El estirón de Malcolm Brodgon

El ahora base es el segundo máximo asistente en este arranque de temporada y ha pasado de 15,6 a 22,5 puntos por partido

Muy probablemente, haya sido la mejor noticia en Indiana durante el verano. El jugador, reclutado desde la agencia libre tras caducar su etapa en Milwaukee y no quedar dinero para su renovación, se está destapando como una de las grandes revoluciones del arranque de temporada.

Brogdon es el motor de los en el presente tramo inicial, todavía sin poder contar con Victor Oladipo, lesionado, hasta que se acerque el mes de diciembre. Si en los Bucks Malcolm Brogdon actuaba más como escolta y especialista sobre todo en artes de contención, en Indiana también está destapando sus cartas como gran atacante exterior.

El nuevo base ‘de facto’ en Indiana es el segundo máximo asistente del curso (9,7 por partido) solo por detrás de LeBron James (11,2). Brogdon ofrece el 46,6 por ciento de pases de canasta que se dan en todo su equipo, caudal que es (sí) casi la mitad del total en un equipo que no desentona en cuanto a volumen de asistencias por partido (12º puesto con 24,3).

Por otro lado, el ratio de puntos de Brogdon ha crecido también, de 15,6 a los vigentes 22,5 en los seis primeros choques de su equipo (3-3). Volúmenes gigantes en lo que a su protagonismo ofensivo se refiere en este arranque de temporada, tanto en puntos como en asistencias y sus cálculos derivados.

Todavía más llamativo es el dato de que un abrumador 43,3 por ciento de los puntos de los Pacers pasan por sus manos; ya sea como ejecutor principal o asistente. Este registro raya al nivel de la bestialidad y solo es superado en la liga por LeBron James (sí, de nuevo) y Russell Westbrook, según pudo hacerse eco un reportaje en el portal Hoopshype.

Brogdon es además top 15 de toda la liga en Player Efficiency Rating (27,7) y top 10 en Win Shares (1,1), estadísticas que calibran la influencia de un sujeto dentro de su equipo, del juego y de los éxitos de su propio bando.

Cómo lo consigue

Su creciente aportación llega también de la mano (ausencia de Oladipo) de una escalada en sus tiros: de 11,7 intentados el pasado curso a 16,3 durante el presente arranque. Y también, Brogdon está especializándose en dos movimientos particulares que le están dando notables réditos: el bloqueo y continuación (pick and roll) y el pase mano a mano (handoff).

Los Indiana Pacers promedian 12,2 puntos por noche en situaciones de pantalla y continuación lideradas por Brogdon; este es el segundo dato más extenso de la temporada en estos momentos por detrás de Luka Doncic (que vaya prólogo del niño, por cierto).

No es casualidad pues que Domantas Sabonis y Myles Turner sean primero y segundo, respectivamente, de toda la liga en puntos anotados siendo el jugador que continúa este tipo de situaciones tras colocar un bloqueo.

El ‘handoff’

En el pase mano a mano, Brogdon se está convirtiendo también en un ejecutor de primera. Siendo él quien recibe servicio para mirar a canasta y no al revés (al contrario que en un pick and roll), Malcolm promedia 3,2 puntos anotados en este tipo de situaciones, el segundo registro más alto de la liga tras Gary Harris, según la pieza de Hoopshype. Sus puntos por partido en este tipo de lances el pasado curso fue de 1,0, por lo que el crecimiento es sideral.

Sobre todo, a Brogdon le gusta percutir de camino al aro tras recepción mano a mano; al contrario que, por ejemplo, J.J. Redick, todo un experto en este tipo de lances, que opta más por el tiro desde fuera tras recibir el obsequio directo de un compañero.

De esa manera, Malcolm Brogdon no está en los mejores porcentajes de su carrera (46,9 en tiros de campo y 36,5 en triples) pero sí ha aumentado la frecuencia de sus tiros y formatos de anotación.

Como resultado, el jugador de los Indiana Pacers es uno de los mejores bases del arranque de temporada 2019-20. Está dando un estirón real a su carrera.

(Fotografía de portada: Jason Miller/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Doncic, un inicio con Robertson, LeBron y (buena) compañía

Siguiente