Los históricos 60 puntos de Lillard no son suficientes para ganar a Brooklyn

ha vuelto a inscribir su nombre en los libros de historia de los . El 14 de abril de 2016, el base se convertía en el máximo triplista en la historia de la franquicia. En la siguiente temporada, también en abril, establecía un nuevo récord anotador en Portland tras endosar 59 puntos a los Jazz en el Moda Center. Más de dos años después y con idéntico escenario, Lillard reclama nuevamente la atención de toda la NBA.

Ante los Nets, el de Oakland volvió a exhibir su mejor versión y firmó una de esas actuaciones históricas que quedan grabadas para siempre en la retina de los aficionados. 60 puntos que sirven para superar su anterior registro y establecer un nuevo récord de anotación en la franquicia de Oregon. Un hito, sin embargo, sin final feliz, pues los Blazers siguen inmersos en una mala racha de resultados que se ha saldado con la cuarta derrota consecutiva (115-119).

Los de Oregon siguen sin dar con la tecla para confeccionar una defensa sólida con la que tapar la evidente laguna existente en el juego interior y la intermitencia de Whiteside. En esta ocasión, Stotts apostó por Hezonja como ‘4’ titular, siendo una medida ineficaz para resolver la ecuación. Una debilidad de la que también adolecen en Brooklyn y que se tradujo en una clara apuesta por la ofensiva perimetral sin oposición al otro lado de la cancha.

Así, los 60 puntos de Lillard estuvieron acompañados de los 15 tantos firmados por Anfernee Simons, quien suplió la aportación de un McCollum aciago en el tiro –4 de 19 en tiros de campo–. Por parte de los Nets, el dúo formado por Kyrie Irving y Spencer Dinwiddie se combinó para un total de 67 puntos, a los que hay que añadir los 14 de un Joe Harris bastante activo.

Las lesiones profundizan en la crisis de Oregon

Pocos apostábamos por la actual situación existente en Portland. Tras sufrir su cuarta derrota consecutiva, los Blazers han caído hasta la undécima posición del Oeste con un balance de 3-6. Por si fuera poco, el ya mermado juego interior se puede ver aún más limitado con la lesión de Skal Labissiere, quien tuvo que abandonar el encuentro en la segunda mitad por una lesión en el tobillo. Previamente, Rodney Hood había hecho lo propio por unas molestias en la espalda. Así, ambos jugadores se unen a una lista de lesiones compuesta por Jusuf Nurkic, Zach Collins y Pau Gasol.

(Fotografía de portada por Ronald Martinez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Una canasta de Jokic culmina la increíble remontada de Denver ante Philadelphia

Siguiente