El aviso a los Milwaukee Bucks


El gran papel de Philadelphia frente a Antetokounmpo fue uno de los titulares de la jornada de Navidad

Los Bucks están siendo un rodillo esta temporada. 32 encuentros de los que 27 han sido victorias, la mayoría con margen de bastantes cuerpos, a lomos de un Giannis Antetokounmpo con cada vez más cara de dos veces MVP. Eso sí, Milwaukee ha podido toparse con un peliagudo némesis en conferencia propia.

La derrota de anoche ante Philadelphia (121-109) es solo un partido y resultaría osado emitir juicios demasiado contundentes; sin embargo sí que pudieron sacarse conclusiones de bastante utilidad. La primera es que, por mucho récord en temporada regular que valga, los 76ers tienen todo el material que quieran para tumbar a los Bucks. Mucho más si empiezan a limpiar su imagen en el tiro exterior (47,7 por ciento de acierto en triples ante Milwaukee) como hicieron el miércoles.

Este tema de los triples es interesante porque Philadelphia arrastra fama últimamente de equipo algo alérgico al acierto en la larga distancia, dado que no tiene especialistas de gran pedigrí tras la marcha de J.J. Redick. Y la realidad dice que son (36,8%) el quinto equipo con mejor porcentaje ahora mismo. Ya estaban preparadísimos y si les da por meter todos los triples que quieran, como ayer (cinco jugadores metieron al menos tres), sus opciones se multiplican como los habitantes de una conejera.

Han de tener extremo cuidado los Milwaukee Bucks con los 76ers. Ya decimos, por mucho que el récord regular sonría más o menos, en Pensilvania existe materia prima para arruinarles el camino a las Finales. Eso se demostró en la jornada de Navidad por otros muchos aspectos; el más importante, que anularon al siempre desbocado Anteto.

Además de los triples, Brett Brown consiguió minimizar el impacto del MVP, Giannis Antetokounmpo, llenando la pintura de buenos defensores interiores. Joel Embiid realizó una enorme defensa sobre el griego: estuvo siempre bien plantado debajo de canasta, aguantando el contacto cuando era necesario y con brazos muy despiertos para torpedear las conexiones a canasta que ideaba Anteto una vez chocaban ambos cuerpos. Y cuando no fue Embiid, le tocaba a Al Horford, también muy avispado y diestro en la guardia sobre Giannis.

Horford incluso condicionó gran parte de su actuación, que fue impecable, a la vigilancia del heleno. En ataque casi siempre se dispuso en localizaciones que le permitieran realizar después la transición defensiva correcta para bloquear la zona y que así Anteto no penetrase con comodidad. Mediante la técnica de colocar hombres muy grandes por dentro, por turnos o a la vez (y buenas ayudas), los 76ers humanizaron a Giannis, que terminó el partido algo desquiciado, con 8 de 27 en tiros y 0 de 7 en triples.

La cuestión es que si Philadelphia ha dado con un antídoto para frenar parte del daño que hacen las transiciones de Anteto, que es donde el griego más se luce, cierran una de las vías donde Milwaukee marca la diferencia. Es más, si logran perfeccionar esa técnica, habrán ralentizado la mejor arma del líder del Este. Ese es el aviso que le aportó la jornada navideña al equipo de Mike Budenholzer: que el MVP también puede ser frenado, que si eso pasa han de encontrar una solución y que que el enemigo más temible podría estar en la Conferencia Este. Embiid y Horford, desde luego, hicieron la mejor defensa que nadie haya desplegado este curso sobre Anteto.

El plan de los centímetros

Tampoco hay que olvidar que Philadelphia se quedó a unos segundos de las finales del Este la pasada temporada y que solo el campeón, Toronto, pudo tumbarles, a siete partidos y con milagro final de Kawhi Leonard incluido. Mucho se habla de la flor de los Bucks este curso pero en los 76ers existen muchos argumentos para pensar en una hipotética serie que podría ganar cualquiera. Hasta los 76ers podrían partir con cierta ventaja dado su poderío interior y su gran rendimiento del miércoles.

En los 76ers, seguramente todo sea plan estratégico. El que ideó Elton Brand, general manager, el pasado verano llenando el equipo de cuerpos robustos, grandes, altos, en un sistema casi contra natura en la actualidad. La finalidad de aquello pudo testarse ante los Bucks, todo era para reunir mejor contenido posible contra el MVP, Antetokounmpo. Y en el primer intento de esta temporada funcionó.

(Fotografía de portada: Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.