Gonzalo Vázquez: “Bajo el mandato de Thibs competir no es una opción”


El periodista Gonzalo Vázquez ha sacado un hueco en su apretada agenda para hablar del ilusionante arranque de curso que están protagonizando los New York Knicks de Tom Thibodeau. Actualmente están 8-9 tras caer en Sacramento, y hoy domingo se reencontrarán con Carmelo Anthony en el Moda Center de Portland.

Pregunta. Muchos pensamos (entre ellos me incluyo) que Tom Thibodeau no era el entrenador más adecuado para desarrollar a los jóvenes Knicks. ¿Qué le ha parecido su impacto en la Big Apple hasta la fecha?

Respuesta. Sinceramente es el que esperaba. Y no tiene nada que ver con el registro de victorias y derrotas. Sino con su poder inmediato para revertir una tendencia derrotista. Thibs sabe que se puede perder, pero bajo su mando competir no es una opción, nada que negociar. No verás a este hombre cuestionar su plantilla, por mucho que su nivel diste de ser óptimo. Siempre ha creído que aquello de lo que dispone es suficiente para ganar, y si no se llega, nunca entregarse con facilidad.

Sigue pesando en Thibs un molesto prejuicio público que frena el desarrollo de los jóvenes. Sin embargo, por encima de entregarles minutos de vacío como si tuviera que llenar una cuota, él cree que no hay mejor forma de desarrollarlos que un escenario de combate, aun concentrado en pequeñas dosis de pista. Y en estos New York Knicks se cumplen, además, los dos requisitos.

Pregunta. Lejos de años anteriores, los New York Knicks son actualmente una de las mejores defensas de la liga con una plantilla bastante limitada. ¿Dónde cree que está la clave del éxito?  

Respuesta. No quiero repetirme en exceso. Pero es que convendría recordarlo hasta insistir. Se han hecho con uno de los mejores estrategas defensivos en la NBA del último medio siglo. Los Celtics del Big 3 fueron suyos, como los mejores Bulls tras Jordan. Su capacidad para reducir ataques incluso sorprendió a Jeff Van Gundy compartiendo juntos banquillo para diseñar los feroces Knicks de los segundos noventa, dando continuidad a la idea de Riley.

Es hora de reconocer a Thibodeau sus méritos. Y en el actual contexto Knicks, algo tan sencillo y a la vez difícil como no empezar la casa por el tejado, sino por unos principios innegociables que arrancan en establecer una cultura defensiva, pero ojo, una cultura real, que poder reflejar en un playbook y en la convicción de sus jugadores, lejos de meras exhortaciones vocales del tipo Fizdale. Esa es la gran diferencia en relación al año pasado.

Sirve el ejemplo del partido en Sacramento. El equipo venía de un back-to-back y cargaba a sus espaldas el mejor tramo defensivo de toda la liga ante Celtics, Magic y Warriors. Había una visible fatiga de piernas e ideas que los Kings supieron exprimir. Y sin embargo no dejaron de competir hasta el último minuto. Eso el año pasado era una derrota por veinte abajo.

Pregunta. Julius Randle no parece el mismo jugador del año pasado. ¿Que Thibs esté en el banquillo le beneficia en su juego? Porque está tomando mejores decisiones que nunca.

Respuesta. Sencillamente ha desatado su mejor versión, o tal vez cercana a ella, potenciando su eficiencia en base a sus mayores virtudes. Lo ha hecho un jugador más paciente, menos inclinado al aclarado y pase forzado como última opción. Al contrario, se ha demostrado capaz de asumir tramos de point forward con solvencia, y es de largo el jugador más importante del equipo, lo que se comprueba cuando no se generan ventajas y la última salida es él. Randle es quien más puede estar disfrutando de un cuerpo técnico que por fin actúa como guía con él marcando unos límites que solo potencian sus fortalezas. Y aquí me gustaría resaltar el trabajo de Johnnie Bryant. 

Pregunta. No puedo obviar a R.J. Barrett. El canadiense se está esforzando mucho en estos primeros partidos. Se le han visto mejorías, pero carece de regularidad. ¿Tiene lo suficiente para ser una futura estrella del equipo?

Respuesta. Yo no sé si tiene condiciones para ser una estrella. Sí que las tiene de sobra para demostrar que es mucho mejor jugador de lo visto hasta ahora. Hay en este primer mes de competición señales que invitan al optimismo. Durante la serie de cinco derrotas se le vio muy perdido, casi hundido, como si fuera el más afectado por la dinámica negativa. Y sin embargo consiguió de pronto remontar, secundar a Randle como anotador, recuperar seguridad en el tiro y esa templanza que a veces asoma como su mayor virtud.

A título personal no me cansaré de repetir que algún día me gustaría verlo ejercer como director de juego a tiempo completo. Tiene el criterio de los bases en el juego posicional y detecta rápidamente las ventajas. El segundo año de un pick alto suele ser el más difícil. Y sin embargo creo que este le va a resultar más satisfactorio que su estreno, donde aquella confianza inicial fue disolviéndose hasta terminarlo con más dudas que certezas. 

Pregunta. ¿Ha alcanzado su tope Mitchell Robinson? ¿Le ve como el principal ancla defensivo de estos Knicks aguerridos?

Respuesta. Por fortuna es muy pronto para pensar en su tope. De hecho esa idea podría asemejarse algún día a la versión martillo de Clint Capela. Un interior de sus increíbles condiciones atléticas necesita ocupar también presencia en el playbook, al modo de lo que intenta Kerr con Wiseman, Rivers para descubrir a DeAndre Jordan o, en el mejor caso, Van Gundy con Dwight Howard. Es decir, convencer a la creación de juego de que cuentan con un finalizador superlativo, tanto para prodigar lobs como Pick and Rolls a mucho mayor volumen del actual. Pero entendiendo sus limitaciones de ataque, es razonable comenzar con su papel atrás, donde sí se pretende potenciarlo como ancla. Y más ahora que por fin parece controlar su temido volumen de faltas.  

Pregunta. De los numerosos fichajes realizados en el mercado, ¿cuál ha sido el más destacado? Yo diría que por calidad/precio Austin Rivers.

Respuesta. Desde luego se ha demostrado muy buena adquisición. El papel de veterano que aglutina al grupo y quiere competir en cualquier circunstancia porque carece de tiempo que perder es algo que el cuerpo técnico detectó con él desde el primer día y que los jóvenes agradecen como tutor. No es fácil mantener el orden y nivel desde la segunda unidad, y a menudo con ella, y Rivers está cumpliendo la suma que Thibs le ha delegado.

También me gustaría valorar el rendimiento de Alec Burks como solución constante y rápida. No nos engañemos, esta plantilla tiene un déficit importante de anotación, y Burks es una ventana siempre abierta. Como exterior comenzó dominando el true shooting de todo el equipo y se le echó mucho de menos en el 0-5. 

Pregunta. ¿Y qué opina de los rookies? A Obi Toppin le está costando con los problemas de lesiones y la irrupción de Randle, pero Immanuel Quickley. ¡Qué maravilla! Asume ya responsabilidades siendo un recién llegado.

Respuesta. Toppin tiene de entrada dos lecturas. Su hiperactividad es beneficiosa, y Thibs le ha ido dando entrada con Quickley porque es quien más movimiento prodiga para facilitar así salidas al base. Pero al mismo tiempo hemos visto que lo mata el nervio, que carece de frenos y la templanza necesaria para comprender el juego. No pasa nada. Es cuestión de tiempo descifrarlo y mejorar su selección de tiro, sobre todo al triple.

De Quickley poco más que añadir. Su llegada es una bendición por cuanto representa todo lo que Payton no es. El equipo juega con él a otra velocidad, es una ignición en defensa y un disparo en la transición, no teme ningún contexto rival y hasta se ha demostrado útil para disolver zonas. Tiene todo un año para equivocarse y medir mejor sus ataques, pero que hasta Jeff Van Gundy haya bendecido su figura remitiéndola a Charlie Ward (yo tiraría más a Greg Anthony) es una señal muy positiva de inicio. 

En suma, es muy pronto, pero las señales en general son prometedoras, lo que en Nueva York sería un primer paso, que es a fin de cuentas el objetivo esta temporada. No hay que olvidar que los Knicks son el menor payroll de la liga y que cualquier resultado positivo esta temporada invitaría a ganar poder de mercado y a vislumbrar un futuro, por fin, esperanzador.

(Fotografía de portada: Thearon W. Henderson/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.