Detalles de los ‘playoffs’ que pueden resultar clave

La temporada regular se nos ha hecho un poco larga, pero los playoffs llegan en menos de 48 horas. El parque temático de todos los que seguimos día a día la NBA está a punto de regalarnos las mejores paradas.

Antes de que eso ocurra, podemos analizar y tratar de adivinar qué pasará en las rondas por el título. Para ello conviene tener en cuenta algunos detalles que jugarán papel importante en el cara a cara entre los mejores equipos de cada conferencia.

Un asunto en el que no se suele reparar demasiado y puede ser crucial son los enfrentamientos directos durante la temporada regular. Un equipo puede parecer igualado en fuerzas con su oponente de postemporada, pero los cruces de octubre a abril pueden traducir lo contrario. Vamos pues con ese tipo de análisis.

Oeste: el engaño de Oklahoma

Así, primero de todo y husmeando el rastro expuesto en al párrafo anterior, la eliminatoria más engañosa en el Oeste parece la de Portland y Oklahoma. Los vencieron en los cuatro encuentros de temporada regular a los Blazers. Pleno, los cuatro. En Oregon, además, no cuentan con Jusuf Nurkic (lesionado), por lo que su intimidación y desempeño interiores se han visto reducidos.

Digámoslo claro, los Blazers, pese a haber terminado terceros en la clasificación del Oeste, ganar 11 de los últimos 13 encuentros de la temporada regular y de tener el factor cancha a favor, transmiten escasa confianza en su primera ronda ante los Thunder.

Conociendo además el contexto de 4-0 en el transcurso de la temporada regular, los favoritos pasan a ser Oklahoma City Thunder.

La cuestión parte algo (poco) más igualada para Houston y Utah atendiendo a sus enfrentamientos ordinarios. 2-2 durante la temporada regular para ellos, aunque la lógica dice que estaremos más cerca del 4-1 (para Houston) de los playoffs 2018 (en semifinales) que de otra cosa.

Los no tendrán problemas para deshacerse de los tan meritorios Clippers (3-1 en temporada regular) y habrá que ver qué ocurre entre Denver y San Antonio (2-2 esta temporada). La lógica dice que los tienen las de ganar pero los conocen la fórmula de la inmortalidad competitiva y siempre pueden ser incómodos, afilados y letales.

A propósito de este enfrentamiento, si Denver accediese a las semifinales de conferencia y se encontrase con Oklahoma, el sentimiento vox populi ahora mismo da las de ganar también a los Thunder. Sin embargo, en temporada regular los enfrentamientos entre ambos han dejado un 4-0 a favor del equipo Colorado. Envite indescifrable entonces el que se plantearía en tal caso entre Nuggets y Thunder. Y al mismo tiempo apasionante.

Además, hay que ver también cómo se desenvuelve Denver en playoffs, un equipo tan joven (menos de 25 años de media en su plantilla) y con un saldo demasiado contenido fuera de casa esta temporada.

Este: guerra mundial en semis

Bastante menos borrosa parece la primera ronda de los playoffs en el Este. Milwaukee no tendrá ningún problema con Detroit (4-0 en temporada regular), ni se espera que Toronto sude sangre ante Orlando (2-2 este curso) o que Philadelphia hiperventile frente a Brooklyn (2-2 también).

Boston tendrá que sobreponerse a la baja de Marcus Smart ante Indiana, obligándose a hacer valer el 3-1 en enfrentamientos particulares durante la temporada ante los Pacers.

Pero lo verdaderamente interesante en la Conferencia que mira al Atlántico llegará a partir de las semifinales. Toda una Guerra Mundial. Milwaukee se las verá, presumiblemente, con Boston, a quien superó 2-1 esta temporada en los duelos directos.

Eso sí, la experiencia de los en este tipo de lides arrolla de manera aplastante a la de los . Cuidado con ese mantra y con el oficio de muchos jugadores verdes en el momento decisivo de la temporada.

Otro conflicto internacional, sin cuartel, parece que se presentará entre Toronto y Philadelphia. Los canadienses pueden partir con las de ganar tras el 3-1 durante la temporada pero ningún mérito anterior es garante de continuidad en los playoffs.

Menudas semifinales nos esperan en el Este. Y también en el Oeste, con el esperable Golden State-Houston y el otro lado del cuadro que podría volverse un rosco del Trivial en dificultad Dios.

No queda nada. Hasta entonces, toca seguir frotando la bola de cristal y dejar que el tiempo pase para chequear la rectitud de todos los análisis previos.

(Fotografía de portada: Elsa/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Cleveland, otro banquillo que queda libre: los Cavs y Larry Drew se despiden

2018-19, una temporada con lluvia de récords

Siguiente