Dwyane Wade: ¿candidato real al Mejor Sexto Hombre?

Lo dijo LeBron James hace unos días y no sonó a brindis al sol, porque más que nada, no es el estilo del líder los . Para James, , su amigo, antiguo compañero en los Heat y ahora socio en el vestuario de los Cavs, es un claro candidato a ganar el premio al Mejor Sexto Hombre de la 2017-18. Sí. Y puede que a LeBron no le falten razones para defender esa opción. Al menos Wade se ha ganado el derecho a estar en la terna de candidatos, a que su nombre surja en las discusiones.



Toda la vida de titular

A sus casi 36 años, Wade enfila la recta final de su carrera con inteligencia. Antes del inicio de la 2017-18, antes de llegar a los Cavaliers, Flash había disputado 915 partidos de liga regular, de los cuales sólo 11 los había celebrado como suplente. Es decir, desde que debutara en la liga en 2003, Wade únicamente había saltado como reserva al parqué en un insignificante 1,2 por ciento de duelos.

La tónica siguió en su primera semana con Cleveland, donde había llegado por la influencia de LeBron y lugar en el que arrancó de titular las tres primeras veladas. Y las últimas, hasta la fecha. Un Wade incómodo desde el quinteto inicial únicamente aguantó en ese puesto tres choques. No fue decisión de apartarlo de los iniciales, sino que fue el propio escolta de Chicago quien dio lo que en un principio se pensó como paso atrás y que terminó revelándose como una decisión acertadísima.

Tras ese tercer encuentro, tras la victoria ante Orlando, Wade se devaluó él mismo al puesto de suplente, al rol de sexto de hombre. Ahora, 20 partidos después, sigue firme en esa opción tomada, porque le va muy bien. Días atrás los medios estadounidenses hablaban de la satisfacción de Wade dentro de su papel de sexto hombre, de primera opción en la banda. LeBron, después, hiló bien el relato para revalorizar a su amigo, siempre con la fuerza de las estadísticas de lado. En la impresionante racha de doce triunfos seguidos de los Cavaliers, Wade ha firmado dobles dígitos en anotación en nueve de llos, siete de manera reciente y consecutiva.

Y habló LeBron. “Es el candidato número uno. No lo digo porque sea mi amigo, sino siendo también parcial. Sólo tienes que mirar al resto de equipos”, comentó para ESPN.

Ahora: más partidos de suplente que nunca

Wade ha encadenado 20 enfrentamientos seguidos desde el banquillo y se ha desenvuelto a las mil maravillas en el rol que abrazó sin terminar octubre. En mes y medio ha sido suplente el doble de veces de lo que lo fue en todos sus años de carrera anteriores. Y ha respondido con unos promedios de 12,8 tantos por velada, guarismos muy superiores a los pobres 5,6 puntos que promedió en sus tres partidos iniciales como titular. Wade es el líder de esa segunda unidad que es la cuarta mejor anotadora de la NBA. “Estoy cómodo donde estoy. Está funcionado para mí y para el equipo”, comentó para Cleveland.com sobre una etapa apenas conocida hasta la fecha en su trayectoria, pero de la que no tiene intención de moverse, aunque con la vuelta de Isaiah Thomas se reestructure el quinteto. No, Wade seguirá en ese provechoso segundo plano, dejando espacio al propio Thomas. “Va a necesitar sus tiros”.

Tan bien se le vio en su nuevo trabajo que, en plena crisis perdedora de los Cavaliers, antes de esta racha de doce partidos, se atrevió a cargar contra sus compañeros titulares, un toque de atención en el peor momento de la temporada para los de Ohio.

“Cualquier rol que tenga que ver con ganar le encaja a la perfección. Así ha sido a lo largo de toda su carrera. Y demuestra la clase de jugador que es, dispuesto a sacrificarse en este rol para proporcionar algo diferente al equipo de lo que él había hecho con anterioridad en toda su carrera. Está claro que está desempeñando su nuevo rol muy bien”.

Habla para Cleveland.com alguien que le conoce muy bien, como es , quien lo entrenó desde 2008 hasta 2016 y que pone sobre la mesa las virtudes de su antiguo pupilo para una batalla por el Mejor Sexto Hombre donde ninguno de los otros posibles contendientes, Rodney Hood, , o , disponen del pedigrí que ostenta Wade. Y seguramente vestiría muy buen un Mejor Sexto Hombre del Año con el nombre del veterano de Chicago. No suena mal ¿no?