonces, Fells promedió 15 puntos en cinco partidos (cuatro de titular). Aquello no le sirvió para permanecer en su país, pero le abrió las puertas de nuevos trabajos en Argentina, Italia y de nuevo Turquía, donde ya había estado anteriormente.

“Sé consistente, no importa dónde estés. Sé tú mismo. No te salgas de ese camino para no hacer nada. Claro, vas a trabajar en cosas para ser mejor, pero los partidos no son el momento para eso. Simplemente dejo que el partido venga a mí y lo juego. Trato de ayudar al equipo a ganar, eso es lo que quiero demostrar. Y haré lo que sea para ello”, declaraba hace un mes Fells a Chris Priczak, del Daily Knicks.

https://www.youtube.com/watch?v=ImGw9TSprFU

De cada viaje, Fells ha podido obtener una lección, algo para aplicar en el presente y también en el día de mañana, en el momento que su ya extensa carrera toque a su fin. Cuando alguien tiene una hoja de servicios tan larga, es normal preguntarse si algo falló en algunas de sus experiencias. Y sí, eso sucedió en los Legends, donde recaló en noviembre y donde sólo jugó una decena de partidos. “No soy el tipo de personas que fuerzan las cosas. No me salgo de mi carácter, no voy más allá, por eso dejo que el juego venga a mí. Pero estar en un sitio con jugadores de esa calidad fue complicado. Fue duro, porque me obligaba a ser más agresivo y es algo en lo que tengo que trabajar”.

Su traspaso a los Knicks y la puesta en práctica del Triángulo Ofensivo también para el plantel de la D-League alivió un poco la presión que sufría Fells. “En los Legends era todo más 1×1. Aquí trabajamos más el Triángulo y jugamos más como un equipo” apuntaba hace un mes.

Ahora, Fells vuelve a sacar el pasaporte del cajón y mira destinos. Su caché de jugador eficaz en cualquier continente le hace ser una pieza interesante en el mercado internacional. Su paso por la D-League, una línea más en su CV.

“Lo principal es competir, tratar de rebotear, correr la pista y hacer tiros abiertos cuando sea capaz. Puedo ser un stretch guard  y espero que alguien me necesite”.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Philadelphia suma igual de victorias que en los últimos dos años juntos

Erik Spoelstra destaca la evolución de Whiteside

Siguiente