Daniel Hamilton, el Russell Westbrook de la G League

En un vistazo rápido, y tienen algunas cosas en común. Por ejemplo, ambos son de California, ambos no completaron su ciclo universitario, los dos recibieron premios individuales, de distinto calado, en sus días de NCAA y, lo que es más de actualidad, ambos pertenecen a los . Si incluimos que tanto Hamilton como Westbrook ocupan posiciones parecidas en la pista, tendríamos la comparación lista.

Evidentemente, en cualquier envite entre esta pareja de integrantes de los Thunder, gana Westbrook. Sin embargo, aunque con la distancia que existe entre la NBA y la G League de por medio, hay algo en lo que Hamilton sí sostiene la batalla con Westbrook: los triples-dobles. Repetimos, hay que poner en perspectiva lo que supone cosechar triples-dobles en las noches iluminadas por los focos de la NBA con respecto a lo que supone alcanzarlos en las a veces frías canchas de la G League. Pero, estadísticamente, con la estadística pura en la mano, un triple-doble es igual en la NBA que en su liga desarrollo.

Y en ese cometido está inmerso Daniel Hamilton, líder total de los Oklahoma City Blue, el plantel afiliado de los Thunder en la G League. Hamilton, formado en la Universidad de Connecticut, llegó al profesionalismo en 2016. Segunda ronda de Draft de ese año por los Nuggets, fue traspasado a los Thunder a cambio de 730.000 dólares. Y de los Thunder no se ha movido desde entonces.

Histórico en la G League para los Blue

Hamilton acaba de ser nombrado Jugador de la Semana de la G League (20-26 de noviembre). No es más que otro paso en una carrera prometedora que a sus 22 años tiene visos de terminar más arriba. De hecho, poco antes de su premio como dueño semanal en la G League, jugaba el que hasta la fecha es su único partido en la NBA. El 15 de noviembre, Hamilton, uno de los dos jugadores de los Thunder con contrato dual, era llamado para salir a la pista durante 3 minutos y 37 segundos en la fácil victoria de OKC ante los Bulls.

Tras ello, seguramente muy motivado por debutar oficialmente con los Thunder y después de  dejar buenas sensaciones en la pretemporada, explotó. En la semana en la que fue premiado terminó con un promedio de triple-doble en la G League, algo que puede sonar sencillo, pero que si miramos las estadísticas históricas de los Blue y las propias del jugador no parece ser así.

Después de los 10 primeros encuentros de la temporada, Hamilton ha logrado 5 triples-dobles. Es decir, ha alcanzado un triple-doble cada dos partidos. Los datos le hacen más ganador cuando se sabe que en la historia de la franquicia hasta el inicio de la 2016-17 sólo se habían logrado un total de 4 triples-dobles. En apenas un mes, Hamilton ha superado ese récord y con 6 triples-dobles (logró uno el curso pasado) no tiene rival cuando se trata de romper barreras en puntos, rebotes y asistencias.

Lo único que en esta decena de partidos de la 2017-18 no ha superado son los apartados particulares de puntos y rebotes en un partido, donde las cifras de 32 y de 16, respectivamente, siguen siendo las mejores y pertenecen a su año de novato. Eso sí, en asistencias, Hamilton ha repartido 17 contra los Erie BayHawks, mejor marca profesional hasta esa fecha. Fue el 24 de noviembre pasado. Y sí, logró un triple-doble, seguramente el mejor de su carrera con 20 puntos, 11 rebotes y las citadas 17 asistencias.

Un molde de proyecto interesante

Lo que hace Hamilton no es más que materializar en forma de resultados las dos confianzas que depositaron en él los Thunder. Primero, en 2016 al pagar por él, hacerle un hueco en la G League y apostar por su mejora; luego, un verano después, al darle el primer contrato dual de siempre en la franquicia. Hamilton, mejor rebotador de todos los rookies en la G League 2016-17 había liderado a los Blue en dobles-dobles (15) y había firmado el citado único triple-doble del equipo en la campaña.

De modo que, cuando en agosto los Thunder anunciaron que le extendían a Hamilton ese two way contract que le puede permitir estar hasta 45 días en la disciplina del equipo de la NBA, simplemente la gerencia de los Thunder seguía con su trabajo artesanal de dar forma a una pieza con cierto futuro. Y ese futuro quieren los rectores de OKC que se produzca con ellos.

“Daniel ha mostrado avances significativos en su desarrollo desde que entró a formar parte de nuestro programa”, declaró cuando se oficializó su contrato dual. “Estamos encantados de que firme el primer contrato dual en la historia de los Thunder, ya que esperamos que pase tiempo con ambos equipos esta temporada mientras continúa evolucionando como jugador”.

Los planes siguen la línea diseñada por Presti. Hamilton explota sus días en la G League. Ahora juega más, lo hace siempre de titular, ha mejorado en todos sus apartados de manera sustanciosa y después de un  mes de competición no sólo es 5º  en promedio de rebotes de la liga (2º en capturas defensivas) y 4º en asistencias, sino que sus guarismos de 19,7 puntos, 9,9 rebotes y 8,7 asistencias le dejan a las puertas de promediar un triple-doble. En un equipo llamado Oklahoma City. ¿Les suena?


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Ricky Rubio a nbamaniacs: “Hayward me dijo que hacía tres años que quería jugar conmigo”

Plaga de bajas en la NBA: Nikola Jokic, otro más entre algodones

Siguiente