El Draft 2017 de Sacramento Kings: primer sobresaliente


Hasta ahora, casi siempre en los últimos años, los Sacramento Kings eran equivalentes a negligencias. Líos de vestuario, de que su estrella tuviera la mentalidad de un pre-adolescente o bien de que desde la directiva se maniobrase, muchas veces, como un primate agitando lapiceros. Sin embargo, la nueva era parece que será eso, un borrón y cuenta nueva. Muestra de ello fue el formidable resultado que los Kings obtuvieron en el Draft 2017, celebrado el pasado jueves.

Nada menos que han conseguido una estrella para el futuro, De’Aaron Fox, más que probable líder de la incipiente generación que asoma en Sacramento. Elegido con el número cinco, Fox representa un enorme foco de creación de juego desde el puesto de base, además de un notable lector y jugador habilidoso con el balón en posesión propia. Tendrá que mejorar su tiro pero la base sobre la que trabajar es muy sólida. Sin medias tintas, puede ser el elegido para liderar el próximo lustro de la franquicia.

Ni Darren Collison, ni Ty Lawson, ni Rudy Gay ni Tyreke Evans poseen contrato de cara a la temporada que viene en Sacramento. Por lo tanto, vía libre para la expansión del talento de Fox. Los Kings podrían ser su equipo dentro de un par de temporadas.

Talento para seguir a Fox

Después de elegir en la posición quinta del Draft, Sacramento traspasó sus derechos sobre la 10º elección (terminó siendo Zach Collins) por la 15º y la 20º. Con la primera obtuvieron a Justin Jackson, y en la veintena a Harry Giles.

En Jackson encuentran un jugador con bastantes mimbres desarrollados aunque todavía sea un novato (22 años). Alero capaz de aportar en ambas zonas de la cancha y con recursos siempre dispuestos para cualquier conjunto. Jugador de equipo, como se diría en la pizarra, y un maestro de los intangibles. Aportará desde ya en la joven plantilla que sigue dibujando Vlade Divac, presidente de Sacramento.

La apuesta de Giles

Con la posición 20 llegó Harry Giles, una de las incógnitas del presente Draft pero que, de salir bien, puede terminar siendo una bomba. Talento interior, con un físico también poderoso y buena movilidad. La ‘pega’, su tendencia a las lesiones. Si consigue dejar atrás esos problemas físicos puede ser una adquisición top para los Kings. Potencial de futuro jugador importante en la NBA con talento interior a borbotones.

Compartirá pintura, de momento, con Kosta Koufos, Willie Cauley-Stein, Georgios Papagiannis y Skal Labissiere. Nada que un proyecto de muy buen jugador no pueda solventar con facilidad. Aunque los Kings deberán reforzar el interior de su plantilla si quieren no ser pasto de las escobas de media liga la temporada que viene. Podrían ser barridos si no aportan un poco de experiencia a su pueril clase.

Fondo de armario joven

Y, por último, llegó Frank Mason III desde el pick número 34. Quizá la elección con menos lustre pero de ninguna manera carente de utilidad. Base muy completo, para dar resuello a D’Aaron Fox como point guard suplente. Experimentado también para ser rookie (23 años) y con capacidad para aportar pase, penetración, lectura y tiro. Mucho que aportar desde la segunda unidad de los Kings.

De esa manera, los Kings han puesto un punto y aparte. Han cumplido con muy buena nota —sobresaliente— en una de las noches clave de la temporada. Buen comienzo para soterrar todos los suspensos de los últimos años. Cuidado con los Kings en unos años si el acierto se toma por costumbre.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.