El verano de Charlotte Hornets

La franquicia

Solo una octava plaza relativamente barata en el Este y un en modo de líder de la franquicia permitiero que los tuvieran opciones de entrar en los playoffs hasta casi el último suspiro de la temporada. Pero la realidad es que otro curso más, el proyecto de Charlotte se iba a casa en abril. La franquicia, desde la 2014-15 cuando volvió a ser Charlotte Hornets, únicamente ha pisado la post temporada en una ocasión. Fue en 2016. Para verles pasar de ronda hay que girar la cabeza hasta la 2001-02. La realidad es que ahora, sin Kemba Walker al frente, hipotecados curso tras curso con contratos caros de jugadores que no son estrellas, en Charlotte se deberían preparar para ver otro curso en la barrera de la mediocridad. James Borrego no desentonó en su debut, otra cosa es hablar de las labores de General Manager de Mitch Kupchak, al que quizá hay que juzgar con la visión de más años y no con los apenas 15 meses que lleva en el cargo, donde los pesares salariales que todavía sufre el equipo no fueron responsabilidad suya. Al menos en su inmensa mayoría.

Movimientos

Al fichaje por parte de los Celtics del mejor jugador que ha tenido la franquicia en su historia, Kemba Walker, respondieron con la llegada de . Al menos Kemba se fue mediante Sign-and-Trade por lo que puedo traer algo de vuelta como fue Rozier. Otra cosa discutible es darle 54 millones a este jugador por tres cursos para que pilote los destinos de los Hornets a corto plazo. Ese ha sido el movimiento de los Hornets, que no definimos en singular por su grandeza sino por el hecho de que ha sido el único si obviamos las firmas de su número 12 del Draft, P.J. Washington, o de los gemelos Caleb y Cody Martin. Thomas Welsh, que celebró algunos partidos con los Nuggets, y contratos duales y de training camp es lo que han podido alcanzar los Hornets.

Fichajes frustrados

No han sonado demasiado en el mercado, por lo que podemos decir que su fichaje frustrado es más una renovación que no consiguieron amarrar. Algunos dicen que por avaros. La estrella y mito de la ciudad Kemba Walker no se pudo quedar o no quisieron que se quedara en Charlotte, con un máximo de 160 millones de dólares y cinco años como oferta tope. Una cosa es querer a tu franquicia y otra es no mirar donde haya más dinero y opciones de competir. Y ahí afloró Boston. El resto, ya lo saben.

Plantilla

Bases: Terry Rozier, Devonte’ Graham, Joe Chealey (contrato de training camp), Josh Perkins (contrato de training camp).

Escoltas: Nicolas Batum, Malik Monk.

Aleros: Miles Bridges, Michael Kidd-Gilchrist, Dwayne Bacon, Cody Martin, Caleb Martin (contrato de training camp).

Ala-pívots: Marvin Williams, P.J. Washington,

Pívots: Cody Zeller, Bismack Biyombo, Willy Hernangómez, Thomas Welsh.

Directiva y cuerpo técnico

Mitch Kupchak parece que juega más para huir del Impuesto de Lujo que para otra cosa. No se entiende muy bien el rumbo que desea tomar la franquicia que ostenta Michael Jordan, pero cambiaron a Steve Clifford por James Borrego para que el primero sí lograra luego en Orlando meterse en los playoffs y el segundo firmara solo tres victorias más que su predecesor.

Objetivos

A poco menos de 10 millones de caer en el Impuesto de Lujo, sin estrellas de renombre una vez se fue Walker y se retiró Tony Parke, con nóminas altísimas para la 2019-20 representadas en las figuras de Nicolas Batum (25,5 millones de dólares), Bismack Biyombo (17,0 millones), Cody Zeller (14,4 millones) o Marvin Williams (15,0 millones), sin olvidarnos de los 13 kilos de Michael Kidd-Gilchrist, pocas rentas se les pueden pedir a los Hornets. Que compitan, que al menos material para ello hay, que desarrollen jóvenes como Dwayne Bacon, Malik Monk, Willy Hernangómez o Miles Bridges y que sea el Este el que termine de poner en su sitio a esta franquicia que de momento no promete nada.

(Fotografía de portada: Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Kyle Lowry, otro que se cae del Mundial

Denver firma a P.J. Dozier

Siguiente