Domantas Sabonis, el fin de la genealogía


El jugador de Indiana está cuajando números al alcance de muy pocos en las últimas tres décadas; el ala-pívot ya no solo es un apellido

Indiana ha conseguido sofocar la zozobra. La que tanto amenazaba su pía temporada desde que Victor Oladipo entrase en escena desde el pasado 29 de enero. Los Pacers habían conseguido poner la sala de máquinas a punto durante toda la temporada, antes de la vuelta de su estrella. A muy buen ritmo, como quinto mejor equipo de la Conferencia Este. Se encontraban a la espera de la guinda. De esa ansiada vuelta de Oladipo. Sin embargo, el reingreso condujo a un carrusel de sudores fríos impropios de una recuperación tras doce meses sin jugar.

Los Pacers cayeron en seis encuentros seguidos contando el siguiente a la recuperación de su jugador más destacado. Una herida que no sanaba, profunda, de todo menos aséptica, que amenazaba con enterrar una campaña de mérito muy hondo. Inesperado bache, pero hasta lógico debido al reajuste que provocaba la vuelta del individuo estrella. Semanas después de aquel feo temporal, Indiana ha vuelto a redactar capítulos mucho más limpios. Ha regresado la calma.

El equipo de Nate McMillan ha vencido en los últimos tres choques seguidos y en cinco de los últimos seis. Situación de crisis desinfectada y varios responsables positivos: T.J. Warren allana el relieve como anotador clave desde el quinteto titular (promedio de 18,6 esta temporada, máximo anotador del equipo); Malcolm Brogdon sigue sujetando el timón con fuerza hasta que llegue el mejor Oladipo, que se adapta como puede y progresa. McMillan comprende cómo enjuagar las virtudes de todos… Y Domantas Sabonis continúa dentro de una añada de trascendencia histórica.

El interior lituano se ha convertido en el mejor jugador de los Pacers este curso. Sus promedios de 18,4 puntos, 54,1 por ciento en tiros de campo, 12,5 rebotes y 4,9 asistencias resultan una obra de auténtico museo.

Sabonis y tres décadas

En los últimos 30 años, solo Giannis Antetokounmpo, Kevin Garnett y Charles Barkley consiguieron números con al menos 18 tantos, 12 capturas, 4 asistencias y 50 por ciento en tiros de campo, según se hizo eco el periodista Tommy Beer (NBC Sports). Podemos decir entonces que los servicios de Sabonis alcanzan cotas muy, muy considerables.

El jugador de origen báltico es quinto en la clasificación de rebotes por detrás de Andre Drummond, Rudy Gobert, Hassan Whiteside y Giannis Antetokounmpo. Además, nadie en los Pacers posee mejores métricas avanzadas como el Box Plus Minus (3,3), Win Share (7,2) o PER (21,0). Miguitas concluyentes de la enorme campaña del lituano.

Sabonis acelera, tira del carro en su cuarto año NBA. Como el que más. Y sus promedios acreditan valores absolutamente únicos en las últimas décadas. No solo resulta ya hijo prodigio (también pródigo); y tampoco hay que poner los ojos en blanco únicamente mirando su genealogía.

(Fotografía de portada: Andy Lyons/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.