Dos mejoras clave de los nuevos Milwaukee Bucks


Los Milwaukee Bucks han empezado la temporada arrasando. En estos momentos, ocupan el segundo puesto de la Conferencia Este, siguen invictos y han ganado los primeros cinco partidos por una media de casi 15 puntos de ventaja. Además, han tenido enfrentamientos contra rivales directos importantes como Philadelphia o Indiana.

Sólo llevamos una semana de competición y por ello no se deben sacar grandes conclusiones, pero sí que podemos fijarnos en dos aspectos del juego que los Bucks tenían pendiente mejorar y, de momento, lo han hecho. Vaya si lo han hecho.

En estos primeros pasos de la franquicia con Mike Budenholzer a los mandos, la plantilla está respondiendo al reto de subir un escalón más en el Este. Más allá del nivel extraterrestre de Giannis Antetokoumpo, que está promediando actualmente la barbaridad de 25,8 puntos, 15,6 rebotes y 6,6 asistencias, son varios los jugadores que están jugando realmente bien y están haciendo mucho mejor a su equipo gracias a su fantástico rendimiento.

Khris Middleton, siempre infravalorado, ha comenzado la temporada demostrando que quiere ser All-Star por primera vez en su carrera. Y no me extrañaría que lo consiguiera. Pocos jugadores exteriores hay en la competición que tengan tanto impacto en los dos lados de la cancha. Sus números en los cinco primeros partidos de temporada son alucinantes: 22,6 puntos y 4,4 triples con un 57,9 por ciento de acierto. Está intentando casi tres triples más por partido que el curso pasado así que, aunque esos porcentajes no sean sostenibles a largo plazo, parece convencido de tomar más protagonismo en ese ataque y atreverse más con el lanzamiento exterior.

Y justo aquí es donde enlazamos con los dos aspectos del juego que comentaba al principio. Dos puntos muy importantes en los que los Bucks flojearon mucho la temporada pasada y en los que era urgente ponerse las pilas.

El triple

En la NBA actual es obligatorio meter triples. Estamos en la era del tiro de tres puntos. Esto es algo evidente, cada temporada que pasa se lanza más desde fuera del perímetro y menos desde la media distancia. Todos los equipos, poco a poco, se van adaptando a este nuevo baloncesto en el que se busca ser lo más productivo posible. Y los Bucks también están en ese proceso.

La temporada pasada terminaron entre los seis peores equipos de la NBA en triples intentados y triples anotados. Lanzaban a canasta 24,7 por partido y metían 8,8. Sólo Spurs, Knicks y Timberwolves metieron menos triples que ellos por partido. Estaban a la cola de la liga.

Este año lideran la NBA en ambas categorías. Son el equipo que más triples están metiendo por partido con 16,0. Y los que más lanzamientos de tres puntos intentan con 40,8. Intentan 16 triples más que el curso pasado. Y esto es realmente lo importante, porque podrán estar más acertados o menos pero son conscientes de que tienen que tirar más desde lejos. Y eso ya es una mejora decisiva con respecto a lo ocurrido en el curso pasado.

Para ello ha sido clave la llegada de Brook Lopez. Ha salido de titular en todos los partidos y su capacidad para lanzar desde fuera está dando unos resultados fantásticos al equipo. Giannis Antetokounmpo necesita tener a tiradores a su alrededor que se aprovechen de las ventajas que crea y ahora mismo cuenta con unos compañeros que pueden cumplir perfectamente esa función.

Malcolm Brodgon, Khris Middleton, Eric Bledsoe y Brook Lopez. Todos ellos son capaces de lanzar desde fuera y de hacerlo en condiciones. Esta es sin duda una de las claves del gran comienzo de los nuevos Bucks de Budenholzer.

El rebote

Pero el triple no era el único —ni el más urgente— asunto a mejorar. La campaña pasada los Bucks terminaron como el peor equipo de toda la NBA en el rebote. El peor de todos. Un desastre.

En esta temporada, después de cinco partidos, ningún equipo captura más rebotes que los Milwaukee Bucks. Han trepado desde la última posición hasta la primera. De capturar 39,8 a 55,0. Como decía antes, la muestra aún es pequeña, pero parece evidente que en el equipo son conscientes de que esto era un problema que había que solucionar. Y se han puesto a ello.

En muchas ocasiones, el que se lleva el rebote es el que más lo pelea y más atento está. Los Bucks han hecho muy bien en prestar atención a este asunto desde los primeros compases del nuevo curso. Era necesario.

Milwaukee ha empezado con muy buen pie y nos queda la duda de si serán capaces de mantener este gran nivel. Lo que está claro es que el nuevo técnico y los jugadores han hecho los deberes este verano y han comenzado el nuevo curso conscientes de sus puntos débiles y están poniendo de su parte para que no sean tan débiles.

Estaremos pendientes de la evolución de estas dos estadísticas pero, de momento, bravo por ellos. Están caminando en la dirección correcta.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.